jueves, abril 25, 2024

Por qué el ataque de Hamás contra Israel ocurre ahora

Por Norberto Paredes

Tomado de BBC News Mundo.

Es un ataque sin precedentes que el ejército israelí ha llamado “nuestro 11 de septiembre”, haciendo referencia a la ofensiva de al Qaeda contra EE.UU. en 2001. Una lluvia de cohetes marcó su inicio la mañana del sábado.

Poco después, numerosos grupos de combatientes de Hamás -una organización calificada como terrorista por Israel, Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y otras potencias- se agruparon en varios puntos de la frontera para penetrar una zona fronteriza que se creía impenetrable.

“Fue un ataque altamente sofisticado. Atacaron por aire, tierra y mar”, le dice a BBC Mundo Ian Parmeter, historiador e investigador del Centro de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Nacional de Australia.

“Es un ataque que seguramente llevó meses de planificación y muchos en Israel estarán preguntándose: ‘¿Cómo es posible que la inteligencia de Israel no lo haya previsto?’".

El lunes la cifra de muertos en Israel ya había superado las 900 personas, mientras que el contraataque israelí en Gaza acabó con la vida de casi 600 personas al otro lado de la frontera.

Dos días después, los ataques de ambos bandos continúan e Israel ha ordenado un "asedio completo" en la Franja de Gaza, para dejar al territorio "sin electricidad, sin alimentos, sin combustible".

Pero, ¿por qué Hamás ataca ahora y qué gana con esto?

"Distraídos y relajados"

Este ataque sin precedentes se produce un día después del 50 aniversario del ataque sorpresa contra Israel de Egipto y Siria en 1973 que inició una guerra en Oriente Medio conocida como Yom Kipur.

La importancia de la fecha no habrá pasado desapercibida para los dirigentes de Hamás.

Los ataques de este fin de semana también coincidieron con el Simjat Torah, que se celebra al concluir la festividad judía de Sucot, que dura una semana y es similar al periodo navideño cristiano.

"Ocurre al final de un periodo festivo, por lo que muchos israelíes estaban distraídos y relajados", dice Ian Parmeter.

"El ejército israelí también estaba mucho más concentrado en las dificultades en Cisjordania y le tomó tiempo trasladar a su personal al sur del país para defender a las poblaciones que estaban siendo atacadas", explica el historiador.

Mapa de Gaza

Un momento "aparentemente propicio"

El historiador Eli Barnavi, exembajador de Israel en Francia, tilda la operación de Hamás como un “mini Kipur”.

Él considera que el momento del ataque era "aparentemente propicio".

“Israel atraviesa una profunda crisis política y moral, que a juicio de Hamás debilitaba sus capacidades de defensa”, explica en entrevista con BBC Mundo.

Desde principios de año, el gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se enfrenta a una ola de protestas semanales que piden revocar una controvertida ley que, según los manifestantes, socavará gravemente la democracia del país al debilitar el sistema judicial.

El tamaño de las protestas ha ido en aumento, con decenas de miles de personas llenando las calles de pueblos y ciudades de todo el país.

Barnavi agrega que el hecho de que el ejército de Israel estuviera enfocado en la protección de los asentamientos judíos en Cisjordania le ofrecía a Hamás tanto una ventaja propagandística frente a la pasividad de la Autoridad Palestina, como una ventaja militar.

De igual forma, argumenta que Hamás veía una posibilidad real la “unificación de los frentes” (Líbano Sur – Cisjordania – Gaza) bajo su tutela, con la coordinación de la Fuerza Quds de Irán, un poderoso brazo paramilitar de élite del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, la organización militar más grande de ese país, considerada por EE.UU. como un grupo terrorista.

“Y, quizás sobre todo, la amenaza, desde el punto de vista de Hamás, de la normalización de las relaciones entre Israel y Arabia Saudita en detrimento de los palestinos y de su patrocinador iraní”, prosigue el historiador, autor de varios libros sobre el conflicto israelí-palestino.

¿Falló la inteligencia israelí?

Hamás llamó a su operación "Tormenta Al-Aqsa", lo cual tiene una explicación, según Parmeter.

Itamar Ben-Gvir, el ministro de Seguridad Nacional de la coalición de Netanyahu, ha visitado la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén Oriental, ocupado por Israel, acompañado de grupos de colonos ultranacionalistas.

Esta mezquita es uno de los lugares más sagrados del Islam y un símbolo nacional palestino.

De acuerdo a Parmeter, muchos en los territorios palestinos han considerado las visitas de Ben-Gvir como provocaciones.

Varios grupos judíos israelíes de línea dura promueven la destrucción del complejo y proponen construir un templo judío en su lugar.

A muchos analistas les sorprende que, pese a la gran vigilancia digital y satelital que Israel ha instalado en sus fronteras, Hamás haya burlado a la inteligencia israelí, tal y como pasó hace 50 años.

El corresponsal de seguridad de la BBC Frank Gardner afirma que se trata de un gran fallo de la inteligencia israelí, que es considerada como una de las más grandes y con mayores recursos de Medio Oriente.

"Netanhayu ha dejado claro que su prioridad es llegar a acuerdos de paz con otros Estados árabes, especialmente Arabia Saudita, en lugar de llegar a algún tipo de acuerdo con los palestinos".

Qué gana Hamás

Según Itamar Ben-Gvir, con su ataque Hamás pretende erigirse como el principal protagonista de la resistencia a Israel en su lucha por sustituir a Mahmoud Abbas, el actual presidente de la Autoridad Nacional Palestina.

También quiere arrastrar consigo a la guerra a Hezbolá y a las facciones de Cisjordania en nombre de la mencionada “unificación de frentes”, así como, intercambiar rehenes en un futuro.

"Los próximos días demostrarán si Hamás abarca más de lo que puede apretar. Ahora está en juego su propia existencia", agrega el historiador.

Este lunes, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró que la respuesta de su país "cambiaría Oriente Medio", sin dar más detalles.

Un palestino entre escombros en Gaza

Mientras tanto, Qatar está intentando mediar entre Hamás e Israel.

"Nuestras prioridades son poner fin al derramamiento de sangre, liberar a los prisioneros y asegurarnos de que el conflicto se contenga sin que se extienda a la región", informó este lunes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Majed Al-Ansari.

El número de rehenes israelíes retenidos en Gaza sigue sin estar claro, pero se cree que Hamás se apoderó de mujeres, niños, ancianos y soldados.

Los dirigentes de Hamás han dicho que no están dispuestos a negociar un intercambio de prisioneros mientras duren las hostilidades, según declaraciones del portavoz de la organización, Hossam Badran, a la agencia de noticias AFP.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados