Usar los huertos caseros como alternativa para afrontar efectos
de la Tercera Guerra Mundial ¿Por qué pensar en huertos?

Cada vez se habla con más frecuencia a nivel global acerca de la posibilidad de que se detone una Tercera Guerra Mundial.
No hay dudas de que existe “una preocupación nuclear” y que se teme el estallido de una gran guerra hasta por “un error de cálculo”. De paso ya Corea del Norte se declaró potencia nuclear mundial.
Y pese a eso, que nosotros sepamos, no existe en el país hasta ahora nadie que haya planteado, o que esté planteando seriamente como nación cómo afrontar una eventual situación de calamidad ante hecho de extrema dimensión como sería una asonada de carácter internacional.
En caso de esa posible guerra se detendría todo desde un inicio, el transporte marítimo y aéreo. Se dificultan los tráficos de personas y alimentos.
No es que seamos agoreros (sombríos, tristes, fatídicos, infaustos, etc.). No, no son nuestros deseos llevar temor a la sociedad dominicana, ni a la población, en sentido general.
Tenemos que precaver antes que “tener que remediar”, reza el dicho.
Todavía estamos sufriendo los efectos de la pandemia del Covid-19. Este mal nos tomó desprevenido. ¿Vamos a esperar que nos ocurra igual con una potencial conflagración de apoteósica de consecuencia global?
No ha sido una ni dos figuras mundiales, prestigiosos analistas y encumbrados medios de comunicación que plantean que el mundo está en la vorágine de una Tercera Mundial. Se habla, por ejemplo, de que el mundo está dividido en dos partes. ¿De vuelta a la guerra fría?
El ex canciller de Estados Unidos, Henry Kissinger, -que fue uno de los artífices de guerras como la de Vietnam y armador de otros conflictos a nivel global en otros países- manifestó preocupación porque su propia nación propicia un enfrentamiento con Rusia y China, lo cual según advierte, puede desencadenar una guerra mundial.
Lo agravante de todo esto es que el liderazgo estadounidense no tiene claro el objetivo a lograr con ese accionar estratégico, a diferencia de la guerra fría que libraron los países de occidente para derrotar la llamada “cortina de hierro”.
El Papa Francisco en una reunión con padres jesuitas lamentó hace poco el potencial peligro de que estalle la Guerra Mundial. Otros líderes y analistas entienden que esta guerra ya está en marcha, que es cuestión de tiempo para que reviente con características catastróficas como sería el uso de las temibles armas nucleares.
En ese sentido, el prestigioso analista mexicano Alfredo Jalife ha hablado de la llamada “guerra híbrida” que considera preludio de un mayor conflicto armado.
En diferentes medios, tanto escritos como digitales, se puede encontrar una lista de titulares que presagian una calamitosa guerra mundial, la cual según se advierte, las desencadenaría las contradicciones y conflictos de tipos económicos, geopolíticos y militares se tejen entre las potencias: Estados Unidos, Unión Europea (OTAN) Rusia, China, Taiwán, Ucrania, India, etc.
Los titulares destacan:
“Está cerca la tercera guerra mundial”. A la venta está en Amazon el libro: “Crash 2021 – El presagio de la 3ª guerra mundial 2022. Una carta – Una advertencia a la humanidad… (Spanish Edition) Kindle Edition”. Otro titular señala: “Rusia inicia maniobras militares con China e India y muestra que no está sola ante occidente. Preocupa a potencias occidentales la cooperación militar entre China y Rusia”
¿Se viene la tercera guerra mundial? Todo sobre la tensión entre China, Estados Unidos y Taiwán”. “China y Estados Unidos a un Pelosi de la Tercera Guerra”. “Alianza estratégica entre China y Rusia contra los Estados Unidos” “Más bombas atómicas en Europa – ¿Una nueva Guerra Fría?”
También están: “EE.UU. desafía a China en Taiwán: ¿qué consecuencias tendrá?” “EE.UU. y Rusia a punto de repetir un pleito nuclear”. “Rusia corta el suministro de gas a Europa y plantea levanten las sanciones en su contra”. “Un invierno sin gas: el objetivo de Rusia es poner a la UE en contra de Ucrania”. “Amenaza de Crisis Alimentaria Global”.
¿Está el mundo a puertas de una tercera guerra mundial?, se preguntó la analista Karina Guerrero en 2017 debido a una cada vez más visible confrontación de Rusia y Estados Unidos. ”La rivalidad es evidente y cada vez toma más fuerza. La guerra –apunta Guerrero-se vuelve tema del día a día y la tensión recorre el mundo”.
De hecho, se registra todo tipo de confrontaciones, diatribas y factores políticos, económicos entre las cuatro más grandes potencias militares de la tierra (Rusia, China, Estados Unidos, Europa, y sus respectivos aliados) que nos llevan a temer que podría estallar en cualquier momento este deplorable acontecimiento, la guerra global.
Inestabilidad en EE. UU.
A su vez, resalta que la más grande potencia económica y militar del mundo, los Estados Unidos, confronta una preocupante inestabilidad política, económica y social. Es tal el deterioro que se percibe a lo interno de esta potencia que analistas ya hablan de la posibilidad de que ocurra allí una Guerra Civil.
La sociedad norteamericana tiene la mayor cantidad de civiles armados, legal o ilegalmente, tal vez del mundo. Esto, sumado a una creciente inestabilidad social, aumento de la pobreza y otros síntomas, hace peligrar el curso normal de vida de los ciudadanos de esta poderosa nación.
Y Dios nos libre de que ocurra un estallido civil en Estados Unidos, lo cual sería, según apreciaciones, una fatalidad para nuestro país y demás naciones de América Latina y el Caribe, las cuales dependen del mercado y de las ayudas del país del Norte. Dicha dependencia es de una magnitud tal que existe un socorrido dicho que reza que; “Si a Estados Unidos le da una gripecita a nosotros nos afecta como pulmonía”.
En ese tenor, el que era un robusto, poderoso liderazgo político y económico de Norteamérica –ejemplo de sus pares a nivel mundial-, ahora luce disgregado, conflictivo, incoherente y con falta de cohesión, lo que causa preocupación en el resto del mundo.
Y pensar que en manos de este mando está la decisión de tocar “el botón para un ataque nuclear”. Entonces surgen en algunos autores este tipo de preguntas: ¿Qué pasaría si se desatara una tercera guerra mundial? ¿Qué ocurriría con los países subdesarrollados? ¿En control de quién está el mundo?
Los buenos deseos de Slim
La “confrontación Estados Unidos-China debe ser en competencia por desarrollo tecnológico”, es la más reciente advertencia hecha por Carlos Slim Helú, que ha sido considerado “el hombre más rico del mundo” y presidente Honorario de América Móvil y Grupo Carso, en el marco del cónclave México Siglo XXI, que Fundación Telmex Telcel organiza cada año.
Slim Helú advirtió que mientras Estados Unidos invierte en entretenimiento, China realiza grandes inversiones en investigación tecnológica. “Dejando de lado la polarización y los conflictos, la confrontación entre Estados Unidos y China debería ser en competencia por el desarrollo de la tecnología y la economía, pues de ese tipo de relación sí se generarían beneficios para todo el mundo, dijo el empresario en reseña publicada por la periodista Violeta Contreras García del digital DPL News.
¿Qué hacer en RD para afrontar la guerra global?
Deberíamos hacernos esa pregunta y comenzar a trazarnos planes estratégicos hipotéticos sobre lo que se debe hacer ante una potencial tercera guerra mundial. La referencia oral y escrita nos relata la magnitud del padecimiento que registró el país durante la Segunda Guerra Mundial (conflicto militar global que se desarrolló mayormente en Europa entre 1939-1945).
En aquella época de triste recordación, escasearon los alimentos, jabones, telas para elaborar ropas de vestir y otros productos de primera necesidad. Se cuenta en que nuestros campos crearon las llamadas “soletas” o “chancletas” fabricadas con recortes de gomas de camión. Los pocos productos que llegaban hasta nuestros puertos en algunos barcos encarecieron brutalmente y apenas tenía acceso a los mismos un reducido número de familias de la capital y del interior.
La ingeniosidad del dominicano le permitió afrontar situaciones como la falta de combustibles, harinas, aceites, mantecas, velas, velones, utensilios del hogar, etc. y otros productos. Se recurrió a las “lámpara jumiadoras” para iluminarse en las casas, a la crianza de animales en patios, cultivo de peces de agua dulce, producción de frutales, entre otras alternativas.
El papel de la agricultura
En esta nueva etapa histórica, la situación es más compleja, ya que hay una mayor población y desde mi óptica el Estado debe disponer desde ya una serie de medidas preventivas, como la que detallamos a continuación:

  • 1) Integrar una comisión de especialistas (proyectistas, economistas, sociólogos, expertos en TIC, productores agropecuarios, industriales y empresarios) que conozcan sobre “manejo de crisis” para que estudien en perspectiva la situación y sugieran al Estado propuestas alternativas que permitan afrontar o atenuar la situación.
  • 2) Sembrar el territorio nacional de huertos, o sea, desarrollar desde ya una política de fomento de “huertos caseros” que garantizan abasto de alimentos a la población, a la cual se deberá educar mediante campañas por redes sociales, radio y televisión para que sea autosuficiente. Estos huertos se instalarán en patios, solares vacíos y azoteas de casas. El Ministerio de Agricultura tendría a su cargo dar las semillas y la asesoría técnica. También, se encargaría de facilitar la entrega de animales y aves de crianza como cerdos, chivos, pollos, gallinas ponedoras a familias pobres de las provincias más empobrecidas del país, etc.
  • 3) Preparar campañas publicitarias para inducir a una redirección en el consumo hacia productos de cultivo nacional por parte de la población. Organizar a distintos sectores para implementar esta política.
  • 4) Fomentar la siembra masiva de árboles frutales
  • 5) Facilitar financiamiento libre de impuestos a pequeñas empresas agroindustriales para que procesen frutas y otros rubros para abastecer el mercado local y los almuerzos escolares.
  • 6) Fomentar la construcción de estanques para producción de peces de agua dulce.
  • 7) Implementar políticas de incentivos a pescadores de mar abierto para garantizar una mayor producción de pescado para consumo de la población.
  • 8) Establecer un mecanismo de comercialización de excedentes de producción a través del INESPRE.
  • Solo se trata de sugerencias. Corresponderá a los organismos del Estado profundizar el desarrollo, aplicar los métodos y las estrategias que viabilicen la puesta en marcha de estas propuestas. No esperemos a que estalle una guerra global, que se nos arme una crisis descomunal en el patio para entonces adoptar medidas que muchas veces no responden a nuestras realidades.
  • ¡La suerte está echada…y que Dios nos ampare!


*El autor es periodista

Emiliano Reyes

Emiliano Reyes

Nace en Tamayo, se traslada a Santo Domingo y estudia comunicación social en la UASD. Ha laborado en instituciones públicas y privadas. Realizó cursos de capacitación en Washington, Venezuela, Cuba y en el país. Ha sido reportero en Radio Televisión Dominicana (CERTV) Radio Mil, Radio Popular, La Noticia, El Siglo y Listín Diario. También, laboró en las Secretarías de Agricultura, Salud Pública y Cultura; IDSS, INESPRE, INDOTEC-Banco Central, Banco Agrícola e INDOTEL. Ha sido director y encargado de Prensa, Relaciones Públicas en IDSS, INDOTEC (IIBI), Cultura e INDOTEL, donde labora actualmente. Ha sido Coordinador Administrativo en BCRD, reconocido Empleado del Año y Empleado con más horas extras trabajadas (INDOTEC-BCRD). Ha publicado en La Noticia, El Nacional y El Día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.