Nueva York: "Nuevo destino de autobuses de inmigrantes"

NUEVA YORK, Estados Unidos. Desde el pasado viernes 5 de agosto, comenzaron a llegar a Nueva York, procedentes de Texas, autobuses llenos de inmigrantes, solicitantes de asilo, lo que ha representado un reto para las autoridades de la Gran Manzana y una enérgica protesta del gobernador Abbott contra lo que él ha llamado "Política de Fronteras abiertas del Presidente Biden".
Esta práctica comenzó en Washington DC, como una manera del gobernador de Texas, Greg Abbott de mostrar su inconformidad con el manejo de la frontera y del tema de inmigración de la Administración demócrata.

De Washington a Nueva York
Luego de anunciarlo en sus redes sociales y a la prensa nacional, el gobernador Abbott cumplió sus amenazas.

"Además de Washington, Nueva York será a partir de ahora un lugar para dejar inmigrantes, dentro de la estrategia del Gobierno de Texas en respuesta a la política de fronteras abiertas de la Administración Biden, que está avasallando a las comunidades de Texas". De esta manera Abbott justificaba sus acciones.

El viernes 5 de agosto llegaba a Nueva York el primer autobús con 50 inmigrantes a bordo.

La segunda partida llegó a Manhattan el miércoles 10, es decir, 5 días después del primer grupo. En esta oportunidad fueron tres los autobuses y cientos sus ocupantes, entre ellos familias completas.
El día 17, cuatro autobuses más transportaban a decenas de personas, que habían sido abordadas en la frontera, entre ellos niños de solo meses de nacidos.

El pasado domingo 21arribaron a la ciudad de Nueva York tres autobuses llenos de inmigrantes indocumentados procedentes de la ciudad de Texas. Un grupo de 140 hombres, mujeres y niños, el más numeroso, desde que llegó el primer autobús, el viernes 5 del presente mes.

Los indocumentados fueron colocados en dicho medio de transporte, dando seguimiento a la disposición del gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, de llevarlos a la Gran Manzana, como una forma de protesta contra las políticas migratorias de la Administración Biden y una manera de castigar al gobierno demócrata de la ciudad de Nueva York.

El grupo llevaba varias semanas tratando de cruzar desde México hacia Texas.

Pero no todos son mejicanos, un gran número de ellos es de Venezuela, algunos provienen de Perú y un menor número de la República Democrática del Congo.

En busca de asilo

De acuerdo con los datos ofrecidos por la Oficina de los Asuntos de Inmigrantes de la ciudad de Nueva York, alrededor de 6 mil inmigrantes han llegado en las últimas semanas en busca de asilo.

Por esta razón, la Oficina del alcalde Erick Adams organizó un dispositivo de acogida de emergencia, para lo cual cuenta con el apoyo de varias instituciones benéficas que ayudan a buscarles acogida en los albergues de los cinco condados que aún tengan cupo.

No serán los últimos

A pesar de la crisis que esta situación genera, la práctica del gobernador Abbott está muy lejos de finalizar. De hecho, se espera que sigan llegando más autobuses en los próximos días, en momentos en que los albergues ya no tienen espacio para más personas, por lo que la alcaldía ha tenido que asegurar unas 5 mil habitaciones en los hoteles de la ciudad ante la inminente llegada de más autobuses de inmigrantes.

new york, port, ship-3205719.jpg

Ciudad santuario

Nueva York era una llanada ciudad santuario, con leyes que le dan a los inmigrantes, entre otros, derecho a la vivienda.
Greg Abbott, quien competirá por un tercer periodo como gobernador en las elecciones de noviembre, aseguró que Erick Adams podía proporcionar servicios básicos y hogar a los indocumentados.
Mientras que Adams advirtió que el envío de inmigrantes a la ciudad desde Texas podría hacer colapsar el sistema de atención para las personas sin hogar. Algo que está a punto de suceder, según la Oficina de la Alcaldía.

Con los brazos abiertos

Algo en lo que se compromete la ciudad es en brindar educación a los niños inmigrantes que siguen llegando desde Texas, mediante la operación "Open Arms", o "brazos abiertos", un programa destinado a ofrecer servicios académicos y apoyo emocional a los niños y jóvenes para que se adapten a los patrones de vida en Nueva York.
La preocupación de las autoridades es que la llegada de estas personas ocasione una crisis humanitaria, tal como ocurrió en Washington.

Inició en Washington

El envío de los autobuses con inmigrantes inició en Washington, porque en el entendido del gobernador Abbott, tanto los Estados demócratas como el presidente Joe Biden, deben asumir responsabilidades por los cruces migratorios.
Solo a la capital del país fueron enviados 6 mil inmigrantes.

Armas humanas

Con cierto pesar, Manuel Castro, comisionado de Inmigración de la Alcaldía de Nueva York, expresó: "Claramente, Abbott está utilizando a seres humanos inocentes como armas contra Nueva York y eso está muy mal".

El gobernador Greg Abbott no ha dudado en admitir que quiere repartir lo que calificó de "carga migratoria" que soporta Texas en su frontera y considera que tanto Nueva York como Washington, ciudades gobernadas por alcalde demócratas tienen que asumir su parte de lo que considera es un problema nacional.

Hasta el momento no se vislumbra el final de esta situación, al contrario, la ciudad de Nueva York se prepara para recibir más autobuses, mientras que otros estados gobernados por demócratas cruzan sus dedos para no convertirse en el próximo destino de inmigrantes indocumentados procedentes de Texas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.