Nuevo año escolar en Estados Unidos: Falta de maestros y exceso de estudiantes

NUEVA YORK, Estados Unidos.- El inicio del año escolar 2022-2023 viene cargado de expectativas, nuevos protocolos por el coronavirus y el uso de mascarillas, pero también trae consigo la cada vez más preocupante falta de docentes, principalmente en la escuela primaria, algo doblemente preocupante, frente a una demanda cada vez mayor de cupos, en particular, a nivel inicial.

En el distrito escolar más grande de Estados Unidos las clases inician la primera semana de septiembre, pero desde mediados y finales de agosto se han intensificado las solicitudes de maestros de diferentes asignaturas,  con enfoque especial en educación inicial. 

No solo en la primaria 

La necesidad de docentes se extiende al nivel de la intermedia, secundaria y hasta en las universidades.

En el caso de las universidades, algunos estudiantes han quedado en una especie de limbo, debido a que estas casas de estudio han tenido que cancelar o cerrar algunas clases, ante la falta de profesores.

A algunos estudiantes les han llamado o enviado comunicaciones donde les informan de la cancelación de algunas clases o del semestre completo, y en muchos casos tratan de ocultar que la causa real es la falta de un docente.

Menos maestros 

Desde hace una década, el Programa de Preparación de Maestros de Estados Unidos viene alertando sobre la drástica reducción en el número de inscripciones.

Una voz de alarma y una advertencia clara de que la profesión de educador se encuentra en crisis. 

Retiros tempranos

Uno de los efectos negativos de la pandemia fue que por razones de salud y el temor a enfermarse de coronavirus, se permitió el retiro temprano de un considerable número de educadores y otros miembros del staff.

No solo maestros

En las escuelas, desde que reinició la educación presencial, fue notoria la falta de profesores, asistentes de enseñanza, maestros de clases especiales y personal de oficina. En su mayoría eran personas impedidas de regresar a las aulas por no haber recibido la vacuna contra el coronavirus. 

La falta de personal docente, que matizó el pasado año escolar, al parecer, continuará siendo un factor determinante en el que iniciará el próximo día siete de septiembre. Este déficit no es exclusivo del personal que labora dentro de las aulas, en los autobuses, un mayor número de niños abordo, revelaba la necesidad de más conductores en las diferentes rutas.

Más estudiantes 

A la escasez de maestros se suma la cada vez mayor cantidad de estudiantes que llegan procedentes de diferentes países latinoamericanos, con niveles académicos muy por debajo del promedio correspondiente a sus edades y grados, lo que supone una tarea más ardua para los maestros y sus asistentes.

En todo el país 

Este panorama no se limita solo a la ciudad de Nueva York. Es una preocupación de todo el país, al punto de que algunos han llegado a afirmar que los Estados Unidos se encuentra en un período crítico, según reveló The Washington Post. 

El diario publicó un informe que da cuenta de la magnitud del problema, que obligaba a medidas desesperadas, como las asumidas en los distritos escolares rurales de Texas, donde sólo se impartirá docencia cuatro días a la semana durante el otoño, o en Florida, donde se ha convocado a veteranos sin experiencia en la docencia para que trabajen en las aulas. 

Algo innegable 

Dan Domenech, director ejecutivo de la Asociación de Superintendentes Escolares, no pudo negar la escasez de docentes y tras afirmar que nunca lo ha visto tan mal, reconoció: "En este momento, es número uno en la lista de asuntos que más preocupan a los distritos escolares".

Ya varios estados han dado inicio al año lectivo 2022-2023 y han comenzado a padecer por esta situación, otros, como Nueva York,  se encuentran a días de abrir las puertas de sus escuelas y universidades, pero contrario a años anteriores, en los cuales, para esta fecha, ya cada maestro tenía sus clases asignadas, los estudiantes y sus padres ya tenían sus paradas de autobuses identificadas, sus maestros y número de aulas, en estos momentos reina una gran incertidumbre y ya muchos estudiantes del nivel universitario han sido contactados para informarles sobre la cancelación de sus clases, mientras que los maestros cruzan los dedos para que no les asignen clases más numerosas de las que corresponde a cada docente y sus respectivos grados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.