jueves, abril 25, 2024

Quema de cañaverales por Consorcio Azucarero Central golpea la salud de pobladores del Sur

Por Lito Santana

Hablar de la nueva forma que tiene el Consorcio Azucarero Central para cortar la caña en el Ingenio Barahona es llover sobre mojado.

La vieja mocha y el afilado machete, otrora herramientas perfectas para cortar la caña, son cosa del pasado.

La recolección de la cosecha ha desplazado los brazos y cuerpos de los jornaleros por máquinas gigantes que economizan cada año millones de pesos a los empresarios guatemaltecos, que hoy disfrutan del almíbar de este producto, que deviene en azúcar.

Ya todo el corte es mecánico, y aunque ha desplazado a miles y miles de trabajadores de los campos y centenares de mujeres que vendían comidas, yaniqueques, jugos y otros alimentos, esta tecnología es válida para el negocio.

Lo que más preocupa ahora son los daños colaterales que esto genera.

Para que las máquinas entren al terreno a cortar la caña, los jefes del Consorcio Azucarero Central mandan a quemar el cañaveral con los daños que ello implica.

La quema de cañaverales el pasado domingo 23 de este mes de abril fue tan grande que las “cachipas” o pajas quemadas llegaban hasta territorios en la provincia de San Juan, al norte de los campos cañeros.

Incendios provocados fue en la zona cercana al batey Cinco

Uno de los incendios provocados fue en la zona cercana al batey Cinco.

La humareda y el calor eran tan intensos que se metieron en las viviendas, centros de negocios y hasta las iglesias recibieron lo suyo.

Nuestro colaborador Santos Salvador, que vive en la zona, nos mandó un video de lo ocurrido con estas palabras:

“Esto sucedió en el día de ayer, a pleno sol. El Consorcio Azucarero Central pegó fuego a un campo de caña, ahí en la Comunidad de Batey 5.

Muchas familias tuvieron que abandonar sus viviendas para no ser asfixiadas por el humo que genera la quema del cañaveral.

Otras personas, con bebés en brazos, participaban de un culto religioso en una iglesia evangélica y tuvieron que salir despavoridos del templo para evitar complicaciones a sus niños y niñas”.

Esta es una constante en la zona cañera y del Ingenio Barahona que impacta todo el valle de Neiba y más allá.

No se sabe cómo este humo ciega a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente, que no se enteran de esta barbaridad.

Lito Santana
Lito Santana
Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados