Por encima del espíritu de la Navidad

Por Santo Salvador Cuevas 

El escenario navideño, que trae consigo cada año un mensaje universal de Amor, Confraternidad y Unidad en toda la sociedad, este espíritu emana cada año y desde los tiempos remotos en que seguidores de Jesucristo asumieron la promoción (en tiempo y distancia) del Nacimiento del Galileo hace 2022 años.

La tradición no sólo arrastra la Navidad en sí, sino también que -con ello- se enarbolan los valores, los principios y fundamentos esenciales del cristianismo.

De lo anterior, por la fuerza y alcance de la Fe Cristiana en gran parte del globo terráqueo, es que se asume en el mundo político y social (sobre todo en el mundo cristiano), "hacer tregua política y dar paso a los cánticos, las oraciones y la confraternidad en toda la tierra.

En República Dominicana, todos los políticos asumieron "la encomienda de la tregua", menos el Gobierno, quien lo politizó todo y a todo trató de sacarle ventajas, como colocar el Plan Social de la Presidencia como la "tribuna legal"  para conquistar y sumar votos y adeptos, precisamente a la puerta de iniciarse en el país la "Pre Campaña Electoral en el 2023″.

Miles de bonos entregados sin criterios

Es normal que el Gobierno acuda en Navidad a "dar la mano amiga" a los sectores menos favorecidos. Eso se hizo siempre, lo hizo el Dr. Joaquín Balaguer con "la fundita colorá"; lo hicieron los Gobiernos del PLD con "las cajas y golosinas navideñas", entonces, que este Gobierno establezca la forma de dar las ayudas con sus  bonos, no le inhabilita.

La politización y desnaturalizado de un propósito

Cuando el Gobierno lleva una funda de alimentos o una caja con alimentos y golosinas, o, mejor aún, cuando entrega las cajas y brigadas de trabajos también, la familia que la recibe sabe en el subconsciente, que con esos alimentos va a integrar a la familia y que con los productos de las fundas o cajas va a cocinar y todos compartirán en la mesa la Cena Navideña.

Los bonos no lleva en la mayor parte de los casos una proyección familiar, ni van orientados a compartir en la mesa, sino que se los entregan a todo el mundo, no importa si es lumpen o borrachín, porque en la lógica oficial el voto del lumpen y el borrachín en las urnas tienen igual valor que el voto que deposita una ama de casa, solo que el Gobierno  ignora o no le interesa reconocer que, quienes garantizan que impere en el hogar la unidad, la integración y el espíritu navideño, son las amas de casa, quienes se encargar de  administrar la Cena Navideña para toda la familia.

La intención del gobierno podría ser "aportar a la Cena de Nochebuena", pero al desparramar más de RD$135,000 millones de pesos dirigidos a titiri mundati, eso le quita la esencia de integración familiar y lo transforma en proselitismo y politiquería.

Un decreto electorero

El decreto 773-22, emitido por el Poder Ejecutivo y donde se dispone "la suspensión de labores en todo el territorio nacional", no vino a resolver nada que no sea un empeño populista matizado por una visión oportunista de la cosa, pues en el Gobierno saben que desde el 24 y 25 de diciembre estamos en fiestas y que esa no hace tregua ni el día primero, ni el 2 de enero. La fiesta termina (con decreto o sin decreto) cuando el 6 de enero pasa el día de los Santos Reyes.

Es tanto así que la sociedad debe preguntarse, sí el día 2 de enero es "el Día de Fiesta". Entonces por qué el Ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd) no llama a docencia desde el día 3 de enero; y por qué el Gobierno no orienta también por decreto, que desde el día 3 de enero se dé apertura a todas las oficinas públicas. 

No lo hace porque esas festividades no están atadas a la voluntad de ningún gobierno, sino que responden a toda una tradición cristiana que data de cientos de años.

De manera tal que el decreto 773-22, así como la entrega indiscriminada de los Bonos, forman parte de un enfoque populista y es una manera indiscriminada de politizar el espíritu navideño.

El fin es ganar adeptos, aunque entreguen el Banco Central de manera indiscriminada y sin control, pues "a lo que nada nos cuesta, hagámosle fiesta".

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *