Países Bajos: ¿Plantilla para el mundo feliz del ecomodernismo?

Colin Todhunter

El capitalismo del desastre y las narrativas de crisis se están utilizando actualmente para manipular el sentimiento popular e impulsar una serie de políticas desagradables que, de otro modo, carecerían de suficiente apoyo político.

Estas políticas están siendo promovidas por intereses adinerados que pueden ganar miles de millones de dólares con lo que se está proponiendo. Pretenden hacerse con el control total de los alimentos y de su producción. Su visión está ligada a una agenda más amplia destinada a moldear la forma en que la humanidad vive, piensa y actúa.

Durante gran parte de 2022, las protestas de los agricultores holandeses han acaparado los titulares. Los planes para reducir a la mitad la producción de nitrógeno de los Países Bajos en 2030 han provocado protestas masivas. El gobierno habla de la necesidad de abandonar la agricultura basada en animales y sus emisiones que afectan al clima.

Esta "transición alimentaria" suele ir de la mano de la promoción de la agricultura de "precisión", la ingeniería genética, la reducción del número de agricultores y granjas y los alimentos sintéticos fabricados en laboratorio. Esta transición se vende bajo el lema de "respetuosa con el clima" y se apoya en la narrativa de la "emergencia climática".

El activista Willem Engel afirma que el gobierno holandés no pretende eliminar a los agricultores del paisaje por razones medioambientales. Se trata más bien de la construcción de Tristate City, una megalópolis de unos 45 millones de habitantes que se extenderá a zonas de Alemania y Bélgica.

Engel sugiere que la "crisis del nitrógeno" se está manipulando para impulsar políticas que darán lugar a la remodelación del paisaje del país. Afirma que el principal emisor de nitrógeno en los Países Bajos no es la agricultura, sino la industria. Sin embargo, las tierras que actualmente ocupan las explotaciones agrícolas son estratégicamente importantes para la industria y la vivienda.


El concepto de triestado se basa en una gigantesca región urbana "verde" unificada y conectada por tecnologías "inteligentes" que pueda competir económicamente con las enormes metrópolis que vemos en Asia, especialmente en China.

El gobierno neerlandés acaba de anunciar planes para comprar hasta 3.000 explotaciones agrícolas con el fin de cumplir los controvertidos objetivos de reducción de la escorrentía de fertilizantes sintéticos nitrogenados. La ministra holandesa de Nitrógeno, Christianne van der Wal, afirma que se ofrecerá a los agricultores más del 100% del valor de sus explotaciones. Pero hay planes para imponer compras en 2023 si las medidas voluntarias fracasan.

¿Es lo que estamos viendo en los Países Bajos el primer paso para conseguir que el público acepte los cultivos transgénicos, los "alimentos" diseñados en laboratorio y el hacinamiento del 90% de la humanidad en las megaciudades?

¿Es una coincidencia que la siguiente visión ecomodernista del futuro aparezca en neerlandés en RePlanet.nl, con sede en los Países Bajos?

Dice que en 2100 habrá diez mil millones de personas en el planeta:

Más del 90% de ellas viven y trabajan en la ciudad, frente al 50% en 2000. Alrededor de la ciudad hay grandes granjas llenas de cultivos modificados genéticamente que consiguen un rendimiento cuatro veces mayor que a principios del siglo XXI

También afirma que más allá de las tierras de cultivo comienza la naturaleza, que ahora ocupa la mayor parte de la superficie de nuestro planeta. Mientras que en 2000 la mitad de la superficie terrestre seguía siendo utilizada por el hombre, en 2100 sólo será una cuarta parte. El resto se ha devuelto a la naturaleza, la biodiversidad y las emisiones de CO2 han vuelto a los niveles anteriores a 1850 y ya casi nadie vive en la pobreza extrema.

Ahí lo tienen. Expulsar a los agricultores de la agricultura, acaparar sus tierras para urbanizarlas y repoblarlas, y todos viviremos felices para siempre con cultivos transgénicos y alimentos sintéticos creados en cubas gigantes. En esta tierra tecnocrática, nadie es pobre y todo el mundo está alimentado.

Una visión tecnocrática en la que el dominio de los conglomerados alimentarios actuales permanece intacto y se afianza aún más, y la política se reduce a decisiones sobre la mejor manera de ajustar el sistema para obtener ganancias óptimas (beneficios).

En este futuro, las plataformas digitales lo controlarán todo, serán el cerebro de la economía. Las plataformas de comercio electrónico se incrustarán de forma permanente una vez que la inteligencia artificial (IA) y los algoritmos planifiquen y determinen qué se producirá y cómo se producirá y distribuirá.

Nos veremos reducidos a poco más que la servidumbre mientras un puñado de megacorporaciones habilitadas digitalmente lo controlan todo. Bayer, Corteva, Syngenta, Cargill y otras similares trabajarán con Microsoft, Google y los gigantes de la gran tecnología para facilitar las granjas sin agricultores impulsadas por la IA y el comercio electrónico al por menor dominado por empresas como Amazon y Walmart. Un cártel de propietarios de datos, proveedores de insumos patentados y empresas minoristas en las alturas de mando de la economía, vendiendo alimentos industriales tóxicos (falsos).

¿Y qué pasa con los representantes electos (si es que aún existen en esta visión distópica)? Su papel se limitará en gran medida a la supervisión tecnocrática de estas plataformas.

Aquí es donde nos quiere llevar la clase hegemónica entrelazada, dirigida por gente como la Fundación Gates, la gran tecnología agrícola, las grandes finanzas digitales, la gran industria farmacéutica y los "ecologistas" como el periodista George Monbiot, que promueven esta visión.

Y te dirán que es por tu propio bien, para evitar el hambre y la inanición y para garantizar la protección de la vida salvaje, "salvar" el planeta, evitar pandemias zoonóticas o esquivar cualquier otro escenario catastrófico.

El sistema alimentario actual está en crisis. Pero muchos de sus problemas fueron provocados por los mismos intereses corporativos que están detrás de lo que se ha descrito anteriormente. Son responsables de un régimen alimentario inherentemente injusto impulsado por las políticas del Banco Mundial, la OMC y el FMI que actúan en su nombre.

Estas corporaciones son responsables de la degradación del suelo, de la escorrentía de fertilizantes sintéticos a los cursos de agua, del desplazamiento de las poblaciones rurales y de la apropiación de tierras, de la huida a ciudades superpobladas y de la proletarización (antiguos productores independientes reducidos a trabajo asalariado/desempleo), de la disminución masiva del número de aves e insectos, de dietas menos diversas, de una crisis de salud pública en espiral debido a la agricultura intensiva en productos químicos, etcétera.


Y sin embargo, a pesar de los enormes problemas causados por este modelo de agricultura, es una verdad incómoda que la red alimentaria campesina (de bajos insumos/baja energía) -no la agricultura industrial- sigue alimentando a la mayor parte del mundo a pesar de que el modelo industrial absorbe enormes cantidades de subvenciones y recursos.

Quienes promueven la visión ecomodernista se sirven de la auténtica preocupación por el medio ambiente para imponer una agenda. Pero, ¿dónde empieza el auténtico ecologismo?

No empieza con la democracia comprada (véase el artículo Cómo las grandes empresas se hacen con el control de nuestros alimentos) ni con la coacción estatal (véase WikiLeaks: EE.UU. persigue a la UE por los cultivos transgénicos) para introducir cultivos y alimentos transgénicos en el mercado.

No empieza con la agricultura de "precisión", en la que la edición de genes y similares es similar al uso de un hacha roma y constituye vandalismo genómico (según el profesor de Harvard George Church).

Y no empieza ni termina con los cultivos modificados genéticamente que no han cumplido sus promesas ni con las plantas rociadas químicamente para utilizarlas como "pienso" en cubas consumidoras de energía que transforman la materia en alimentos.

Tampoco empieza ni termina con el Banco Mundial y el FMI utilizando la deuda (véase el artículo La Ley de Productos Agrícolas de Modi fue redactada hace treinta años) para imponer la dependencia, desplazar a las poblaciones, hacinar a la gente en rascacielos densamente poblados y despojar a la humanidad de su conexión inherente con la tierra.

Muchos de los problemas mencionados podrían superarse a largo plazo dando prioridad a la soberanía alimentaria y de semillas, la producción localizada y las economías locales y la agricultura agroecológica. Pero esto no interesa a Bayer, Microsoft, Cargill y similares porque nada de eso encaja en su modelo de negocio; de hecho, supone una amenaza existencial.

En lugar de obligar a los agricultores a abandonar la agricultura, el gobierno neerlandés podría animarles a cultivar de otra manera.

Pero para ello hace falta una mentalidad distinta de la que presenta a los agricultores y a la agricultura como un problema para imponer una agenda basada en una visión tecno utópica del futuro.

El verdadero problema es el sistema globalizado de producción de alimentos basado en un modelo industrializado, de altos insumos, dependiente de los productos químicos y de las empresas, y respaldado por intereses geopolíticos.

Hans Herren, Premio Mundial de la Alimentación, afirma:

Tenemos que dejar de lado los intereses creados que bloquean la transformación con los argumentos infundados de "el mundo necesita más alimentos" y diseñar y aplicar políticas con visión de futuro… Tenemos todas las pruebas científicas y prácticas necesarias de que los enfoques agroecológicos de la seguridad alimentaria y nutricional funcionan con éxito".

Estas políticas facilitarían sistemas alimentarios localizados y democráticos y un concepto de soberanía alimentaria, basado en la autosuficiencia óptima, los principios agroecológicos, el derecho a una alimentación culturalmente apropiada y la propiedad y administración local (comunal) de los recursos comunes, entre ellos la tierra, el agua, el suelo y las semillas.

Porque cuando se habla de alimentación y agricultura, es ahí donde empieza el auténtico ecologismo.

Colin Todhunter es especialista en desarrollo, alimentación y agricultura e investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización de Montreal. Puede leer su "minilibro electrónico", Food, Dependency and Dispossession: Cultivar la resistencia, aquí.

(Artículo publicado originalmente en: https://off-guardian.org/2022/12/12/the-netherlands-template-for-ecomodernisms-brave-new-world/. Reproducido con autorización del autor).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *