jueves, abril 25, 2024

Piedras estalactitas y estalagmitas, hallazgos impresionantes en La Cueva de las Maravillas, que debes conocer

LITO SANTANA

La primera vez en mi vida que vi, literalmente hablando, las piedras estalactitas y estalagmitas fue en la Cueva de las Maravillas, un lugar inimaginable que conocí a mediados de los años 70 y que estoy invitando a los lectores de pronosticamedia.com a conocer. 

Y si ya la han visitado, deben hacer un esfuerzo para que sus hijos o sus nietos acudan a ese impresionante lugar, hecho por la naturaleza para disfrute de los dominicanos y el mundo.

Ubicada a unos 100 kilómetros de la ciudad Capital y justo en la autopista que une a San Pedro de Macorís con La Romana, está este lugar, hospedero de estas curiosas formaciones de la naturaleza que llevan estos nombres.

Los textos definen a las estalagmitas como “espeleotemas originados en el suelo y que, a diferencia de las estalactitas, se dirigen de forma ascendiente”. 

Además, no tienen el conducto central como las estalactitas, sino que aumentan de tamaño por los residuos de calcita o carbonato cálcico.

En tanto, que las estalactitas son “rocas que aparecen en el techo de una cueva a partir de la filtración de agua con partículas de carbonato cálcico (calcita). Las estalactitas son formaciones calcáreas de estructura irregular que terminan en punta”.

Pero además de eso, esta cueva que tiene el centro de sus atractivos a unos 25 metros hacia abajo, en una extensión de 800 metros, te ofrece todo un viaje por el mundo de la naturaleza en cuyo recorrido puedes invertir casi una hora de impresionantes sorpresas.

Sus promotores la ponderan “por su enorme riqueza natural y cultural, con un sistema de iluminación, elevador que la conecta con la superficie y una red de rampas y senderos que conectan las distintas galerías, que la hacen un lugar bastante fácil”.

Tiene más de 500 registros rupestres, entre cuevas y abrigos rocosos.

Dicen los científicos que sus formaciones rocosas se han producido a lo largo de millones de años por la acumulación de minerales diluidos en el agua. Es un regalo increíble de la madre naturaleza.

Dentro de la cueva viven murciélagos y varias especies de insectos, roedores, reptiles y anfibios, sobre todo en los espacios no abiertos al público.

Esta hermosa experiencia tiene a su favor que todo el recorrido se hace acompañado de guías profesionales que te muestran y te explican cada detalle. Hay algunos como sumergirse en un río subterráneo en un punto y pasar por debajo de zonas rocosas para salir al otro lado, que es un recuerdo imposible de olvidar.

Los puntos de mayor interés están claramente identificados como el Espejo de agua, una especie de lago que refleja su luz en el techo de la cueva con distintas formaciones geológicas.

Otro lugar interesante es el Gran Panel, marcado por dibujos que simbolizan una especie de funeral taíno y la galería pictográfica, que son colecciones diseñadas por la población indígena que le habría habitado con más de 600 u 800 años de antigüedad. 

Ademؘás, dentro de la Cueva hay una sala de exposición, que es como una especie de museo, un iguanario, donde se pueden observar ejemplares de iguana rinoceronte, jardines y laberinto natural, un centro ecuestre, un óvalo para niños y adultos sin experiencia que quieran descubrir la experiencia de montar a caballo y el centro de visitantes, una cueva superficial convertida en un bonito espacio multiusos en el que se llevan a cabo distintas actividades, como presentaciones y conciertos.

Con todos estos atributos no hay que explicar más. Ve con tu familia a La Cueva de las Maravillas y jamás te arrepentirás.

Lito Santana
Lito Santana
Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados