jueves, abril 25, 2024

Sísifo y Cronos en los resultados electorales y sus proyecciones

La literatura clásica, esa que desde muchísimo antes de Cristo, y casi tanto más posterior a él mantiene su presencia a pesar del barullo actual, por su pretensión didáctica, aspiración idealista, argumentación racionalista y propósitos antropocéntricos, es un medio que ayuda a explicar y a entender el entorno, a la sociedad, a través de importantes obras históricas, y también de una de sus variantes más conocidas: los mitos, que con sus personajes, historias y moralejas “ilustran los peligros del mal comportamiento”.

En la mitología aparece Poseidón, con poder para controlar “la furia del agua” (sería útil ante las inundaciones provocadas por el cambio climático); Atenea, diosa de la sabiduría y la guerra (necesaria para ver si con su sabiduría detiene la guerra, por lo menos el avasallamiento israelí); Apolo, dios de “la música, de la perfección y la belleza” (cualidades desconocidas en el dembow), personajes descendientes de Zeus, “padre de los mortales de la tierra”, quién enlaza a Cronos y Sísifo.

Sísifo, ese personaje que por su astucia logró burlar dos veces a la muerte, más que por ello, destaca por “el trabajo inútil y sin esperanza” (tal como dice Albert Camus en un ensayo que le dedica) que como condena a sus acciones, ya en la postrimería de su vida, le impusieron: intentar llevar una gigantesca piedra, muy superior y pesada, hasta la cima de una montaña, esfuerzo fallido cuando se acercaba a la meta, pero que la terquedad lo hacía emprender otra vez tras cada nuevo fracaso.

Cronos, es quizás de los dioses el más violento, peligroso e impasible, dado los hechos que le atribuye la leyenda: castrar a su padre, amante de su madre, y engullir a sus hijos para desactivar cualquier acción posible de estos contra su poder, que alcanzó sin reparar más que en su salvaguarda y ambición -esa que “rompe el saco”- la que a tantos ha desviado de primigenios propósitos a aventurarse, muchas veces con el auxilio de la fuerza, por rutas en las que desandan el primigenio camino trazado.

Los resultados electorales de este recién pasado domingo 18 de febrero han confirmado los pronósticos de las encuestas y parece que facilitarían algunas de las previsiones para afrontar las votaciones de mayo próximo, si es que los partidos y candidatos los evalúan con el necesario reposo y la suficiente responsabilidad cívica que tienen frente al pueblo y al país.

Atendiendo a esa responsabilidad cívica -que más allá de suponerles, hay que reclamarles a los dirigentes políticos y a los partidos-, un repaso de los mitos, como ejercicio refrescante de la cultura en la acción política. Permitiría identificar a los posibles Sísifo y a los indeseables Cronos, advirtiéndoles a unos de lo “inútil de su trabajo sin esperanza”, y a otros, que estos tiempos descarrilan cualquier posible protagonismo, si es que intentan imitar a esos personajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados