lunes, abril 22, 2024

En aquel espejo… sopa de letras por eslogan (segunda parte)

Por Rafael Céspedes Morillo

Decía en la primera parte de este escrito cosas como lo que es según mi opinión un eslogan, el cómo debe ser y algunos aspectos más sobre este tema, del uso adecuado del eslogan como una de las banderas principales en una campaña política. Ese solo objetivo debe servir para catalogar el eslogan como algo sumamente importante y no soslayarlo usando lo primero que se ocurra, o la ‘’genial’’ sugerencia de un primo que es muy inteligente. Debería buscarse a profesionales, expertos en la materia que definan el escenario y entonces abocarse a la construcción del eslogan de campaña, que por demás debe, como la importantísima estrategia, no solo ser única, debe ser especialmente construido para un caso en particular.

Vemos ejemplos de palabras usadas como eslogan con resultados positivo. La más común es la palabra CAMBIO. Cuando yo leo: “EL DE LA CAPITAL’’, ¿qué me está vendiendo? ¿Alguna persona votaría por alguien por el simple hecho de ser de un lugar en particular? Probablemente la respuesta sea NO, pero esos yerros se multiplican, porque tienden a ser fácil. Es más fácil ver crecer la yerba mala que las flores. De ahí que alguien parece replicar y dice: ‘’DE LA CAPITALL SOY YO’’. ¿Sentido de competencia o pertenencia? 

¿De dónde sale la creencia de que asumiendo una competencia con un ‘’eslogan’’ que no es eslogan me dará el voto? Pero las ‘’genialidades’’ no paran  ahí, vemos otros ’’eslogan’’ que se inscriben en la misma dirección, como es el caso de: ‘’LA CAPITAL ES DE TODOS’’.

 Diría mi mente, gracias por la información, aunque falsa, porque el 80% de los residentes en la capital son de los pueblos, y por lo tanto no tienen sentido de pertenencia como quiere marcar ese eslogan, y hay más como: ‘’ESTAMOS LISTOS’’, aquí nos preguntamos si  a lo que se refieren es que quieren decir: derrotados o preparados, eso no lo consume un elector, no lo mueve a votar, por esa tan amplia información. ‘’PARA TRANSFORMAR A….’’ la palabra transformación significa cambiar, no necesariamente mejorar.

¡UN GERENTE PARA LA GENTE! Waoo! Una construcción a partir de lo que quiero decir, no lo que digo, en vez de decir lo que quiere, lo dejan a la interpretación del lector, porque tal vez si le hubiesen agregado AL SERVICIO DE LA GENTE, pueda ser entendido, pero ¿cómo un funcionario sería gerente para la gente? Volvemos a decir: ¡Dios mío cuantas barbaridades!

Cuantas sopas de letras desorganizadas, descompuestas y sin sentido político se ven por ahí.

Rafael Céspedes Morillo
Rafael Céspedes Morillo
Rafael Céspedes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados