Seco como un arenque

Guardián era el perro más famoso de la zona. Su dote de cazador corría de casa en casa, de patio en patio y de loma en loma. Precisamente, cazar de lomas en lomas fue que le dio esa popularidad y muchas ganancias a su dueño Antonio Leonardo, que lo usaba como su medio favorito para su sustento y hasta para negociar con sus hazañas. Es que dos veces a la semana, Antonio Leonardo preparaba su alforja y salía para el bosque a cazar chivos y puercos cimarrones con su perro Guardián, y según sus palabras, no hubo un solo día que no viniera con alguna presa.
Nunca se supo qué pasaría ese martes que perro y amo llegaron a la casa sin nada. La inconformidad de Antonio Leonardo era más que visible. Ni siquiera se detuvo a quitarle el aparejo al caballo, que era parte de esa ceremonia, cuando las árganas venían repletas de dos o tres animales cazados por Guardián en su dinámica labor. A esa hora ya su mujer Enérsula le tenía la comida servida y sólo faltaba que a Guardián le pusieran una silla en la mesa para acompañar a su amo.
No había forma de que Leonardo Antonio no le sirviera la mitad de su almuerzo a su compañero de caza y de vida.
Pero ese día sucedió lo inesperado, lo increíble. Leonardo Antonio miró fijamente a los ojos de su perro que estaba esperando su ración de comida y con cara de enfado le dijo: “Oye bien Guardián, por lo mal que te portaste hoy, que por tu haraganería no pudiste atrapar ni siquiera un gatito, no vas a probar un solo granito de este arroz y que te sirva la lección”.
Enérsula ni sus hijos podían entender lo que estaba pasando y mucho menos la acción castigadora de Antonio Leonardo en contra de Guardián.
Como si tuviera juicio, el perro se paró del lado de su amo y casi con lágrimas en los ojos caminó hacia el patio y se echó en el tronco de una mata de naranja que estaba en el fondo.
Guardián duró cinco o seis días sin comer ni beber nada. No se paró de ahí ni con los azotes de su amo, que lo necesitaba de manera urgente para ir a cazar al bosque.
No fue hasta el séptimo día que Enérsula comenzó a notar que Antonio Leonardo estaba enflaqueciendo a la carrera.
“Antonio, tu no has notado lo flaco que te estás poniendo. Te ves más seco que un arenque sin huevas”, le comentó a su marido con cara de preocupación.
“Claro que sí”, le contestó. “Me estoy gastando cada día y hasta fui al médico ayer y me dijo que todo estaba bien, pero no sé qué me pasa, pues mantengo mi apetito”, le explicó a su pareja.
Pasaron los días y la situación empeoraba y fue entonces cuando Enérsula encadenó una cosa con la otra.
“Yo te noto así desde el día que castigaste a Guardián, negándole la comida y mira que, aunque no está muerto, ni siquiera levanta la cabeza. Sal por ahí a buscar cosas del mundo, quien sabe si es un castigo que Dios te ha puesto”, le dijo.
Antonio Leonardo no vaciló tras escuchar esas palabras y emparejó su caballo para visitar al curandero, que quedaba como a dos horas del lugar en lomo de animal.
¡Exactamente! El curandero le diagnosticó que estaba pagando una pena por castigar así a su mejor amigo, que era su perro Guardián. Y le dijo que, para salir de ese trance, ese mismo día debía comprar un becerro, sacrificarlo y regalarle la carne al pueblo y darle el mejor pedazo a su perro Guardián. Eso fue como una misa de salud.
Tras contarle lo vivido a su mujer, procedieron a cumplir con el consejo y ese día fue de fiesta para toda la comunidad.
Hasta Guardián, que ya estaba agónico, comenzó a mover su rabito, en clara señal de alegría.
De ahí para acá el perro se paró y Antonio Leonardo comenzó a recuperar sus libras perdidas.

Lito Santana

Lito Santana

Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.