viernes, febrero 23, 2024

Los números en política

Por Rafael Céspedes Morillo

Cuando las personas no expertas en la materia  hablan de números en el campo político, en su gran mayoría se refieren a la cifra que marca la intención de votos de los candidatos, pero sucede que hay dos cifras más, que tienen una importancia capital, a veces, muchas veces, son estas dos cifras las que producen el o los números de la intención de voto.

Nos referimos a la cifra que marca la casilla del rechazo. Un rechazo que esté por encima del 35% hace prácticamente imposible a un candidato obtener la victoria, salvo que los otros también estén en esa franja o por sus alrededores. 

Veamos un ejercicio en un escenario como el más abajo definido. 

Tres candidatos, en un escenario donde votan 5 millones de personas.

  1. Juan, con 23% de intención de voto, con un rechazo de un 21%;
  2. Pedro, con 17% de intención de voto, con un rechazo de 19%;
  3. Antonio con 30% de intención de voto, con un rechazo de un 35%.

El nivel de los no decididos es de un 30%. En esta franja está el mercado donde ir a buscar los votos faltantes para ganar. Pero ¿cuál de los tres tiene mayor posibilidad de alcanzar la cifra que requiere? 

Entre los dos primeros estará la victoria. El tercero no podrá alcanzarla, salvo que resuelva el problema del alto rechazo. De mantenerse ahí, un ejemplo de lo que puede pasar en lo siguiente:

Veamos: El techo de posible crecimiento de Antonio es de solo un 65%, en ese porcentaje debe conseguir el 50% del universo electoral que ya sabemos es de 5 millones, por lo que la cifra para ganar es de 2,500,000. Pero sucede que el solo tiene un 65% de los votantes para conseguir allí el 50% del universo, es decir: el 65% de 5 MM es igual a 3,250,000. Dentro de estos debe buscar los 2,5 millones que dan la victoria. Es decir, que para ganar con esa tasa de rechazo debe conseguir el 77% del universo electoral ya planteado, algo así como el 99.9%, imposible de alcanzar, según mi opinión. 

Otro número muy importante en un resultado electoral es la abstención. En caso de que se haga necesario una segunda vuelta, lo regular es que la abstención se alimente de personas que están enfermas, presas, fuera del país, imposibilitados física y/o legalmente, y los no motivados, siendo de manera regular esta última franja la de mayor número, cuando esta franja se mantiene en el promedio tradicional, que es de alrededor del 27% al 28%. 

Quien haya quedado en primer lugar tiene un trabajo relativamente fácil. Debe trabajar para mantener sus números y el de la competencia, pero si la franja de abstención llegara al 32%, entonces la cosa se complica, porque esta cifra a un experto le dice que algo más del 5% no fue a votar por falta de motivación.

De modo que será la motivación la acción o el esfuerzo más poderoso a ejecutar. Entonces, hay que dirigir todos los cañones hacia ese objetivo, porque de ahí es donde saldrán las votos que darán la victoria, toda vez que los votantes anteriores difícilmente, por no de decir imposible, cambien de opinión, y de suceder, es tan bajo el porcentaje, que lo considero de escaso valor o poder. 

En resumen, cuando veamos una próxima encuesta, para saber no solo lo que sucede, sino lo que puede suceder, hay que mirar bien los tres números que importan, no solo uno. Debemos ver la intención de votos, el rechazo y cuántos dicen que no irán a votar, que es el nivel de abstención. Así sabremos cuáles serían las posibles rutas para mañana.

Rafael Céspedes Morillo
Rafael Céspedes Morillo
Rafael Céspedes

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados