lunes, mayo 27, 2024

Nuevos problemas de Leonel

Por Nelson Marte

Al amigo José Frank, el del BIS, sin animadversión

El tres veces presidente Leonel Fernández tiene regada por todo el país una saturante campaña de propaganda claramente dirigida a promoverlo como aspirante a volver de nuevo al poder, en abierta violación a los plazos que la Junta Central Electoral tiene calendarizados para el torneo electoral.

El lunes hizo una marcha dizque en contra de la inflación y en reclamo de que los empresarios y el gobierno aumenten los salarios a los trabajadores y empleados, pero que fue, a todas luces, una acción de promoción de su figura como candidato, y para tratar de posicionarse mejor en su competencia con Abel Martínez por el segundo lugar de la lidia electoral.

La gente entiende que Leonel esté desesperado porque es el aspirante presidencial con el más alto rechazo popular, según acaba de confirmar Gallup-RCC Media, y por las bajas puntuaciones que registra en el favor del electorado.

Obviamente, esa desesperación lo empuja a no cuidarse de que la gente lo esté percibiendo como un ventajista político, influenciado por la viveza del que actúa bajo el criterio de que “quien hizo la ley, hizo la trampa”, sin importarle que lo vean levantando los alambres para colarse por debajo de la cerca.

Sus engañifas a la normativa electoral podrían estar dándole algún beneficio a sus acciones disfrazadas, y reportándole buenas recaudaciones como candidato extemporáneo.

Pero debería preocuparse de que tienda a vérsele como aquel "Tricky Dick", Ricardito el Tramposo, con que bautizaron al Richard Nixon que se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en verse obligado a renunciar debido a sus jugarretas.

Leonel tiene además nuevos problemas, como son el rompimiento con que acaba de despacharlo la FNP, por estar en tratos para alianzas electorales con quienes el doctor Vincho Castillo acaba de calificar como gente “que están y estarán en el banquillo de los acusados”, por corrupción.

También los Castillo rompen con Leonel por su negacionismo ante el Pacto de Nación frente al problema haitiano, propuesto al país por el presidente Luis Abinader, y por ser parte de los “presidentes jóvenes” que no han asumido una postura firme en defensa de la soberanía nacional y la integridad de la república frente a las presiones de potencias extranjeras que presionan para que nuestro suelo sea la solución de la desgracia a que su estado fallido somete al pueblo haitiano.

Como si la ruptura con Leonel de la fuerza “chiquita, pero tupía” que es la FNP y otras adversidades fueran pocas, la plataforma multimedia El Nuevo Diario desplegó el lunes una amplia entrevista en la que Quique Antún revela su arrepentimiento por haber sido de los responsables de la alianza del Partido Reformista con el PLD que llevó a Leonel a la presidencia de la República en 1996.

Dijo que ese respaldo de los reformistas fue causa eficiente de la desaparición del partido que fundó y lideró el expresidente Joaquín Balaguer.

Puede resumirse que, a la vuelta de pocos días, al doctor Fernández se le han venido encima los palitos de nuevos problemas que restan aún más valor a su aspiración eterna de volver, volver, volver…

Volver, volver, volver, esa ambición desmedida de poder que tanto se gastó precisamente el Joaquín Balaguer que le levantó la mano a Leonel en aquel acto de lanzamiento del Frente Patriótico, articulado con el propósito de cerrarle el paso a la Presidencia de la República a José Francisco Peña Gómez, el más noble, patriota y visionario de todos nuestros líderes post-Trujillo.   

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados