La degradación política a partir del Pacto por la Democracia

Los últimos 40 años de vida institucional, social y política de la República Dominicana, estuvieron marcados y caracterizados por el liderazgo político de tres figuras notables, en torno a los cuales giraba el curso de la vida nacional: Joaquín Balaguer, Juan Bosch, y José Francisco Peña Gómez.

Ellos encarnaron el liderazgo de toda una época, sus ideas, conservadoras, unas, liberales y revolucionarias, las de los otros, pero esos líderes fueron portadores de ideales (equivocados o no), leales hasta la muerte a sus banderas o parcelas políticas. Fueron líderes tercos y hasta sectarios (si vale el término), pero ni Joaquín Balaguer, ni Peña Gómez o don Juan, se les vio brincar, ni hacer de su carrera política una especie de Ventorrillo puesta en venta ante el mejor postor.

Lo que enseñaron esos caudillos fue entrega y lealtad a sus ideales, que es lo mismo que decir, fueron fieles a sus partidos Reformista Social Cristiano, de la Liberación Dominicana y Revolucionario Dominicano, junto a ellos y tras de ellos todo un pueblo y un liderazgo (nacional y medio), que seguían al pie de la letra a sus líderes históricos.

Toda esa práctica de vida política la enarbolaron hasta el último aliento de su existir, tanto Joaquín Balaguer, como Juan Bosch y Peña Gómez.

Es decir, se militaba en los partidos por ideales, convicción y vocación de servicio

La degeneración política, el hacer de esta carrera un mercado donde todo se compra y se vende, tiene sus inicios, su apertura in crescendo, en 1994, como consecuencia de los acuerdos firmados entre Joaquín Balaguer y José Francisco Peña Gómez, en lo que se conoce en la historia como el Pacto por la Democracia, evento que se llevó a cabo tras la crisis post electora,l cuando se conocieron los resultados de las elecciones generales celebradas en 1994 y cuyos candidatos principales lo fueron Joaquín Balaguer y Peña Gómez.

En ese pacto se asumió la no reelección de Balaguer, así como acortar a dos años su mandato y convocar a nuevas elecciones, que culminaron con la victoria en segunda vuelta del Dr. Leonel Fernández y el PLD.

A mi humilde entender, la manzana de la podredumbre comercial en la política nacional, vino aparejado a la segunda vuelta propuesta en el Pacto, si no se sacaba el 50%+1 voto en las elecciones.

La política de alianza de cara a la segunda vuelta ha permitido libertad a los líderes de cada partido para actuar como saltarines a la libre, buscándoselas, con el mejor postor.

Ese transfuguismo ha sido el caldo de cultivo para fuertes confrontaciones con heridos y muertos, sobre todo a nivel municipal.

Ese descalabro ético-moral ha sido tan marcado en las direcciones políticas a partir del Pacto por la Democracia, y a partir de ahí surgió en República Dominicana un nuevo segmento político: Los gobiernistas.

Son avivatos que se las buscan en todos los gobiernos y que son objeto de críticas y rechazo solamente cuando el que compra es el otro.

Invitamos a dar una ojeada a los 23 exdiputados que con bombos y platillos acaba de juramentar el señor José Ignacio Paliza. Todos han medrado en los gobiernos de los últimos 20 años. Es decir, se sirvieron durante el gobierno de 4 años de Hipólito Mejía, fueron empleados públicos durante los gobiernos de Leonel Fernández, y, ni hablar de los ocho años de Danilo Medina. En ese último período fueron funcionarios y llevados durante los 8 años como candidatos a alcaldes y diputados en las boletas del PLD, y, dicho sea de paso, con esas alianzas el PLD les tronchó su carrera política a cientos de líderes medios.

Estamos hablando del tránsito de una Era donde prevaleció un liderazgo basado en ideales y lealtades partidarias, hasta caer de manera progresiva desde 1994 en niveles de descomposición y degradación de la vida política nacional.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.