jueves, abril 25, 2024

Veganismo: un estilo de vida que elimina el consumo de productos de origen animal 

Por Evelyn Irizari Santos

NUEVA YORK, Estados Unidos. – Eliminar los alimentos, productos y prendas de vestir en las cuales se emplee materia prima de procedencia animal, es una tendencia cada vez más recurrida alrededor del mundo.

Cada vez más figuras vinculadas al arte y la política se incorporan a este estilo de vida. Unos por amor y protección a las demás especies y otros por considerar como altamente dañino el consumo de productos de procedencia animal, en especial la carne y los lácteos. 

Vegetarianos

Al principio, los amantes y defensores de los animales, se convertían en vegetarianos, es decir, que no incluían carne en sus dietas, pero consumían huevos, queso y leche. Era algo así como una convivencia armoniosa con las aves y los mamíferos. Sin embargo, los crustáceos, mariscos y pescados, no gozaban de la misma suerte. 

En algunos casos, la falta de recursos no permitía adquirir pescados y mariscos con la frecuencia requerida, por lo que la dieta no llenaba las necesidades nutricionales de muchas de estas personas. 

El desconocimiento de las necesidades nutricionales adecuadas a la edad, sexo y condición física llegó a causar serios problemas y complicaciones en la salud. Por esta razón, muchas personas se oponían a que sus parientes, y en especial, sus hijos, decidieran convertirse en vegetarianos.

Un gran cambio

La cada vez mayor cantidad de personas decididas a cambiar sus hábitos alimenticios, por salud o proteccionismo animal, fue abriendo nuevos campos de estudio y desarrollo profesional, que con la era de las redes sociales ha logrado establecerse como una guía para orientar a aquellas personas que no incluyen carne en su dieta, a fin de que conozcan alternativas que suplan las necesidades de su organismo. 

Existen instituciones en diferentes partes del mundo dedicadas a investigar y desarrollar productos que ayuden a que cada vez más personas se unan a la defensa de los animales y cuidar mejor su salud.

Por salud o por amor

La asociación del cáncer y otras enfermedades y complicaciones de la salud al consumo excesivo de carne, especialmente roja, fue el principio de un replanteamiento de lo que las personas ponían en sus mesas cada día. 

Para muchos, las constantes asociaciones del consumo de carne y sus derivados, así como de los lácteos a enfermedades, fue la brecha que encontraron los defensores de los derechos de los animales para estimular a la gente a desechar toda una costumbre ancestral, que otorga al ser humano el poder de disponer de la vida de otros seres vivos, a los fines de consumir su carne y utilizar sus pieles y otras partes de su cuerpo para la industria de la moda. 

Es así como inicia toda una campaña de protección y fomento del amor por los animales. 

Los lácteos 

No conformes con abandonar el consumo de carne, los vegetarianos comenzaron a abandonar poco a poco el consumo de lácteos. La leche fue la primera en salir de la lista del supermercado. Para no sentir su ausencia, la industria ofreció diversas opciones. Una de las primeras fue la leche de soya, seguida de la de almendra. Diversas marcas abastecieron el mercado y los consumidores estaban encantados con estas bebidas. A la oferta de leches se agregaron las de arroz, avellanas y cajuil. 

Ya antes el queso animal estaba siendo reemplazado por el tofu, generalmente elaborado con leche de soya. Hoy una amplia variedad de quesos elaborados a base de plantas y se encuentran al alcance de los consumidores. 

Veganos

Se considera vegana a aquellas personas que se alimentan solamente de alimentos vegetales. En esencia, un vegano no consume productos de origen animal. Una definición más específica, la ofrece la The Vigan Society, del Reino Unido. De acuerdo con esta institución, el veganismo es una filosofía y estilo de vida que busca excluir, en la medida de lo posible y practicable, todo tipo de explotación y crueldad hacia los animales para alimento, vestimenta o cualquier otro propósito.

Los veganos eliminan de su dieta los huevos, la leche, la miel, el queso y la mantequilla, al tiempo que no usan productos cuyos fabricantes hayan utilizado animales en sus pruebas. Tampoco utilizan ninguna vestimenta fabricada a partir de productos de procedencia animal. 

Productos 

El veganismo es una realidad.  Es por eso que a su alrededor se ha desarrollado toda una industria a los fines de ofrecer toda una serie de alternativas para quienes han decidido dejar de consumir productos de origen animal. 

Años atrás la falta de productos de calidad nutricional dificulta a los veganos encontrar los alimentos necesarios para sus necesidades.  Hoy en día eso ha cambiado. 

Los supermercados ofrecen una serie de productos de altísimo contenido nutricional, avalados en su mayoría por la FDA. La lista es interminable, desde el yogurt, la leche, el queso, tuna, imitación de carne molida, nuggest de pollo, tocineta, salami artesanal, mantequilla, reemplazo de huevos,  hamburguesas hechas a base de garbanzos, sin olvidar los batidos proteicos, forman parte de las ofertas a elegir.

Los reemplazos

Los veganos completan su lista de abarrotes con frutos frescos y secos, además de incluir todos los vegetales de su preferencia. Las redes juegan un rol importante. Existen diversas páginas y grupos que intercambian recetas y nuevos productos que se van sumando a la lista. Algo altamente positivo es que los concentrados de pollo o res, los caldos de pollo quedan terminantemente excluidos de la lista de ingredientes. 

Tanto en los quesos como en la elaboración de los alternativos para las carnes, tunas y embutidos, se utilizan papas, garbanzos, habichuelas rojas y negras, frijoles, remolacha, vainitas, batata, auyama, harina de arroz, de avena, proteína de soya, aceite vegetal y diferentes tipos de vitaminas y minerales. 

En la escuela

Entre los grandes promotores de estos hábitos alimenticios se puede citar a los maestros de las escuelas primarias y secundarias en los Estados Unidos, aunque esta práctica, en los últimos años, ha cesado en las escuelas primarias o elementales, pero a principios del año 2000,  un gran número de educadores contribuyó a que muchos de sus estudiantes comenzaran a rechazar alimentos de procedencia animal, alegando que no era justo lo que los humanos hacían a los animales.

Campañas 

En las redes sociales existen decenas de páginas de protección y amor a los animales, en las cuales son publicadas historias aterradoras sobre el maltrato que se les da a los animales, el estrés a que son sometidos y a las penosas condiciones en las que viven en las granjas y en los laboratorios. 

En estas campañas se muestran imágenes desgarradoras del sufrimiento de los animales y es quizás lo que ha marcado a muchos niños y jóvenes que han decidido unirse al veganismo. 

Algo que ha venido a reforzar a la industria vegana, son las constantes alertas emitidas por especialistas de la salud que exhortan a sus pacientes a consumir más vegetales y frutas y a reducir en la medida de lo posible el consumo de alimentos de origen animal.

Evelyn Irrizari
Evelyn Irrizari
Evelyn Irizarri Santos es periodista, con experiencia en televisión, medios digitales y prensa. Es, además, abogada y educadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados