sábado, marzo 2, 2024

Globo chino genera confrontación diplomática

POR SANTO SALVADOR CUEVAS 

La atención internacional tiene como centro el derribo de un globo de origen chino que, desde el día 1 hasta el 4 de febrero, se desplazó sin control alguno sobre el espacio de los Estados Unidos de América. 

Para el gobierno de China, se trató de un artefacto usado con fines meteorológicos, pero el gobierno estadounidense asume que se trata de un globo espía. 

Lo cierto es que hay elementos que son evidentes y hay otros que son una secuencia histórica practicada sobre todo (y no solo) por las agencias de inteligencia del gobierno del norte y eso lleva a una paranoia que genera la decisión del presidente Biden a dar la orden para que sea derribado este y "mil globos más semejantes".

Sobre el globo en movimiento sobre Montana y "otros puntos sensibles" de los Estados Unidos de América, hay que destacar los elementos siguientes:

No está en discusión que el globo es de origen chino.

Es irrefutable que (por error o no), el globo violó el espacio de los cielos estadounidenses.

El globo no representaba ningún peligro para la población, dado que el mismo gobierno chino, a la vez de reconocerlo como de su propiedad, reiteró que su misión era civil (sobre meteorología) y no militar, por tanto, el ordenar su derribo fue una decisión, soberana sí, pero muy exagerada y desproporcionada.

A lo largo de la historia, desde antes y después de concluida la 2da Guerra Mundial, la nación madre del espionaje y de violación del espacio aéreo ajeno, es el de los Estados Unidos de América.  No hay un rincón sobre el planeta, ni existe nación alguna, que se haya librado del espionaje personal y satelital del gobierno gringo.

De manera, que el hecho de ser habitual el espionaje en sus planes militares hace a los EE. UU. dudar del argumento que da China y, en cambio, ve en ese globo un instrumento para espiar las bases militares y hasta la misma Casa Blanca.

Hay un elemento que debe servir de algo, el no dejarlo pasar desapercibido: El globo chino puso en evidencias que, aún con todo el poder militar y toda la tecnología en su poder, los Estados Unidos no son ni infalibles ni invulnerables. Ese globo penetró su espacio desde el día 1 y no fue hasta 4 de febrero cuando lograron derribarlo, no antes sin hacerlo a costa de una inversión superior a los 500,000 dólares.

El siguiente dato es facilitado por los mismos estadounidenses: 

"De acuerdo con el Departamento de Defensa de EE. UU, para cumplir el objetivo ordenado por Biden se valieron del uso de un F-22 Raptor, proveniente de una base aérea en Virginia, mismo que disparó un misil AIM-9X Sidewinder"

"El costo total de la misión casi llega a los 500,000 dólares, ya que una hora de vuelo del F-22 Raptor se valúa en casi 85,325 dólares, mientras que un solo misil AIM-9X Sidewinder alcanza los 380,000 dólares.

La pregunta es, ¿Y, si en vez de fines metereológicos, se tratara de pretender agredir a un pueblo soberano, acaso en tres días sin poder neutralizar su accionar  sobre los cielos, qué no se hubiera hecho.

Lo anterior es simplemente para advertir que, en vez de un conflicto diplomático, lo del globo debe servir para reflexionar sobre la ventaja de conducir al mundo por el camino de la paz y el buen entendimiento entre los pueblos y los gobernantes del planeta.

Santo Salvador Cuevas
Santo Salvador Cuevas
Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados