martes, julio 23, 2024

Luis no se pertenece

Por Nelson Marte

La gente que te vio tan pequeñito
no pensó que la tierra se iba a poner tan grande…  Ahora, cualquiera cosa tuya huele a patria.

                                                Compadre Mon -Manuel del Cabral

Si responde a lo que demanda más del 60% del pueblo que aprueba su gestión presidencial, el presidente Luis Abinader se repostulará para dar continuidad y profundizar sus políticas de buena gobernanza, en un segundo mandato.

Está compelido a hacerlo porque ya él no es dueño de su persona: pasó a ser parte del tiempo y el espacio, de la nueva historia que está construyendo hoy el pueblo dominicano.

Probado ya como buen presidente en las adversidades, en el último año de su gestión y en el próximo cuatrienio a Luis le corresponderá liderar un proceso de florecimiento de las instituciones del Estado, que encontró a la deriva debido a desviaciones y desatinos de los gobernantes que estuvieron al frente de la Administración la mayor parte de las últimas dos décadas.

Será el tiempo de enriquecer nuestra democracia, para que el ejercicio gubernamental beneficie a las grandes mayorías y no a los grupitos de privilegiados de siempre.

Será el tiempo de dejar atrás el modelo de gobierno excluyente, caracterizado por altos niveles de desigualdad social que sumió en la pobreza y el atraso a la mayoría del pueblo.

La impronta de un gobierno encabezado por un presidente honesto y trabajador servirá de paradigma a los nuevos mandatarios de la República, constituyendo un antes y un después en la historia dominicana, que todos debemos asumir como una forma de gobernar llevada a un punto de no retorno.

Es en se sentido que Luis es ya un sujeto de la historia cuya determinación y actitudes no dependen de él ni de su entorno más cercano, sino del pueblo todo, que por tanto tiempo estuvo esperando un primer mandatario cuyos trabajos y desvelos tuvieran como norte el bienestar popular y la convivencia civilizada, que son las bases cimentadas por Luis en su primera gestión.

Las reformas y cambios que ha echado a andar Luis ahora serán ampliadas y profundizadas en el nuevo gobierno que desarrollará a partir del 16 de agosto de 2024.

Tal como ya lo saben nuestro empresariado y los inversionistas internacionales y lo reconocen el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y las principales firmas calificadoras de riesgo, la República Dominicana está preparada para convertirse en una potencia económica y de estabilidad social y política en nuestra región.

Sólo se esperaba un presidente tan honesto y trabajador como Luis.

Adelante, Presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados