Hacia dónde va el país

Hacia dónde va el país fue la pregunta obligada que debieron hacer las fuerzas sociales y políticas del campo progresista al amanecer del 30 de Mayo de 1961, cuando fue decapitada la tiranía de los Trujillo que desde 1930 controlaron el país con manos de hierro.

La nación entera fue estremecida y puesta a merced de los sectores conservadores que obraron y maniobraron con precisión y la determinación para que en Santo Domingo todo continúe bajo dominio del gran capital nativo y extranjero.

El campo progresista quedó anonadado, dividido y dispersos, en medio del vacío de poder que se impuso al momento de ser ajusticiado el tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina.

No se unieron ni se interpretó que (por Necesidad Nacional) se imponía la UNIDAD de todo el campo progresista frente al dominio y las jugadas políticas del gran capital en ese momento histórico de las fuerzas conservadoras.

Ni el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, ni el M.P.D, ni el P.S.P, etc entendieron que había llegado la hora en 1961 de pactar en base a un Programa Democrático con el profesor Juan Bosch y el PRD. Pero mucho menos el PRD asimiló la realidad Continental, y procedió pretendiendo alzarse sólo "con el Santo y la Limosna", es decir, no solo con el control del Poder Político en las elecciones de diciembre de 1962, sino también con lo que implicaba la articulación de una Vanguardia amplia e integradora en aquellos momentos infuidos entonces por los vientos de la Revolución Cubana y la Alianza para el Progreso del Presidente Jhonn F. Kenedy, y a partir de dicha Vanguardia, impulsar la resistencia Nacional del pueblo Dominicano frente a la agresión de imperialistas y oligarcas unidos.

Como resultado de esa división y falta de visión en el campo de las fuerzas progresistas, cosechamos como Nación dos aspectos pendientes aún de ser evaluados con sentido crítico y autocrítico, son: el derrocamiento del Gobierno de Juan Bosch y el PRD con el que se fue abajo el Programa más progresista y de avanzada de Gobierno alguno durante todo el siglo 20 en la República Dominicana; y 2- la caída en Las Manaclas del precursor de la lucha Anti Imperialista en el país, el Dr. Manuel Aurelio Tavares Justos y demás compañeros que operaron en 6 Frentes Guerrilleros.

’Cosas veredes, Sancho', diría el Quijote de la Mancha, pues la izquierda por nada del mundo asumió un pacto con el Gobierno del PRD en 1962, pero 8 meses después derramaban su sangre en las montañas de Quisqueya en contra del golpe asesino perpetrado contra la Democracia, y en 1965 los izquierdistas pagaban con su vida resistiendo a los marines ocupantes del territorio en las trincheras y callejones de Ciudad Nueva demandando el retorno de Juan Bosch y la Constitución del 63.

Hacia dónde va el país vuelve y retumba de nuevo en este año 2022, misma pregunta que fue latente en 1961 con la caída de Trujillo.

En medio de este rumbo incierto, en que luce la ausencia del patriotismo en el liderazgo nacional, en que la crisis económica golpea sin piedad a los sectores populares, en medio del robo más vulgar a través de la Seguridad Social y las AFP, en medio de un país acorralado por los Popis, en qué potencias extranjeras trazan las líneas de control y dominio. Es en medio de esa realidad que nos preguntamos Hacia dónde va el país.

Por un lado, el país espera la Unidad del campo progresista, y eso tiene que pasar ineludiblemente por dos eventos cardinales y que podrían aparentar como inaceptable: Un viraje hacia la izquierda del PLD y el PRD, lo que implica un proceso de rectificación desde el seno mismo de sus Comités Centrales y Político, que asuman la autocrítica y la determinación de aportar al nacimiento de un país eminentemente Democrático; y un viraje en su práctica social, que implique la rectificación de las fuerzas que se autoproclaman de izquierda y que por sus actuaciones sectarias y vanguardistas, han aislado, minimizado y colocado en una opción prácticamente imperceptible, pero que sus postulados y el sacrificio que han legado al país en el campo de la resistencia y defensa a la Patria, contra Trujillo, en la Guerra de Abril y durante los 12 años de Gobierno de Joaquín Balaguer, les ubica en el campo de las fuerzas progresistas.

Lo que interpretamos es que todas las fuerzas del campo progresistas, en esta etapa nacional deben ir aliadas hacia las elecciones del 2024, partiendo de contactos inmediatos, postulados, análisis de coyuntura, un Programa de Gobierno común y la composición de un poder participativo que tenga como norte la defensa a los intereses del país, y nada más.

Definamos juntos Hacia dónde va el país.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *