sábado, marzo 2, 2024

Herramientas fundamentales en la campaña política

En política las cosas no se dejan que sucedan, hay que hacer para que sucedan

TERCERA PARTE (3/3)

Por Rafael Céspedes Morillo

Habíamos dejado en la segunda parte el tema en la herramienta número seis sobre las definiciones y explicaciones, de modo que continuamos en eta última entrega con la herramienta número siete.

7.- Publicidad y propaganda. Dado que es la herramienta de mayor vistosidad, regularmente una de las más comentadas, aunque es una de las frutas de la estrategia, se nota públicamente más que esta misma, porque el común de las personas ve lo que se hace y no necesariamente por qué se hace, dada las características de confidencialidad que debe tener la estrategia en todas sus partes. La publicidad dice lo que somos, lo que queremos, prometemos y aspiramos, reiteramos no el por qué.

8.- Los medios de comunicación. Donde se anidan amigos y no amigos, pero que son imprescindibles en una campaña. 

9.- Los recursos. No solo de pan vivirá el hombre, no solo hablamos de dinero, hablamos de capacidad de acción, de dinero, de materiales, de factores y otros elementos que son obligatorios en una campaña. Recursos son elementos, medios, posibilidades, artículos, dinero y más.

10.- Mediciones y evaluaciones (encuestas). Debemos caminar, pero sabiendo dónde lo hacemos y en especial para dónde debemos hacerlo, y junto a saber estas cosas, también saber el cómo hacerlo.

El uso de herramientas en una campaña es obligatorio, algunas muy claras y definidas como las señaladas en las líneas anteriores, otras son elementos resultantes, que surgen por la necesidad de suplir deficiencia o espacios que no se habían contemplado y/o situaciones y condiciones que el escenario te presenta. Depende del asesor saber identificar esos momentos, esas situaciones o necesidades y en especial saber elegir y aplicar lo correcto. 

En la campaña de Hugo Chávez en Venezuela llegó  un momento en que no avanzábamos, hacíamos cosas, subíamos, pero volvíamos a bajar, bajábamos y subíamos, éramos como un columpio de niños, ya subimos y ya bajamos. Era una situación muy indefinida y que nos producía incertidumbre. Hice varios focus grups, algunas encuestas flash y aprovechando un recurso de escucha que entonces había en Venezuela. Pudimos descubrir que un gran sector social no escuchaba a Chávez. El tema no era que no lo seguía, era que no lo escuchaba, de modo que no podía ni seguirlo ni adversarlo, pero mientras eran votos probablemente contrario o en cualquier caso no eran nuestros, fue allí que se hizo necesario buscar la manera de llegarle y llevarle el discurso de Chávez a esos sectores, que numéricamente eran más o menos importantes, pero muy importantes desde el punto de vista de las influencias en los otros sectores. 

El recurso que decidimos usar fue a Marisabel Chávez, telegénica, de fácil hablar, agradable y buena comunicadora con una muy buena imagen. Eso hicimos, tres comerciales, algunas actividades de masas par mujeres de clase media y media alta, conferencias en sectores en particular, como a los ingenieros, a los médicos, a los profesores, a los masones y otros, entrevistas con otras damas que publicábamos, llamadas de ella a algunos programas de muchas audiencias, acompañamiento a Chávez a lugares especiales y, en fin, convertimos a Marisabel en la otra voz de Chávez. 

Creamos un medio para que la gente escuchara por otra vía los pensamientos de Chávez, logramos romper esa barrera de los no escucha y el crecimiento fue firme a partir de ahí en esa clase media alta, que se había negado a oír. 

Nadie quiere lo que no conoce, de ahí que hay que hacer que las cosas sucedan y no esperar que sucedan, no esperes que venga a ti, búscalas. Estas no son las únicas herramientas, son las fundamentales, aunque pudiéramos mencionar varias más. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados