sábado, marzo 2, 2024

Que ondeen dos millones de banderas tricolor en la frontera

Por Emiliano Reyes Espejo
[email protected]

Hace meses urgí la adopción de políticas que contribuyan a revertir la preocupante salida masiva de dominicanos que residen en los pueblos fronterizos. La situación ha dado lugar a que espacios dejados por dominicanos sean ocupados por extranjeros. Pregunté entonces ¿por qué los criollos abandonan sus terruños adorados para irse a la capital o emigrar a España, Estados Unidos y otros países?
Ahora procede que ondeen dos millones de banderas tricolores a todo lo largo de la Zona Fronteriza y renazca allí de nuevo el orgullo de ser dominicano. Colocar estas banderas en cada casa de los habitantes fronterizos, que se enarbolen los lienzos tricolores patrios en municipios, distritos municipales, secciones, en cuarteles militares y policiales, en las oficinas públicas, en las escuelas, parques públicos, en los centros deportivos, en las iglesias, en los clubes culturales, en las carreteras y hasta en las montañas.
Hay que insuflar un nuevo patriotismo a los habitantes de estas comarcas.
En otra oportunidad sugerí –en interés de que las autoridades se aboquen a salvaguardar esta región-que se adopte un programa de construcción de viviendas para habitantes de comunidades fronterizas. ¿La condición? que estos se acojan a un plan de crecimiento poblacional que garantice que las familias de esta zona se comprometan a procrear más de cinco hijos.
Las viviendas, además, no podrán ser traspasadas a terceros en un plazo de más de tres décadas y se prohibiría que las mismas sean vendidas a extranjeros antes de dicho periodo.
Se otorgarán incentivos de subsidios básicos de un salario mínimo, o algo más, a aquellas familias que se acojan a estas políticas. Igualmente, motivar a miembros de nuestras Fuerzas Armadas para que decidan radicarse en pueblos de la frontera. La condición sería que estas familias se comprometieran a radicarse en la zona y tener cinco hijos o más. El incentivo se perdería si las parejas deciden abandonar la zona.
Sugerimos igualmente incentivos de viviendas y exoneración de impuestos a dominicanos nacidos en las zonas fronterizas que han emigrado al exterior y decidan retornar a instalar pequeñas empresas o pequeños negocios en estos territorios.
Vengan todos
Es decir, que los organismos del Estado responsables de formular este tipo de políticas aúnen esfuerzos y se aboquen a su realización de manera conjunta (Presidencia de la República, Ministerio de la Vivienda, la Dirección General de Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia (Propeep) Instituto Agrario Dominicano (IAD) Dirección de Migración, Cancillería, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) etc.).
Según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) “la proyección de la población residente en la Zona Fronteriza asciende a 500,460 habitantes, equivalente al 4.75% de la población (ONE 2021), con una densidad poblacional de 46.24 hab. /km²., muy debajo del promedio nacional de 216.3 hab. /km².”.
Como se puede observar, esta densidad poblacional es extremadamente más baja con relación al promedio nacional, lo que justifica la implementación de políticas de incentivos para crecimiento de la población en esta demarcación del país.
5,292 subbarrios.
Atender al vecino sin perder la soberanía
Según los datos sobre la división territorial que ofrece la ONE, en la República Dominicana existen 32 provincias, 157 municipios, 234 distritos municipales, 1,597 secciones, 10,016 parajes, 2,663 barrios y
En esta división territorial concurren cinco provincias que están enclavadas en territorios fronterizos colindantes con Haití, un vecino al cual debemos atender, pero sin ceder en lo que respecta a nuestra soberanía territorial, demográfica, étnica, ni cultural.
En el estudio “Perfiles Productivos Provinciales para la Promoción de las Exportaciones y la Atracción de inversión para el desarrollo” que realizó Pro Dominicana con el apoyo de la Federación Dominicana de Cámaras de Comercio (Fedocámaras) se establece que en el orden territorial, “las provincias fronterizas son cinco: Pedernales, Independencia, Elías Piña, Dajabón y Montecristi”.
Sostiene, “sin embargo, (que) a los fines de aprovechamiento de incentivos, se agregan Santiago Rodríguez y Bahoruco, para este propósito se visualiza lo establecido por la Ley 12/21 que crea la Zona Especial de Desarrollo Integral Fronterizo y un régimen de incentivos, que abarca estas provincias”.
Por su lado, la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) señala que en estas provincias, municipios, distritos municipales y secciones, etc. de la Zona Fronteriza habitan algo más de medio millón de dominicanos. -Población que hay que aumentar-agrego yo.
¿Qué implican estos señalamientos? Que la reducida ocupación poblacional en la frontera tiene la agravante de que, mientras nuestra población se reduce en esta zona, como consecuencia de variados factores, los habitantes de Haití crecen a pasos agigantados en su territorio, pese a tener el estandarte de la aridez de sus tierras y que, además, se trata de un espacio mucho más pequeño que el nuestro.
Desde esta óptica se impone recomendar –además-que se declare una Alerta Roja en la Zona Fronteriza ante lo que se nos viene encima: el inevitable avance del “ojo de este huracán categoría cinco” que es la silenciosa ocupación haitiana. Este fenómeno se abalanza sobre nosotros a consecuencia de la grave crisis que atraviesa el vecino país.
Ni mencionar por ejemplo lo que eso implica, lo que nos vendrá en términos de depredación de los recursos naturales (flora y fauna). Ha llamado la atención la forma como el fenómeno de avance silencioso del espectro de las telecomunicaciones haitianas en toda esta zona, en desmedro de nuestras telecomunicaciones. (Se escuchan más las emisoras haitianas y se captan más las llamadas de los celulares de empresas haitianas que las emisoras y los servicios de las prestadoras del país).
Además de todo esto, se registra una mudanza lenta, pero sostenible, tranquila, modesta y sin ruidos en territorios dominicanos por parte de familias haitianas. La situación ya influye en las costumbres dominicanas. Esa presencia distorsiona los pocos esfuerzos que realiza el Estado dominicano para organizar la población fronteriza en torno a un Estado moderno (lo que se manifiesta en las frecuentes quejas de ciudadanos dominicanos, en el sentido de que trabajadores haitianos les han desplazado de la labor del “motoconcho”, llegando esto incluso a provocar reyertas entre las partes).
Otro hecho resaltante es que el gasto militar para proteger la Zona Fronteriza resulta cada vez más costoso. La situación ha obligado no solo a tener una mayor presencia de la guardia en la zona, además de que se ha forzado al Estado dominicano a realizar “inversiones no previstas” para adquirir armamentos y avituallamientos de militares y policías, utilizando recursos que bien pudieron ser usados para mejorar la calidad de la salud y de otros renglones vitales.
Ante tan acuciante realidad, nos parece ver a los pobladores fronterizos sumirse lentamente en algo altamente preocupante, la indiferencia de estos ante los valores cívicos y patrióticos en aras de abrazar intereses pecuniarios. Se ha ido perdiendo el fervor patriótico para ir adaptándose a costumbres que no son propias de nuestra realidad y que les parecen incorregibles e irreversibles.
Nos asiste -por tanto- el temor de que, ante la persistencia de las degradaciones que hemos venido heredando y las que ahora estamos sumando, necesitemos realizar un esfuerzo enorme para que se reviertan los niveles de esperanza y de dominicanidad en la Zona Fronteriza. Hacerlo sobre todo ahora, en este Mes de la Patria en que exaltamos la obra insigne de valiosos dominicanos, encabezados por los patricios Juan Pablo Duarte, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez.
Actividades
En ese tenor, proponemos las siguientes actividades dirigidas a levantar el fervor patriótico de los habitantes fronterizos:
-Realizar una acción conjunta entre el Gobierno a través de Efemérides Patrias, el Instituto Duartiano y la Academia de la Historia que conlleve a una gran jornada que lleve y haga ondear dos millones de banderas en todas las comunidades fronterizas.
-Celebrar la Fecha Patria del 27 de Febrero con el tradicional desfile militar, pero esta vez en una de las provincias de la frontera.
-Desarrollar una amplia campaña de concientización patriótica en todas las poblaciones fronterizas. Usar recursos promocionales tradicionales (pancartas, afiches, charlas, conferencias, exposiciones, presentaciones artísticas y culturales) para impulsar el patriotismo en la frontera. Además, producir programas patrióticos a través de las emisoras y los canales de televisión que tienen presencia en esta demarcación del país (Ojo, no nos referimos a propaganda anti-haitiana sino a promover los valores de los dominicanos).
Lograr despertar el amor patrio que caracteriza a los fronterizos debe ser el Norte de todos. En ese tenor el Gobierno central, Efemérides Patrias, Instituto Duartiano se deben proponer la realización de un amplio programa de propaganda y orientación dirigido a alcanzar que la educación cívica y patriótica retome su sitial entre los habitantes de la zona fronteriza. En tanto, que ondee dos millones de banderas por todos los rincones de la Patria fronteriza.
*El autor es periodista

Emiliano Reyes
Emiliano Reyes
Nace en Tamayo, se traslada a Santo Domingo y estudia comunicación social en la UASD. Ha laborado en instituciones públicas y privadas. Realizó cursos de capacitación en Washington, Venezuela, Cuba y en el país. Ha sido reportero en Radio Televisión Dominicana (CERTV) Radio Mil, Radio Popular, La Noticia, El Siglo y Listín Diario. También, laboró en las Secretarías de Agricultura, Salud Pública y Cultura; IDSS, INESPRE, INDOTEC-Banco Central, Banco Agrícola e INDOTEL. Ha sido director y encargado de Prensa, Relaciones Públicas en IDSS, INDOTEC (IIBI), Cultura e INDOTEL, donde labora actualmente. Ha sido Coordinador Administrativo en BCRD, reconocido Empleado del Año y Empleado con más horas extras trabajadas (INDOTEC-BCRD). Ha publicado en La Noticia, El Nacional y El Día.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados