Tiempos de confrontación entre el gobierno de Biden y la oposición

Por EVELYN IRIZARI SANTOS

NUEVA YORK, Estados Unidos. – Con la inauguración del nuevo Congreso de los Estados Unidos se avecinan tiempos difíciles para la administración Biden, que tendrá que lidiar con una Cámara de Representantes controlada por los republicanos, cuyo posible presidente y tercero en la línea de sucesión presidencial, ha expresado su intención de investigar a la familia del presidente, con el objetivo de retirar al mandatario de la Casa Blanca. 

Los nuevos congresistas, quienes integrarán el congreso 118 de la nación, asumen sus puestos este mes de enero de 2023 y permanecerán hasta enero de 2025, al menos los de la Cámara de Representantes. 

El Senado

Tras las elecciones de medio término, en donde estaban en juego varios escaños en el Senado y se renovarían los 435 de la Cámara de Representantes, el partido de gobierno logró ampliar su ventaja en el Senado, pero perdió por la mínima (5 asientos) el control de la Cámara, que ahora será presidida por un republicano. 

Antes de las elecciones, demócratas y republicanos estaban empatados 50 /50  en el Senado, cuando es así, el partido gobernante cuenta con el voto de desempate del Vicepresidente. 

En la Cámara de Representantes 

Con el triunfo de los republicanos, 220/215, en la Cámara de Representantes, terminó el reinado de Nancy Pelosi, quien encabezó una de las presidencias más activas y combativas de los últimos tiempos.

Kevin McCartney

Ahora, aunque algunos factores parecen indicar que sería otro, desde antes de las elecciones se daba por un hecho que de ganar los republicanos el control, Kevin McCartney se convertiría en "speaker", o presidente de ese organismo. 

A pesar de los conflictos internos y del recelo de republicanos como Mich McConell, líder de la minoría en el Senado, que no ve con buenos ojos la que sería la agenda principal de McCartney, todo indica que ya este tiene asegurados los 218 votos necesarios para asumir la presidencia de la Cámara. 

Una tormenta 

Si bien es cierto que las elecciones de mitad de mandato sirvieron para fortalecer la imagen del presidente Biden, y hasta convertirlo en uno de los presidentes que ha salido mejor parado en uno de estos procesos, no menos cierto es que, al perder el control de la Cámara de Representantes, y más aún con las proclamas levantiscas de McCartney, todo apunta a que se avecina una tormenta sobre el presidente Joe Biden, algunos miembros de su administración y hasta en su entorno más íntimo, donde obviamente no quedaría exento su hijo Hunter.

¿Amenazas o advertencias?

Desde que comenzó la campaña electoral para las elecciones de mitad de mandato, el republicano Kevin McCartney, aseguró que tan pronto asumiera la presidencia de la Cámara de Representantes pondría en marcha una investigación sobre los negocios en Ucrania del hijo del presidente, Hunter Biden y de los posibles vínculos que podría tener Joe Biden en estos negocios.

La agenda republicana 

Uno de los principales puntos de la agenda de los republicanos en la Cámara de Representantes es realizar un juicio político, impeachment, al presidente Biden, para obligarlo a salir del cargo.

Investigar la salida de las tropas estadounidenses de Afganistán, es otro de los puntos clave. Del mismo modo, han advertido que harán todo lo posible para frenar el gasto público y exigirán al gobierno que resuelva de una vez por todas el tema de la seguridad en la frontera. 

Aunque no lo han afirmado, tampoco han negado que, al asumir el control del organismo, no darán continuidad a las investigaciones realizadas por el comité legislativo que tuvo a su cargo la investigación del asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021 y que recomendó al Departamento de Justicia que procesara al expresidente Donald Trump, por considerarlo como el principal responsable. 

Algo que han advertido fuerte y claro es que pedirán explicaciones sobre las razones que motivaron los allanamientos en la mansión de Trump.

Proclama

Tras su elección para postularse como vocero del partido Republicano,  en noviembre pasado, Kevin McCartney, proclamó que con el triunfo de su partido había terminado "la era del gobierno unipartidista de los demócratas en Washington. Washington tiene ahora un control y un equilibrio. El pueblo estadounidense tiene ahora voz y voto en su gobierno".

Más de uno

Pero McCartney solo lleva la voz cantante, pues, los puntos de su agenda son compartidos por una amplia matrícula de republicanos, en especial los de extrema derecha, que amenazan con hacer aún más extensa la lista de investigaciones e investigados.

Cualquiera que sea elegido como presidente de la Cámara de Representantes, la va a emprender contra la actual administración. Al menos, eso han dejado claro los recién electos miembros de ese organismo. 

Y es que, al parecer, más de uno cree tener razones para iniciar acciones contra la actual administración.

Está claro que si se materializan las proclamas de los republicanos, a Biden y a su Administración les espera un tramo tormentoso, un camino de espinas que complicaría la ya dudosa posibilidad de prolongar su estadía en la Casa Blanca más allá de enero de 2025.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *