Todos no podemos estar en todas

El ejercicio de la política al igual que cualquier otra actividad humana tiene sus dificultades, más aún si en esta se involucran otros seres humanos.

Cada persona es un ente social y particular a la vez, es decir, forma parte de la sociedad y a su vez vive su individualidad y cuando esta última se sobredimensiona entonces se convierte en un problema.

Es por lo anterior que nos encontramos con personas que piensan que cualquier cosa en la que ellos no estén involucrados, no vale la pena.

Piensan que para que el mundo gire ellos deben mover su base.

Que para que el sol brille ellos deben "soplarlo".

Que para que las cosas sean benditas ellos deben ponerle sus manos.

Pero se olvidan que el mundo no camina así.

Deben entender que las cosas caminan aunque las empujen otros.

Que la historia avanza con el esfuerzo de los demás.

Concretamente quiero decir que en un partido político se pueden hacer cosas buenas sin que uno este presente y que no se puede, ni se debe, estar en todas.

¡¡¡Otros lo saben hacer bien también.!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.