lunes, abril 22, 2024

Plan de Alivio de deuda Estudiantil: ¿excede o no, su autoridad el presidente Biden?

Por Evelyn Irizarri Santos

NUEVA YORK, Estados Unidos. – El presidente Joe Biden prometió durante su campaña electoral que perdonaría la deuda de los préstamos estudiantiles a aquellas personas cuyos salarios anuales no excedieran los 125 mil dólares. 

Dependiendo del tipo de préstamo, el monto perdonado sería de 10 o 20 mil dólares.

Sin embargo, hasta el momento,  lo único que ha conseguido el mandatario es congelar los pagos de los préstamos, hasta que la Suprema Corte de Justicia decida si el presidente Biden se excedió en sus atribuciones, como han alegado los gobernadores republicanos de seis estados, que buscan dejar la medida sin efecto. 

Decisión en contra 

Luego de que un grupo de congresistas y cinco gobernadores del Partido Republicano recurrieran ante la justicia para bloquear el perdón a la deuda de más de 40 millones de personas, que habían tomado préstamos estudiantiles para hacer sus carreras profesionales, algunos de los cuales ya habían pagado una gran parte de la deuda, un juez determinó que en efecto el presidente Joe Biden habría cruzado la línea limítrofe de su poder al tomar esta decisión y por lo tanto la dejó sin efecto. Una decisión que fue apelada de inmediato por la Casa Blanca y el Departamento de Educación. 

La apelación permite mantener suspendidos los pagos, pero el tiempo se acaba y ahora el pleno de la Suprema Corte de Justicia deberá tomar la decisión final. 

A más de un año

Este plan ha encontrado muchas piedras en el camino y a pesar del anuncio hecho por la Casa Blanca, hace más de un año, de que el presidente Biden había firmado la orden y sin importar que el Departamento de Educación de los Estados Unidos se aprestara a notificar a todas las personas elegibles e instruirles sobre los pasos a seguir para beneficiarse de la ayuda, un grupo de congresistas del Partido Republicano demandó a la Administración y al presidente Biden, a quien acusaron de ir más allá de su poder y tomar una media que excedía sus atribuciones.

Ante la Suprema 

El pasado martes, una multitud se congregó a las afueras del edificio de la Suprema Corte, en lo que sería una histórica audiencia de argumentos orales que determinaría el éxito o fracaso de la medida de condonación de la deuda de préstamos estudiantiles a millones de personas en los Estados Unidos. 

Al lugar también se presentaron congresistas progresistas que defendieron la autoridad que le asiste al presidente para conceder el perdón de ese tipo de deuda. La audiencia de esta semana es crucial, pero los jueces darán a conocer su decisión del caso en el mes de junio. 

De acoger los argumentos de los demandantes, quienes tienen una deuda estudiantil, deberán reanudar o iniciar sus pagos mensuales.

La Casa Blanca ha adelantado que estará pendiente de la decisión de los nueve jueces de la Suprema Corte, ya que, dependiendo del fallo, el gobierno determinará si modifica o no la fecha en que las personas comenzarán a pagar.

Promesa de campaña

En más de una ocasión, durante su campaña por la presidencia, Joe Biden se refirió al largo tiempo que le llevaba a una persona pagar una deuda contraída para realizar sus estudios superiores, aduciendo que no era justo y que la educación no debía resultar tan costosa. Es por eso que aseguró que, de convertirse en presidente iba a perdonar estas deudas a las personas cuyos ingresos no excedieran los 125 mil dólares al año. Una oferta que resultó sumamente atractiva para los potenciales beneficiarios. 

Lo que implica 

La condonación de esta deuda aliviaría una carga pesada para cerca de 40 millones de personas que están pagando préstamos educativos. En algunos casos, los deudores ni siquiera concluyeron sus estudios, pero la regla es que después de un período de seis meses sin asistir a la universidad, los estudiantes deben comenzar a pagar, en cuotas mensuales, el monto de sus préstamos. 

Republicanos se oponen

Quienes se oponen a la medida anunciada por el presidente Biden en agosto del año pasado, de perdonar miles de millones en deudas de préstamos estudiantiles,  alegan que el presidente no tenía facultad para conceder este perdón y que era injusto para los otros millones de personas que en el pasado pagaron sus deudas. 

Los Estados republicanos de Iowa, Kansas, Nebraska, Missouri y Carolina del Sur, a los que más tarde se unió Arkansas, tratan de poner un freno al plan de perdón de deuda estudiantil del presidente Biden, una iniciativa que forma parte del plan económico implementado por la presente Administración para hacer frente a los efectos de la pandemia. 

Elegibilidad 

Para calificar para el perdón de un monto de 10 mil dólares, las personas deben ganar menos de 125 mil dólares al año, pero este monto subiría a 20 mil, si la persona además recibió una  Beca Pell que concede el gobierno federal 

Larga batalla

Tan pronto como el presidente Joe Biden anunció su plan, quienes lo apoyan se han enfrascado en una batalla legal frente a quienes tratan de impedir que prospere. Le toca el turno a la Corte Suprema, que tiene la última palabra y deberá establecer si ciertamente el presidente Joe Biden excedió su poder ejecutivo o si en efecto actuó dentro de las atribuciones de su poder, pero para conocer quién resultará favorecido con la inapelable decisión habrá que esperar hasta el mes de junio.

Evelyn Irrizari
Evelyn Irrizari
Evelyn Irizarri Santos es periodista, con experiencia en televisión, medios digitales y prensa. Es, además, abogada y educadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados