viernes, febrero 23, 2024

El mundo, las sociedades, las personas han cambiado…

Por Osvaldo Santana

"…No sé cómo pasó, pero eso fue como un sueño, como cuando la gente está durmiendo y se despierta… El carro se estaba llenando de agua, pude salir por el techo del carro, ya estaba muy nerviosa y mi cuñado desesperado por sacar a su esposa… Yo estaba pidiendo auxilio, había muchas personas arriba, pero solo estaban grabando y nadie nos fue a ayudar, después aparecieron personas en moto…”

¿Cambia el mundo? ¿Cambia la sociedad dominicana? ¿Cambian las personas? Claro, a cada momento, hasta la madre naturaleza cambia bajo el estrés a que la someten los seres humanos. El cambio es lo único permanente, como asertivamente han dicho los filósofos.

Pero normalmente las personas no descubren los cambios a su alrededor, ni siquiera sobre ellas mismas, aunque cualquier observador no tiene que hacer demasiado esfuerzo para darse cuenta.

¿Qué ha provocado esos cambios, cuáles factores se acumulan aceleradamente para influir de manera dramática en la conducta humana?

Las nuevas tecnologías han impulsado el fenómeno de las comunicaciones, las migraciones, los procesos de apertura de los mercados de bienes, servicios, capitales, los intercambios globales, los viajes de conocimiento, el empuje de nuevas economías, la masiva producción y el consumo han llegado a niveles insospechados desde finales del siglo pasado. 

Un profundo afán por tener y consumir taladra a todos. Las aspiraciones de las personas a mayores niveles de bienestar son proporcionales a medida que tienen mayor acceso a informaciones mediante los más disímiles canales de comunicación y transmisión de data, estimuladas por los estándares de vida de los países y pueblos más ricos. 

Un privilegio que todos quieren alcanzar, encerrados en hábitats insostenibles y frágiles, que niegan las oportunidades de acceso al mundo de ensueño, fácil de encontrar mediante un simple clic, pero inalcanzable en la vida material. 

Como quiera, muchas personas experimentan mejorías en sus vidas. La vorágine del cambio también las arrastra hacia escenarios favorables, pero, detrás de ellas, miles y millones perviven en condiciones cada vez más degradantes, en progresivo deterioro.

Y son felices

Un fértil terreno se cultiva en la posmodernidad. Más allá de las limitaciones que acogotan a la gente en la dura realidad material, que las leyes del cambio no han podido modificar, las nuevas tecnologías sin embargo propician un encuentro con un escenario donde las personas gozan de determinado tipo de felicidad: en la virtualidad.

En la virtualidad de las redes la gente vive y festeja. Comparte todo, la ficción cobra fuerza de realidad concreta.  Experiencia de viajes, encuentros familiares, visitas a lugares, romances, toda suerte de socializaciones, y especialmente, demostraciones de que se tiene lo deseado. 

Se muestran los encuentros, escenas propias de la familia, hasta lo que se consume en el hogar, bebidas o comidas, y las más tiernas expresiones de amor. También la vida deja de ser privada para devenir en pública. La vida es sabrosa en la realidad de las redes sociales y sería muy extraño que alguien expresara algún estado de infelicidad.

En las redes resulta simple interpretar o leer el sentir y el proceder social a través de esos detalles tan singulares o comunes, al mismo tiempo. Muy visibles las expectativas y aspiraciones. Igual develan frustraciones. Se habla de lo que es y quiere ser la gente. Cómo quiere verse y cómo se ve, y en particular, cómo desea que la vean.

Hasta las tragedias devienen en espectáculos. No hay dolor ni pena. Si una víctima requiere un auxilio, la urgencia se posterga por una captura, una imagen.

El mundo, en situaciones trágicas, que no es nadie, llegará algún auxilio para las víctimas. Mientras, los seres humanos devienen en entes presenciales. Ven llegar la muerte, la cual difunden como un estado de diversión. Es el imperio de las nuevas tecnologías, y de las nuevas personas que las sociedades de estos tiempos conforman. Un cambio verdadero.

¡El mundo, las sociedades, las personas han cambiado… de qué manera!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados