viernes, febrero 23, 2024

Las elecciones municipales con débil presencia de los candidatos y poca atención ciudadana: ¿qué tan concurridas serán las votaciones? 

Por Osvaldo Santana

El domingo 28 de enero, parte del llamado fin de semana largo, mostró las plazas comerciales abarrotadas en el Gran Santo Domingo.  Playas concurridas, en particular, Boca Chica, llamaron la atención. Igual, los parques miradores del Sur, Norte y Este, y el Jardín Botánico Nacional, recibieron decenas de grupos familiares. La zona colonial también estuvo bastante movida. Se conmemoraba el natalicio de Duarte, y el gobierno había pagado la nómina. Los políticos aprovecharon y se movilizaron también. 

Quienes optaron por el divertimiento parecían muy ajenos a una convocatoria que para este 31 de enero está apenas a 18 días, cuando serán elegidos los alcaldes y regidores de 158 municipios, más los encargados y miembros de las 232 juntas distritales que habrán de dirigir los destinos de sus comunidades a partir del 24 de abril próximo.

No estaría demás preguntar qué importancia le atribuye la ciudadanía a la elección de las autoridades municipales, más allá de las expectativas que pueden generar entre activistas interesados en obtener un empleo.

Sin hacer alguna consideración difícil de verificar o medir, acerca del interés ciudadano por la elección de sus autoridades más cercanas, los alcaldes, regidores, delegados o responsables de juntas distritales, no parece que haya un nivel perceptible de escucha activa o de atención a esta etapa del proceso electoral.

Podría abonarse en esa dirección la ausencia de propuestas específicas de los candidatos, o más concretamente, sus discursos en la esfera local. Ni siquiera se perciben movilizaciones barriales. Nadie ha visto un candidato de una de las más importantes plazas municipales convocar a la ciudadanía para decirle lo que hará en su demarcación.

La campaña la llevan quienes aspiran al Poder Ejecutivo. Los candidatos presidenciales agotan su plan mediante marchas o encuentros regionales y acompañan a los aspirantes locales. Estos últimos no son los protagonistas. 

La historia de las elecciones municipales

La historia de las más recientes elecciones municipales registra una baja concurrencia ciudadana. Fue lo que ocurrió en las elecciones de 2010, cuando 5 millones 492 mil 880 estaban registrados en el padrón de la Junta Central Electoral (JCE). Solo votaron 3 millones 101 mil 71 ciudadanos, para una participación de apenas el 56,46%, o una abstención de 43,54%.

Las elecciones de 2012 solo fueron elegidas autoridades nacionales, presidenta y vicepresidente de la República.

Para las elecciones de 2016, la abstención fue de 30.40%, pero entonces, las municipales corrieron para la misma fecha con las elecciones nacionales para elegir al presidente y vicepresidente de la República, los senadores y los diputados.

En 2020, la participación electoral para las elecciones municipales de nuevo se derrumbó, con apenas la participación de 49,10% de los electores, por debajo del 50 por ciento de los inscriptos en el padrón de electores.

Se podría considerar que las del 2020 fueron unas elecciones atípicas, porque se celebraron en medio de la pandemia de la COVID-19. También habría que considerar los problemas suscitados con el sistema de votación para la época, cuando se pretendió implantar un sistema de voto electrónico que fracasó y obligó a postergar para el 15 de marzo las votaciones previstas originalmente para el 16 de febrero, en medio de las tensiones políticas de esa época. Igual, la abstención en las elecciones presidenciales de ese año fue alta, pues solo concurrió un 55,29 por ciento de los ciudadanos. 

¿Cómo será la concurrencia?

En esta circunstancia, hay que pensar en el nivel de participación ciudadana en la convocatoria para elegir las autoridades municipales este 18 de febrero. 

¿Inquieta a los partidos qué tan concurridas serán? ¿Se pregunta la JCE si los ciudadanos están suficientemente motivados para acudir a las urnas?

¿Hay certeza de que no se repetirá el fenómeno de la baja concurrencia en este tipo de elección?

Las respuestas no están a la mano.

Parece que el obvio interés de los partidos es sacar la mayor cantidad de alcaldes y encargados de juntas distritales. Ganar la contienda a cualquier precio en atención de la proyección que pudiera hacerse con la vista fija en la pelea mayor, que es la elección de las autoridades nacionales y los legisladores el próximo 20 de mayo.

Desempeño en las elecciones de 2020

En las elecciones municipales de 2020, la coalición Unidos por el Cambio, encabezada por el hoy oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM), obtuvo 1 millón 705 mil 554 votos, para un 46,99%, con los cuales se llevó 82 alcaldes, 512 regidores, 329 vocales y 109 juntas distritales.

La coalición liderada por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), entonces en el poder, alcanzó 1 millón 417 mil 890 votos, para un 40.49%, con los cuales ganó 65 alcaldes, 513 regidores, 335 vocales y 120 directores de juntas municipales.

La alianza liderada por la Fuerza del Pueblo apenas logró 310 mil votos, para un 8.91%, con los cuales se llevó 9 alcaldías. 

Y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), alcanzó una votación de 55 mil 953 votos, un 2.63%, para quedarse con apenas 2 alcaldías.

Base del sistema administrativo local

El artículo 199 de la Constitución define  la administración local, es decir, el Distrito Nacional, los municipios y los distritos municipales, como la base del sistema político en esos territorios, los cuales considera como “personas jurídicas de Derecho Público, responsables de sus actuaciones, gozan de patrimonio propio, de autonomía presupuestaria, con potestad normativa, administrativa y de uso de suelo, fijadas de manera expresa por la ley y sujetas al poder de fiscalización del Estado y al control social de la ciudadanía, en los términos establecidos por esta Constitución y las leyes”.

Pese al alcance de esa autoridad, la administración municipal suele estar subsumida al poder central, sus vínculos con los ciudadanos son débiles y se limitan al pobre servicio de recolección de la basura y una débil atención a los espacios públicos como parques. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados