sábado, marzo 2, 2024

Falsificación de documentos en la firma de pelotero: ¿Puede un muchacho de 16 años sacar la pelota en el estadio Quisqueya? 

Por Omar Santana

El fraude del cambio de edad e identidad entre los aspirantes a ser jugadores de Grandes Ligas ha retornado a la República Dominicana.

Una investigación de Major League Baseball (Grandes Ligas) revela más de un caso en la cosecha 2023. En los últimos años, han sido alrededor de 50, incluidos peloteros que firmaron por sumas de más de un millón de dólares.

Este método tramposo existe, pero se creía extinto desde hace décadas. La revelación del periodista Nathanael Pérez Neró surge como triste coincidencia, en los días en que Adrián Beltré es electo para entrar al Salón de la Fama de las Grandes Ligas. Beltré fue firmado en el 1994 por los Dodgers de Los Ángeles, y para que pudiera pasar le cambiaron la edad: en su caso le sumaron un año, cuando tenía 15, y hacerlo pasar como un adolescente de 16 años que es la edad reglamentaria.

A las causas por las que a los peloteros dominicanos les falsifican los documentos, se le puede buscar una explicación sociológica.

Se alega presión económica y el hecho de que el béisbol es visto como una oportunidad para salir de la pobreza y la relación que existe entre el valor de los bonos de firma y la juventud. A menos edad más dinero. 

Escasez de oportunidades: cada año posterior a los 13 y hasta 12 años reduce la posibilidad de que un pelotero reciba un bono alto o que llegue a Grandes Ligas. Estos jóvenes representarían los sueños de sus padres de salir de la pobreza.

Expectativas de éxito: después que un joven deja los estudios a un lado, existe una presión social y hasta cultural para tener éxito en el béisbol.

La edad de firma de los peloteros

¿Por qué este fenómeno se ve en peloteros que firman en la República Dominicana y no en los canadienses, boricuas, estadounidenses y asiáticos? 

En Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá, los jugadores son elegibles para aplicar al sorteo de escogencia, denominado draft, una vez se gradúan en la escuela secundaria. También aquellos que hayan completado al menos un año de universidad; los jugadores que están asistiendo a su cuarto año de universidad son elegibles para ser reclutados; y finalmente, los que ya cumplieron 21 años.

En Estados Unidos la edad promedio de graduación de la escuela secundaria es a los 18 años, cuando los peloteros ya son mayores de edad.

En Japón los peloteros que acumulan nueve años de servicio en la Nippon Professional Baseball de Japón se consideran agentes libres para las Grandes Ligas. Igual ocurre con los provenientes de la Organización de Béisbol de Corea. 

Existe un método para firmar a un pelotero de Japón o Corea antes de los nueve años de béisbol profesional, pero el prospecto puede salir muy costoso para los equipos de Grandes Ligas. Por esa razón se trata solo en casos excepcionales, como los de el dominicano Alfonso Soriano, Hideo Nomo, Ichiro Suzuki, Daisuke Matsuzaka, Yu Darvish, Masahiro Tanaka, y Shohei Ohtani.

Para los cubanos aplica que cualquier jugador de 25 años o más con al menos seis temporadas en la Serie Nacional de Cuba se considera profesional y no amateur. Estos jugadores pueden firmar un contrato de Liga Mayor o Liga Menor con cualquier equipo por cualquier monto, tal como lo haría un agente libre nacional, sin penalización para el equipo firmante.

Para los jugadores latinoamericanos, el mecanismo es el siguiente: puede firmar cualquier pelotero que no ha estado matriculado en la escuela secundaria del sistema estadounidense o canadiense durante el último año calendario y tiene al menos 16 años o cumplirá 16 años antes del 1 de septiembre del período de firma actual.

Este sistema permite que un menor, o sus representantes legales, llegue a un acuerdo antes de que alcance los 16 años. Si esto no es explotación infantil, se parece mucho.

Con la agravante de que se ha demostrado que muchos de los peloteros dominicanos con perspectivas y talento de jugar en las Mayores son "apalabreados", quiere decir que tienen un acuerdo de palabra con un equipo de Grandes Ligas a los 14 años o los llamados scouts ya hicieron acuerdos económicos con sus padres antes de los 12 años.

A pesar de esta realidad, el comisionado de béisbol de la República Dominicana, una función delegada por el Poder Ejecutivo, Junior Noboa, declaró sobre el último escándalo de falsificación de documentos: "Vamos a trabajar con la Junta Central Electoral (JCE) para mejorar el asunto de las actas de nacimiento, de las falsificaciones".

La posición de Noboa, exvicepresidente de operaciones de béisbol para América Latina de los Diamondbacks de Arizona, equivale a responsabilizar a la JCE, como si la falsificación fuera la base del problema.

El ex Grandes Ligas Octavio Dotel, opina distinto: “El problema no es la JCE. Aquí lo que hay es que subir las edades. Si no, seguiremos sonando en Estados Unidos como los tramposos, y que hacemos lo mal hecho. Un muchacho de 16 años no puede lograr lo que se le está pidiendo que es sacarla por el estadio Quisqueya y que lance la bola por encima de las 90 millas”, dijo Dotel al periodista Moisés González.

 

Trampa en los documentos es lo de menos

El cardiólogo pediátrico Richard Medina, advirtió en 2023 que al menos 15 menores de edad llegaron a su consultorio con insuficiencia renal aguda. Todos eran aspirantes a prospectos de Grandes Ligas.

“Los dos más graves llegaron con insuficiencia renal grave; estuvieron en intensivo, se han dializado, uno mejoró la condición renal, pero el otro está en lista para trasplante de riñón de un donante, porque le quemaron el riñón poniéndole esteroides”, reveló Medina entonces.

Medina argumentó que estos jóvenes son llevados a colocarse estas sustancias por las exigencias que hacen las franquicias de Grandes Ligas a los peloteros, y a la voluntad de adultos de que esos jóvenes alcancen esas difíciles expectativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados