Una siembra

La muerte de la profesora Idelisa Bonelly, científica considerada "Madre de la Conservación Marina del Caribe," retrotrae aquellos años y tiempos cuando los temas medioambientales comenzaban a ser categorizados por un grupo de mujeres y hombres – mayoría profesores de la UASD- en algunos currículums y medios de comunicación.
Advertían entonces que en este aquí y ahora iban a ser determinantes en la agenda de organismos, gobiernos e instituciones, en una relación de dependencia mutua para salvar la Tierra de la hecatombe hacia donde la llevamos.
Ana Silvia Reynoso y su esposo Babu Abud, José Marcano, Sixto Inchaustegui, la profesora Bonellly y otros/as desde la academia pública, juntaban sus afanes y enseñanzas con los esposos Dodd, estadounidenses asentados en el país; Mario Bobea Billini y Félix Servio Docoudray, para desde un suplemento especializado del periódico El Caribe difundir sus descubrimientos en la flora y fauna dominicana, riquísima en recursos vernáculos y hospedaje adaptable de especies foráneas.
La siempre ocurrente y sagaz La Morena Salazar, en su particular estilo nos recuerda desde su casi siempre relajante “El Patio”, los afanes, trajines y disposición de ese grupo que andaba por cada trillo del territorio imbuyendo de conocimientos, disposición, compromisos y respeto por el medioambiente.
Hoy, un grupo, entre los que destacan Eleuterio Martínez, Yolanda León, Luis Carvajal, Milcíades Mejía, el profesor Guerrero, Tío Castillo, "McCoy" González, entre muchos/as otros/as, son consecuentes defensores de esos recursos naturales.
Una larga jornada que tiene referentes como Tammy Domínguez y Amaury Villalba, biólogos marinos que murieron en un accidente aéreo en una playa de Barahona, donde realizaban investigaciones sobre la conservación del Manatí.
Aunque particular su caso, no son los únicos: también otros ambientalistas han confrontado el peligro, ese mismo que poderosos insaciables hacen de los recursos naturales fuente de riqueza y poder.
Resultado de ese transitar, ya el ADN institucional del país, aún con sus carencias y requiebros, registra como imprescindible que se asuma la preservación de esos recursos como garantía para el desarrollo y aprovechamiento del caudal que tienen pueblos como Pedernales para salir de la pobreza ancestral que le acogota.
La siembra que desde el Centro de Investigación de Biología Marina iniciara la profesora Idelisa Bonilla se cosecha en la exigencia que universidades, ONGs, cabildos y grupos comunitarios, hacen del medioambiente y su protección un diario vivir, conscientes de que tanto como un asunto moral, la salvaguarda de ríos, arroyos, montañas, playas, aguas y otras especies, es una necesidad si queremos vivir en un país que todos/as decimos que es el mejor lugar para hacerlo.
Ese es nuestro compromiso, por nosotros y por los que heredamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.