viernes, junio 14, 2024

Un Jean Alain “traicionado” presentó defensa contra acusación “vengativa” y con intención “electoral”

Por Omar Santana

A pesar de que 17 personas y 9 empresas han admitido su culpabilidad en un entramado de corrupción administrativa alegadamente dirigido por el exprocurador de la República, Jean Alain Rodríguez (2016-2020), el exfuncionario presentó una defensa con la que pretendió sensibilizar al juez Amauris Martínez y dirigida abiertamente a la opinión pública, mirando y señalando en al menos una ocasión a las cámaras del tribunal.

Envuelto en una defensa apasionada, Jean Alain Rodríguez proclamó su confianza en la justicia, pero no en la institución que una vez lideró: el Ministerio Público. Denunció lo que él veía como una persecución implacable orquestada con sed de venganza.

"Todos somos iguales ante la ley, pero no todos somos iguales ante quienes aplican la ley", exclamó, señalando hacia el ente acusador. Cada palabra que emitió resonó con un tono de desafío a la lógica y la coherencia de las acusaciones en su contra.

Rodríguez alegó que desde el inicio del proceso fue blanco de una estrategia meticulosa diseñada para desacreditarlo. Señaló que los imputados eran seleccionados por su oposición al gobierno, sin pruebas sustanciales, apoyándose únicamente en testimonios falsos o coaccionados. Incluso, resaltó el valor de destacados abogados que habían sido amenazados por su voluntad de defender a otros acusados.

“En ningún punto de esa incoherente acusación hay algo que pueda ser remotamente considerado racional”, cuestionó el abogado, indicando que “todo el que se encuentra en esta sala de audiencia es menos inteligente de lo que era por tan solo haber escuchado lo poco que se entendió. Tras escuchar eso que se llama acusación, hoy todos somos más brutos”.

Las tácticas de intimidación, según Jean Alain, no se detuvieron en las palabras. Rodríguez afirmó haber sufrido detenciones arbitrarias, torturas psicológicas y amenazas a su familia. Alegó que las pruebas en su favor fueron ocultadas mientras se falsificaban aquellas en su contra.

“Han destruido familias, incluyendo la mía. Han hecho sufrir a mucha gente, han hecho mucho daño; si el objetivo era causar daño, lo han logrado. Pero si el objetivo era también vencer para saciar los egos de una venganza, eso no es posible”, exclamó.

En medio de su relato, evocó a Fidel Castro, advirtiendo sobre la peligrosa desviación de los verdaderos enemigos: la pobreza, la injusticia y el hambre. Él se veía a sí mismo como un defensor de estos ideales, no como un adversario del sistema.

Con amargura, relató los años de sufrimiento que había soportado durante el proceso judicial. La pérdida de seres queridos mientras estuvo preso, la enfermedad y el dolor físico se convirtieron en compañeros constantes entre las rejas.

“Los últimos cinco años han sido muy duros, llenos de ataques y una feroz persecución que no se la deseo a nadie. Además de lo que se ve, lo obvio, sepa usted, magistrado, que durante este proceso he perdido a mi abuela… mi hermano murió de cáncer, mi padrastro murió de un infarto, mi padre biológico enfermó y fui llevado a una clínica mientras él me observaba en la televisión, donde me pasaban esposado con casco y chaleco antibalas. Luego de estar en la clínica, también murió”, dijo Rodríguez

Añadió: “Mi madre y mi esposa han perdido la salud y la paz. Mi familia entera está sufriendo. Mis hijos están creciendo sin el acompañamiento integral de un padre. Durante este proceso he tenido que operarme en cinco ocasiones los ojos”.

Asimismo, acusó al Ministerio Público de presionar al Gobierno de los Estados Unidos para que le removiera el visado a su esposa e hijos menores, a pesar del perjuicio que esta decisión tiene contra ellas, ya que sus hijos reciben consultas médicas en ese país.

Argumentó que, a pesar del daño infligido, se negó a sucumbir ante la injusticia y el sufrimiento. Afirmó que la vida era más que la sumatoria de sus dolores y desafíos, y que su lucha por la verdad y la justicia continuará, incluso en las circunstancias más adversas.

La traición

Rodríguez lamentó durante la presentación de su defensa material, que “las personas que más he ayudado en mi vida son las que, en el momento más importante, me traicionaron y han mentido en esta acusación para salvarse. Esto es muy duro, pero es la verdad”.

Haciendo referencia a Rafael Canó Sacco, quien fuera su mano derecha en la Procuraduría General de la República, se prestó para desvirtuar los propósitos del proyecto político Renovación y hacerle daño.

“Viví la traición del amigo que más había querido y al que más había ayudado. A iniciativa de él, se sumaron otros de gran afecto y de más de 40 años de amistad”, dijo.

Un expediente electoral
El exprocurador declaró que su prisión fue parte de un “maquiavélico” plan político desarrollado para destrozar al PLD en las pasadas elecciones.

“Conmigo han querido dar un ejemplo, un castigo represivo político de que quienes no están con ellos, están contra ellos”. Alegó que la decisión de encarcelarlo fue un paso necesario para justificar el apresamiento de exministros y altos funcionarios del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

A juicio del exprocurador, quien es el principal imputado en el supuesto entramado de corrupción que habría estafado al Estado dominicano con más seis mil millones de pesos, la mejor prueba de la “efectividad de ese maquiavélico plan”, fueron los resultados de las pasadas elecciones.
La solicitud
En una alocución que se extendió por más de seis horas, Rodríguez solicitó al juez Amauris Martínez del Tercer Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, que declare un no ha lugar a su favor, o que, al menos, se deslinden del proceso bienes y propiedades que fueron adquiridos décadas antes de asumir como funcionario público y que está comprobado por documentación que está en poder del Ministerio Público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados