¡Pobres del mundo! ¡Salid, avanzaos y reclamad vuestra inclusión a Internet!

Por Emiliano Reyes Espejo

[email protected]

No lo digo yo, lo acaba de proclamar la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

Los pobres siguen siendo los más excluidos de “las oportunidades en línea”. De hecho, la UIT estima que unos 3 mil 700 millones de personas no están conectadas. 

Un dato irrebatible que no solo es una realidad a nivel global, sino también una realidad local, en nuestro terruño. Aquí se realizan esfuerzos sostenidos a nivel local, pero no ha sido ni es todavía suficiente. Hay demasiados factores que impiden la expansión sin miramientos en el territorio nacional de esta vital herramienta para el desarrollo. 

Llegó el momento, la oportunidad de superar todos los escollos. ¿Lo lograremos?

Una investigación previa

Ya la propia UIT y la Alianza para la Internet Asequible (A4AI) habían hecho la advertencia. Sostuvieron que “los altos costes del acceso a Internet en relación con los ingresos siguen siendo uno de los principales obstáculos al uso de servicios TIC en todo el mundo”. Tuvieron en cuenta “las diferencias de ingresos, una suscripción de banda ancha móvil con al menos 1,5 gigabytes de datos cuesta alrededor de cuatro veces más en los países en desarrollo que en los desarrollados”.

La UIT y la A4AI analizaron en 2020 cinco categorías: banda ancha móvil, banda ancha fija, datos móviles y voz de bajo uso, datos móviles y voz de alto uso, y móvil de uso bajo y concluyeron que: “Los precios de los servicios en las cinco categorías continuaron disminuyendo de forma lenta pero constante durante el año pasado”. Precisaron que “aunque las redes 4G cubren el 85% de la población mundial, la mitad de esas personas todavía seguían sin acceso en 2020”.

“Los países en desarrollo fueron los principales motores de esta caída mundial de los precios”, apunta dicha investigación, y agrega: “Sin embargo, sigue existiendo una marcada brecha de asequibilidad entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Mientras que las redes 4G cubren áreas con alrededor del 85% de la población mundial, casi la mitad de esas personas todavía estaban fuera de línea en 2020”.

Los pobres siguen excluidos en 2022

 “Internet es más asequible y está más extendido, pero los más pobres del mundo siguen excluidos de las oportunidades en línea”, titula la UIT un documento sobre hechos y cifras del 2022 en el que “ofrece la última información sobre la conectividad mundial en medio de la actual crisis económica”.

Aquí en el país se hacen esfuerzos para no quedarnos atrás. El presidente del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), Nelson Arroyo, en su reciente participación en el #Partner2Connect que impulsa la UIT como una de sus iniciativas en materia de desarrollo de las telecomunicaciones, ha explicado el alcance de las políticas puestas en marcha por el gobierno dominicano para reducir la brecha de acceso y el costo del Internet.

Arroyo dio la bienvenida a la misión de alto nivel de la UIT que explicó la importancia de este proyecto para el país. #Partner2Connect es “una agenda de espacios de discusiones bilaterales entre entidades gubernamentales, sector privado y organismos internacionales que buscan impulsar desarrollo de la conectividad y la transformación digital”.

“El Indotel, que representa al gobierno dominicano en materia regulatoria de las telecomunicaciones, será la institución piloto de este proyecto en la región, mediante la implementación de cuatro compromisos que se realizarán en nuestro territorio: Canasta Digital Social, la creación de condiciones para implementar las redes 5G, un proyecto de mejora de la conectividad para la transformación digital y el Sanbox Regulatorio”, explicó Arroyo. 

¿Qué implica eso? Implicará la ejecución por parte del país de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$115 millones de dólares que es destinado a la puesta en marcha del proyecto que está dirigido a incrementar la digitalización, acelerar el acceso a Internet, y la adopción y continuidad de servicios digitales con enfoque de género.

Se invierte igualmente en la expansión de la infraestructura de banda ancha incluida redes troncales a través de la Empresa de Transmisión Eléctrica Dominicana (ETED) además de iniciativas para lograr una mejor conectividad de los ciudadanos. Estos esfuerzos incluyen capacitación para desarrollar habilidades digitales, con lo cual se espera impactar 4 millones de personas de escasos recursos. Además, la expansión de la conectividad a 108 municipios que no tienen red alámbrica para el servicio de Internet.

Informe de UIT y coste del Internet

En el informe de medición de la conectividad, publicado el 30 de noviembre y quizá último de la gestión del chino Houlin Zhao  al frente de la Secretaría General de la UIT, se destaca que “el precio medio mundial de los servicios de banda ancha móvil disminuyó del 1,9% al 1,5% del promedio de ingreso nacional bruto (INB) per cápita”.

Aunque resulta inverosímil, el hombre utiliza más el Internet que la mujer. 

Según señala el informe, “en 2022, solo un 63% de mujeres han utilizado Internet, en comparación con un 69% de hombres”, mientras que “casi tres cuartas partes de la población mundial de 10 años de edad o más posee actualmente un teléfono móvil”.

En tanto, “los jóvenes de 15 a 24 años de edad-afirma el documento-son el motor de la conectividad en el mundo, el 75% de ellos tiene actualmente la capacidad de utilizar Internet”.

Costo sigue siendo obstáculo, aquí y allá

Cada año la UIT emite un documento, el Facts and Figures, mediante el cual se examina la conectividad digital en el mundo. “El coste de los servicios de Internet ha disminuido ligeramente en todo el mundo en 2022”, enfatiza esta investigación.

“Internet se ha hecho más asequible en todas las regiones del mundo y entre todos los grupos de ingresos, según el examen realizado por la UIT, el organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC)”.

Precisa, sin embargo, que “con todo, el coste sigue siendo un obstáculo importante para el acceso a Internet, especialmente en las economías de bajos ingresos. La actual situación económica mundial –inflación elevada, aumento de tipos de interés y profunda incertidumbre– podría agravar las dificultades que entraña ampliar el alcance de Internet en las zonas de bajos ingresos.

"Internet podría ser más asequible en todo el mundo, pero para miles de millones de personas es tan inaccesible como nunca", declaró Houlin Zhao, Secretario General de la UIT quien el 1 de enero de 2023 entregará la dirección de este organismo a la representante de Estados Unidos, Doreen Bogdan-Martin, quien lo dirigirá en los próximos cuatro años. 

"Tenemos que seguir trabajando para que Internet sea cada vez más asequible, incluso ahora que la caída a nivel mundial en la economía empeora las perspectivas de muchos países", dicho Zhao.


Las series de Facts and Figures de la UIT ofrecen estimaciones a partir de indicadores clave de la conectividad para el mundo, regiones y grupos de países seleccionados. Gracias a la evaluación se muestra el contexto de evolución de la brecha digital y, al mismo tiempo, se examinan los avances hacia su solución.

El acceso aumenta, pero no tan rápido

“A principios de este año, la UIT comunicó que 2, 700 millones de personas, aproximadamente un tercio de la población mundial, seguían sin estar conectadas a Internet. La cifra supuso una mejora respecto a 2021, pero puso de manifiesto una desaceleración si se compara con las fuertes ganancias de conectividad logradas durante el inicio y el pico de la pandemia de COVID-19”, indica el informe, y agrega:

"El acceso a Internet está aumentando, pero no con la rapidez y equidad a lo largo del mundo que se necesita", declaró la Sra. Doreen Bogdan-Martin, directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT y Secretaria General electa. "Demasiadas personas siguen viviendo en la oscuridad digital. Nuestro objetivo a nivel mundial es lograr recursos que permitan a todo el mundo beneficiarse de una conexión de calidad".

Precios más bajos pero todavía demasiado altos para demasiadas personas

“Según Facts and Figures 2022, el precio medio mundial de los servicios de banda ancha móvil disminuyó del 1,9% al 1,5% del promedio de ingreso nacional bruto (INB) per cápita”. 

Apunta que: “La banda ancha móvil permite a los usuarios acceder a Internet desde un teléfono inteligente. La asequibilidad de este servicio se ha convertido en una referencia para la utilización de Internet en el mundo, ya que ofrece un acceso relativamente barato en comparación con el servicio fijo de Internet”.

“Con todo, -añade el informe de la UIT- para el consumidor medio en la mayoría de las economías de bajos ingresos, el coste de los servicios de banda ancha fijos o móviles sigue siendo demasiado elevado”.

Y subraya que “se ha observado que un plan de datos móvil básico en estos países cuesta en promedio un 9% de los ingresos medios. Esto representa una ligera disminución desde 2021, pero sigue siendo muy superior al coste de servicios similares en países con ingresos más elevados. El resultado es que quienes menos pueden costearse un servicio de banda ancha –y quienes más podrían beneficiarse de él– están pagando los importes más elevados en términos relativos”.

A principios de este año, la UIT y la Oficina del Enviado del Secretario General de las Naciones Unidas para la Tecnología anunciaron objetivos ambiciosos para lograr una conectividad digital universal y de calidad en 2030. En ellos se estableció como objetivo prioritario la asequibilidad, definida como la disponibilidad del acceso a la banda ancha a un precio inferior al 2% del INB mensual per cápita, con miras a garantizar que todo el mundo pueda beneficiarse plenamente de la conectividad.

Y en RD, ¿qué ocurre con el Internet?

En el país se vive actualmente un proceso de expansión del servicio de Internet, pero no ocurre lo mismo con el costo de acceso, lo cual ha sido tema de preocupación y debate en el país desde hace cierto tiempo, pero que es muy poco lo que se ha logrado. La situación se atribuye a la concentración de la oferta en pocas empresas, la lenta expansión de la banda ancha (por costosa y con poca retribución de beneficios en las regiones remotas) y debido a los efectos de la pobreza en grupos específicos de la población que le impiden el acceso en línea.

Hay un estudio –único realizado por un experto dominicano sobre la realidad de los servicios de las telecomunicaciones en el país-, especialmente el acceso a Internet, que lo hizo el economista y ex miembro del consejo directivo del Indotel, Fabricio Gómez Mazara. El académico y experto en finanzas publicó en mayo de 2017 la investigación “Determinantes del gasto y demanda de servicios finales de telecomunicaciones en hogares de República Dominicana”, en la cual examinó no solo el costo del Internet por regiones, sino en los hogares y sectores, y recomienda entre otras medidas –hablamos de hace cinco años-la necesidad de “poner en marcha, lo antes posible, la masificación de los servicios de Internet de banda ancha”. Plantea además que dicha medida “debe priorizar a los hogares de la zona rural, los que reciben subsidios sociales y los dirigidos por mujeres”. 

Las estadísticas del Indotel estiman en 9.4 millones de cuentas de Internet en el país. Se establece que entre septiembre de 2020 y diciembre de 2021 las cuentas de Internet crecieron 13.3%. No implica esto necesariamente que exista una mayor cantidad de personas con acceso a la red, sino que implica los casos de personas que tienen más de una cuenta.

Pero ¿qué hacen en la actualidad las autoridades para que se registre en el país un real acceso a Internet de las personas de escasos recursos ubicados en zonas remotas? 

Una brecha de género y brecha digital

En relación con las economías de las que se dispone de datos para 2021 y 2022, en este último año hubo más países que alcanzaron la meta de asequibilidad del 2% en diferentes tipos de servicios, refiere la UIT.

Aunque las mujeres representan cerca de la mitad de la población mundial, hay 259 millones de mujeres menos que de hombres con acceso a Internet. Solo el 63% de las mujeres ha utilizado Internet en 2022, en comparación con el 69% de los hombres, según Facts y Figures 2022. La brecha de género es aún más preocupante en países de ingresos bajos, donde el 21% de las mujeres accede a Internet frente al 32% de los hombres, cifra que no ha mejorado desde 2019.

En general, el mundo se ha ido acercando a la paridad de género en los últimos tres años. Esta paridad se logra cuando el porcentaje de mujeres dividido por el porcentaje de hombres que utilizan Internet se sitúa entre 0,98 y 1,02. La paridad de género ha aumentado del 0,90 en 2019 al 0,92 en 2022.

Por lo general, las regiones con mayor utilización de Internet también tienen puntuaciones más altas de paridad de género. Y al revés: muchas de las economías menos adelantadas y vulnerables del mundo tienen poca utilización de Internet, una baja puntuación de paridad de género y un progreso limitado a este respecto en los últimos tres años.

La propiedad de teléfonos móviles sigue aumentando

Por primera vez, Facts and Figures de la UIT muestra estimaciones mundiales y regionales de la propiedad de teléfonos móviles en las que se observa que casi tres cuartas partes de la población mundial de 10 años o más tenía en 2022 un teléfono móvil. Los teléfonos móviles son la pasarela más común para utilizar Internet, y el porcentaje de propiedad sirve de indicador de la disponibilidad y el acceso a la red.

Con todo, la propiedad de los teléfonos móviles sigue siendo mayor que la utilización de Internet, especialmente en los países de ingresos bajos. La dependencia del servicio móvil celular puede ser otra indicación del efecto de los costes, ya que los precios de este servicio son inferiores a los de la banda ancha.

Los jóvenes usuarios de Internet superan un umbral digital

Según Facts and Figuras 2022, los jóvenes de 15 a 24 años son la fuerza motriz de la conectividad: en el mundo, el 75% de ellos tiene actualmente la capacidad de utilizar Internet, frente al 72% de 2021. Se calcula que, entre los demás grupos de población, el porcentaje de utilización se sitúa en un 65%.

La universalidad, que se alcanza cuando el 95% de un grupo de población utiliza Internet, ya se ha logrado entre los jóvenes de 15 y 24 años de edad en economías de ingresos altos y medianos altos. Las economías de bajos ingresos presentan la mayor brecha generacional: el 39% de los jóvenes utilizan Internet, frente a solo el 23% de los demás grupos de población.

Otra de las conclusiones de Facts y Figures 2022 es que los abonos a la banda ancha móvil continúan aumentando rápidamente y se acercan a las tasas de abonos a la telefonía móvil celular, las cuales se están estabilizando. Los abonos a la banda ancha fija también siguen creciendo constantemente, pero la falta de competencias digitales continúa siendo un obstáculo que impide a las personas aprovechar plenamente los beneficios de acceder a Internet y limita su capacidad de evitar los peligros vinculados a la red.

En 2023, se publicará un análisis detallado a nivel mundial, regional y nacional de cinco planes de precios estudiados por la UIT, así como la totalidad de los conjuntos de datos nacionales de precios de las TIC en 2022.

En tanto, la nueva Secretaria General de la UIT, Doreen Bogdan-Martin, se ha planteado para su gestión que comienza en enero “aspirar al máximo para lograr una conectividad digital universal, que sea segura e inclusiva”. 

Además, su máximo reto planteado entre los tres pilares de su gestión, es “suministrar conectividad universal respaldada por redes resilientes y seguras para las 3 mil 700 millones de personas que siguen sin estar conectadas”.

Los postulados del gobierno actual e incluso de gestiones anteriores, conjuntamente con la capacidad técnica del Indotel, su presidente Nelson Arroyo, su directora ejecutiva Julissa Cruz, y el equipo de profesionales que conforman el consejo directivo del órgano regulador son similares a los objetivos de Bogdan-Martin, solo que en nuestro caso, se trata de una pequeña escala en una remota isla del Caribe, donde también se ansía la universalidad del acceso a Internet, sin importar la región, la población, o si se es rico o pobre, y sin importar lo remota de la localidad. 

Porque, como afirman estos organismos mundiales, “a medida que el mundo se vuelve cada vez más digital, la necesidad de ampliar la conectividad a todos se vuelve cada vez más urgente".

Avanzamos Sancho, avanzamos, aunque sea “a pasito lento”, como dice un clásico de nuestro merengue que sí ya es universal.

*El autor es periodista.

Emiliano Reyes

Emiliano Reyes

Nace en Tamayo, se traslada a Santo Domingo y estudia comunicación social en la UASD. Ha laborado en instituciones públicas y privadas. Realizó cursos de capacitación en Washington, Venezuela, Cuba y en el país. Ha sido reportero en Radio Televisión Dominicana (CERTV) Radio Mil, Radio Popular, La Noticia, El Siglo y Listín Diario. También, laboró en las Secretarías de Agricultura, Salud Pública y Cultura; IDSS, INESPRE, INDOTEC-Banco Central, Banco Agrícola e INDOTEL. Ha sido director y encargado de Prensa, Relaciones Públicas en IDSS, INDOTEC (IIBI), Cultura e INDOTEL, donde labora actualmente. Ha sido Coordinador Administrativo en BCRD, reconocido Empleado del Año y Empleado con más horas extras trabajadas (INDOTEC-BCRD). Ha publicado en La Noticia, El Nacional y El Día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *