viernes, junio 14, 2024

¡Que no se repita!

LITO SANTANA
Ya ha pasado más de una semana de aquella trágica madrugada del 28 de febrero, en la que, en medio de una fiesta, balacera, típica de una película del medio oeste de Estados Unidos, dos hombres se entran a tiros y sin pensar en la presencia de cientos de personas, comienzan a matar a todo el que le queda en frente.
Lo ocurrido en el negocio de bebidas llamado “Chichio Drink”, ubicado al frente del parque municipal de Tamayo, no tiene forma de justificarse.
Tres muertos, cinco heridos de bala y varios con lesiones producto del peor episodio de violencia, que haya vivido esa comunidad en toda su historia.
Es que las muertes de Sandy Rabely Michel, de 29 años; Flordely Mateo Caminero, de 37 años, y Yahan Morrillo González, de 28 años, quien residía en Vicente Noble, ya han marcado, de muy mala manera, la vida de esta pequeña comunidad.
Los heridos fueron identificados como Ismael Ricardo, Ydalisa Figuereo, Rosmery Jiménez y Ahidelyn Sirett Ramírez.
En casos como este siempre habrá diversas versiones del porqué y el cómo ocurrieron las cosas, pero lo cierto es que una tragedia de esta magnitud es la muestra más evidente de la degeneración que ha llegado nuestro país y la violencia, que se van apoderando de nuestra juventud, al parecer de manera inevitable.
Tamayo, un laborioso municipio que ha alcanzado notoriedad por sus hombres y mujeres vinculados a los movimientos revolucionarios propios de sus épocas, o por su potencial deportivo con fama nacional o internacional, por sus espectaculares grupos artísticos, folklóricos o culturales, por sus artistas y profesionales prestigiosos, y por su producción de plátanos, ganadores hasta de concursos del libro de Guinness, ha pasado a ser un pueblo sacudido por tragedias y el bochorno.
Lo del 28 de febrero es la punta de al iceberg, pero antes, y de manera paulatina, venían ocurriendo enfrentamientos, producto de actividades delincuenciales, casi siempre con pérdidas de vidas.
Los pobladores de Tamayo, sus instituciones y sus autoridades, están impactadas y claman justicia ante esta barbaridad.
El Ayuntamiento Municipal declaró tres días de duelo, suspendió sus actividades culturales a propósito de la celebración de la creación del municipio, que es el 10 de marzo y todo el que se ha enterado de este hecho lo ha lamentado.
Los acusados de la matanza, Ronny Mesa y Hansen Pérez de la Cruz, ya han sido arrestados por la fuerza del orden.
Sin embargo, por más correctos e íntegros que sean los encargados de administrar justicia en los tribunales, nadie podrá reparar estas terribles pérdidas de sus seres queridos.
Por eso cada vez tiene más sentido lo expresado por César Michel, padre de una de las víctimas, Sandy Rabely, en medio del llanto y el dolor: “¡Ojalá que desgracias como esta nunca se vuelvan a repetir!”

Lito Santana
Lito Santana
Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados