martes, julio 23, 2024

No puedo quedarme callado, porque fui uno de los engañados

 

Por Federico Pinales

Los aspirantes a izquierdistas dominicanos de los años 70 hicieron muy popular una famosa frase de un líder chino que decía así: “el que no investiga no tiene derecho a la palabra”.

Aunque los llamados “comunistas o socialistas” usaban mucho esa frase para descalificar los argumentos de otros “camaradas” o de militantes de corrientes ideológicas diferentes, yo les tomé la palabra y he tratado de aplicarla en todo el trayecto de mi vida personal y profesional.

Por esa razón soy muy cuidadoso al emitir juicios de valor en favor o en contra de alguien.

Hago este preámbulo para referirme a los viejos y a los nuevos “pontífices” de la política dominicana. A esos que han venido traficando con los sentimientos y el hambre del pueblo dominicano, desde la muerte de Trujillo, cuyo nieto, para colmo de males, ha venido a sumarse a los nuevos grupos de farsantes, que a través de partiduchos y movimientos bisagras, pretenden seguir pegados de las tetas del Estado, como insaciables sanguijuelas.

Al igual que los millones de dominicanos que prefieren no acudir a las urnas a legitimar a tantos delincuentes de cuello blanco, yo tengo mis frustraciones y decepciones, pero entiendo que, así como el que “no investiga no tiene derecho a la palabra”, tampoco el que no cumple con sus deberes no tiene derecho a exigir.

En el presente caso, me siento con el derecho de exigirle al doctor Roque Espaillat Tavárez, (El Cobrador), en nombre de todas las personas a las que él mareó con su discurso hipócrita, demagógico y engañoso, que dé una respuesta clara, convincente y respetuosa a todo lo que ha dicho su excompañera de partido, la también empresaria Yadira Marte.

Yo me pasé más de cuatro meses acostándome a las tres de la madrugada, dándole seguimiento a todos los programas y medios de comunicación en los que participaba ese soberano actor autobautizado “El Cobrador”.

Confieso, que al igual que todos los productores que lo hicieron famoso, le creí y hasta lo promoví, sin nunca establecer ningún tipo de contacto con él, directo ni indirecto, pero luego de escuchar todas sus intervenciones públicas, después de pasadas las elecciones,

sin dejarme influenciar de las acusaciones que les han hecho Nuria y sus adversarios políticos, concluyo que estamos ante otro falso mesías, que, como comerciante al fin, entendió que tenía tierra fértil para buscarse por esta vía, y en forma más rápida, los millones que estaban dejando de producirle los carros traídos de Corea y sus negocios de préstamos y de Zonas Francas, mientras se vendía como un hombre humilde, sin ambiciones, solamente “preocupado por el bien común”.

Si todo lo que dice Yadira Marte de él es cierto, entonces estamos frente a un soberano charlatanazo, oportunista, cínico y mentiroso, digno del repudio colectivo.

 

2 COMENTARIOS

  1. Bueno mi mejor periodista para mí de todo los tiempos, te diré q a mí esos farsantes mentirosos q juegan con la inteligencia de las personas débiles por el sistema pauperimo de nuestro país desde la tiranía de Trujillo no me han podido engañar, sin embargo se han mutilado personas con valores q en verdad tienen buenas intenciones por nuestro país, por los favores en efectivo a los grandes traficantes de todos para poder llegar al poder

  2. Oye muchacho, hasta yo sentía cierta dosis de empatía por el discurso del susodicho, su forma de expresarse entre el pique y quille parecía infartarse.
    Yo sentía algo de impotencia al pensar que él no tendría la posibilidad de ganar, pero ahí está, es uno menos del paquete.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados