Una cómoda y grata semana para Abinader y su gobierno

Al margen de la perturbación social desatada por la elevada factura eléctrica que viene recibiendo la población de las empresas distribuidoras de electricidad, el gobierno y su equipo liderado por el presidente Luis Abinader pasaron una semana tranquila, reflejada en un mar de buenas noticias en los medios de comunicación.

En un mundo conflictuado, asimismo se observó una tendencia a la continuidad de mejora de la percepción de inseguridad entre la ciudadanía, cuando ya han pasado al menos dos meses sin hechos graves o violentos que la perturben.

Asimismo, el Poder Ejecutivo redondeó su buena semana con la aprobación del Congreso Nacional del tan debatido proyecto de ley de Extinción de Dominio, gracias a la habilidad concertadora de Alfredo Pacheco, presidente de la Cámara de Diputados, que en hábiles jugadas logró materializar 38 enmiendas a la pieza original aprobada previamente en el Senado. Logró consensuar con la oposición las diferencias y dejó en el pasado los dimes y diretes protagonizados por sus colegas de los diferentes partidos.

El Senado acogió las modificaciones de los diputados y seguido, el 27 de julio, en un ambiente distendido, convirtió la pieza en ley, que fue despachada con igual rapidez hasta la consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo.

Al otro día, el jueves 28, el presidente Abinader convocó a sus colaboradores más cercanos, a los líderes de las cámaras y a los medios de comunicación, y anunció la promulgación de la ley, la cual definió como otro instrumento para combatir los ilícitos, y especialmente, la corrupción, que es uno de sus caballos de combate y promoción de lo que define como su gobierno ético. Es decir, que el presidente Abinader convirtió la nueva ley 340-22  en un triunfo propio, con la cual reafirma su voluntad de castigar los actos dolosos y sus autores devuelven a las arcas públicas los bienes sustraídos.

La semana pasada, apenas un incidente significativo generó leves nubes en el cielo gubernamental: el enfrentamiento entre médicos y agentes de la Policía en la cercanía del Palacio Nacional. Sin embargo, el gobierno también lo manejó convenientemente, con una reiteración de que las puertas del Palacio Nacional están abiertas para los médicos, y emitió un comunicado en el que cuestionó la marcha de los médicos que devino en un enfrentamiento. 

En efecto, al otro día, el viernes 30 de julio, médicos y autoridades se reunieron en la noche.  El Gobierno y el Colegio Médico Dominicano (CMD) anunciaron un acuerdo de ocho puntos, unos para ejecución inmediata y otros paulatinamente.

Cordialmente, la vicepresidenta, Raquel Peña y el presidente del CMD, Senén Caba, al término de la reunión, con la participación del ministro de Salud, Daniel Rivera y el Defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, dejaron pactada la reapertura del hospital Padre Billini el 4 de agosto, como un hospital público, con un voluntariado integrado por la comunidad, sin funciones administrativas, solo filantrópica y dirigido por un miembro de la comunidad.

La Administración también vio descender el discurso crítico de actores de la oposición, en el Congreso o desde sus partidos y liderazgos.

Otra nota positiva coronó la paz encantada de estos días, y fue que la Nación logró una producción récord de arroz, 14.4 millones de quintales, que incluso abrió la posibilidad de exportar ese cereal a naciones del Caribe y Panamá.

A DISTANCIA…

Hasta más allá de las fronteras criollas el panorama mejoró para el gobierno de Abinader. Los precios del petróleo tuvieron una tendencia moderada a la baja; se firmó un acuerdo entre Rusia y Ucrania con la mediación de Turquía para abrir las exportaciones de granos hacia el mundo, desde el puerto de Odesa. El lunes primero de agosto, precisamente, salió la primera embarcación con destino a El Líbano, con 26 mil toneladas de granos.

Al cierre, la tendencia a la baja de las tensiones en el mundo sufrió un serio revés con la provocadora visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos Nancy Pelosi a Taiwán, territorio que China Continental reclama como parte de su territorio. Y en efecto, las tensiones en esa región se acaban de disparar.

Osvaldo Santana

Osvaldo Santana

Osvaldo Santana es periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.