Río Partido o el paraíso escondido para no olvidar

Para llegar a él es un poco difícil. Sin embargo, el trayecto desde que se sale de la también comunidad montañosa de Monte Llano, del municipio Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, es una grata experiencia, la cual, por más que uno la haya atravesado para llegar a Río Partido, es algo que por su belleza nos parece una magia a descubrir cada día. 

Sus gentes, sus empedradas calles con sabor a un olvido macondiano, sus casitas todavía muchas de ellas cuyos laterales son de tablas de palma, zinc, una que otras sobre centenarios pilotillos de palo de “Juan Primero” o roble; con colores muy llamativos con predominio del amarillo y el rojo, les dan al aire campestre de la zona, todo un ritual armónico que para nada hacen causa común con las urbanas calles y mansiones de " las ciudades".

¡Hasta que por fin!!  se llega al sendero por donde y durante unos 35 minutos descendiendo en mulo o a pie, el visitante solo escucha durante su viaje de bajada, los interminables chirridos de los calcalíes, los lánguidos sonidos de las palmeras, o la suave brisa de unas montañas cuya virginidad de sus múltiples atractivos, las hacen cómplices silentes que nos ponen en contacto directo con una esencia poco usual: la natural.

Ya abajo, nuestros ojos pueden disfrutar de los 7 charcos, cuyas aguas, con tonalidades verdes (en el caso del charco de las dos bocas) y azules (cuando nos referimos al charco de las Auyamas), así como el otro denominado El charco de la novia, cuyas trasparencias en cascadas nos hacen viajar por diminutos momentos hasta unas cataratas imaginarias, y las que, para los campesinos del lugar, cobran vida a través de la magia de la pantalla chica de un televisor.

Ya con el tan visitado charco de las golondrinas, en donde los colores de los árboles les dan a este bello espacio una visión de negritud, pero con unas límpidas y termales aguas, en donde al zambullirnos en sus profundidades, nos hacen sentir que estamos en medio de un paraíso y del cual jamás nos podríamos desprender, para grabar las imágenes de Río Partido para siempre cautivas, en una desconocida zona de nuestros recuerdos, para tal vez jamás morir congelados entre la ficción y la realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.