El fallo de la Suprema sobre el aborto moviliza a progresistas y conservadores en Estados Unidos

La inusual decisión de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, que elimina una decisión anterior emitida por esa misma corte, como es el derecho constitucional a la interrupción del embarazo en todo el país, ha puesto en alerta a los grupos y activistas que luchan por los derechos humanos, que no descartan que ese tribunal siga "corrigiendo" otras disposiciones, e incluso, leyes con rango constitucional.

Y es que para muchos este es solo el primer paso. El próximo objetivo sería anular el derecho al matrimonio igualitario.

Tan pronto se conoció el fallo de la Suprema, la reacción de los grupos a favor y en contra no se hizo esperar.

La decisión tomada en junio, mes del orgullo gay, alertó a la comunidad LGBTQ T, en el entendido de que el organismo, integrado por una mayoría conservadora, seguirá eliminado algunas leyes que favorecen a ese grupo y que son el resultado de años de lucha.

La decisión respaldada por 5 jueces y rechazada por 4, anula la histórica sentencia Roe contra Wade del año 1973, que garantizaba el derecho al aborto en el país. Ahora, los Estados que así lo decidan, podrán declarar ilegal la interrupción del embarazo.

Una de las primeras reacciones fue la del presidente Joe Biden, quien en un mensaje a través de su cuenta de Twitter calificó de "trágico error" el fallo del tribunal supremo.

Ahora se espera que cada estado comience a implementar restricciones o prohibiciones. Especialmente aquellos gobernados por republicanos, aunque algunos demócratas un poco más conservadores, también podrían sumarse. 

Tan pronto como se emitió el fallo, Missouri se proclamó como el primer estado en prohibir el aborto. Así lo anunció su fiscal general, el republicano Erick Schmitt. De inmediato el fiscal general de Texas, el también republicano, Ken Paxton, hizo la misma proclama.

La rápida implementación de esta decisión es posible gracias a las denominadas leyes de gatillo, que permiten que una ley entre en vigencia de forma inmediata, luego de eliminada la protección constitucional.

Se esperaba

Fuera de las llamadas leyes de gatillo, ya más de una docena de Estados estaban listos para realizar estos cambios, debido a la filtración del borrador de la disposición emitida el viernes.

Las alarmas se dispararon cuando a mediados de abril se "filtró” un borrador de la Suprema Corte, que dejaba clara cuál sería la posición de los jueces del organismo y resaltaba la expresión del juez Samuel Alito, quien calificaba de "error flagrante", la decisión Roe contra Wade, emitida por ese mismo tribunal en 1973.

El fallo emitido el viernes no guarda diferencias con el borrador "filtrado" en abril pasado.

"Ha llegado el momento de acatar la Constitución y devolver el asunto del aborto a los representantes elegidos por el pueblo". Esto es precisamente lo que ha sucedido.  Ahora cada estado fijará sus reglas y tal como se ha vaticinado estas reglas cambiarán en atención al partido que gane las elecciones en cada estado de la Unión. 

¿Filtración?

Esto fue algo nunca antes visto en la historia de los Estados Unidos. Nunca antes se había filtrado un borrador con la opinión de los jueces de la Suprema Corte de Justicia, por lo que lo sucedido con este documento podría debilitar la confianza entre los nueve jueves y su reducido grupo de asistentes y colaboradores. 

Sin embargo, para muchos, no hubo tal filtración, sino que de lo que se trató fue de una publicación intencional, como una especie de termómetro o como una forma de ir preparando a la nación. 

Algunos dudaban de la autenticidad del documento, pero las dudas fueron despejadas por la misma Suprema Corte, pues a principios de mayo, confirmó la autenticidad del borrador.

Una señal de que ese documento había salido del escritorio de los magistrados lo constituyó la respuesta del presidente de Biden, quien defendió la decisión Roe contra Wade y dijo que la misma constituía una legislación nacional desde hacía más de 50 años.

"Creo que el derecho de la mujer a decidir es fundamental. Estaremos listos cuando se emita cualquier fallo". 

Roe contra Wade 

Esta decisión se basa en el proceso de Norma McCorvey, quien en la demanda fue llamada Jane Roe, una mujer que se encontraba embarazada de su tercer hijo, pero no deseaba continuar con su embarazo. El problema es que ella vivía en Texas, donde el aborto era ilegal. Sus abogadas presentaron una demanda ante un tribunal federal de Estados Unidos contra el fiscal del distrito local Henry Wade. En su demanda, las abogadas invocaron la inconstitucionalidad de las leyes antiaborto de Texas. Tres jueces de ese tribunal fallaron a favor de Roe. Esta decisión fue apelada por el estado de Texas ante la Suprema Corte de Justicia. 

En enero de 1973, la Suprema Corte con siete votos a favor y dos en contra, falló, apoyada en la decimocuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que establece el debido proceso, el derecho a la intimidad, y que protege el derecho de una mujer embarazada si quiere o no abortar, pero aclaró que este derecho no era absoluto. 

En ese sentido, el fallo vinculaba al gobierno, al establecer que debía sopesar los intereses del gobierno en materia de protección de la salud de la mujer y de la vida prenatal.

Establecía el recién revocado fallo que durante los tres primeros meses de gestación, los gobiernos no podrían impedir el embarazo en absoluto. 

Para el segundo trimestre, para su realización, los gobiernos podían exigir regulaciones sanitarias. En el tercer trimestre los abortos podrían prohibirse por completo, siempre que las leyes estatales contengan excepciones para los casos que fueran necesarios para salvar la vida y la salud de la madre.

Juez Clarence Thomas.

Lo que sigue

Esta decisión, al parecer no será la única que generará polémica y protesta en la nación, pues ya se dio a conocer que uno de los nueve jueces de Suprema Corte sugirió analizar el derecho de las personas de contraer matrimonio con personas del mismo sexo y el acceso a los anticonceptivos. 

La propuesta fue puesta sobre la mesa el mismo viernes por el juez conservador Clarence Thomas. En su propuesta Thomas les pide a los otros jueces "corregir los precedentes jurídicos que avalan las relaciones sexuales entre los homosexuales y los matrimonios gays".

Este planteamiento del juez Thomas ante sus compañeros, supone el inicio de otra larga batalla que generará protestas y manifestaciones a favor y en contra, en los 50 Estados de la Unión. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.