domingo, mayo 26, 2024

¡Llegó diciembre!

Por Alfonso -Fonchy- Tejeda

Con la desbordada alegría que caracteriza esta temporada, la que Wilfrido Vargas anunciaba semanas previas que "ya se siente la brisa" y que "Cima sabor navideño" “madruga” desde octubre, también invita a la reflexión que convoca el "nacimiento" de un hombre -símbolo que la historia le atribuye dividir la existencia en un antes y un después: Jesucristo. 

El primero de diciembre marca el inicio de mes, pero también -en lo particular- el cumpleaños de amigos y amigas que en esa complicidad y solidaridad forjada al calor de la convivencia en el periódico El Siglo, en su última etapa, trenzó lazos con nudos irrompibles a un grupo en la que la inquieta foto-reportera Carmen Suárez era dínamo sustancial. Ella, lamentablemente, murió en esa fecha en un súbito infarto mientras bailaba en una fiesta de celebración navideña. 

Porque diciembre es así, jolgorio y cautela; advierte de los excesos pero motiva el desenfreno; invita a la reflexión y agita la pasión, pasión esta que muchas veces es la pretendida satisfacción de carencias acumuladas que esta temporada deslumbra y con sus luces conducen al desvarío de muchos/as que entienden es su momento para resarcirse de vicisitudes cotidianas que los/as atosigan a lo largo de los anteriores 11 meses del año. 

Esa pretensión se refuerza cuando a partir del inicio de la segunda semana del mes, el gobierno inicia el reparto de la "regalía pascual" o sueldo 13 -que ahí no advierten el "temor" que sobre ese número hay-, y se desparrama una cantidad de dinero de la que por lo menos "pellizca" la gran mayoría de dominicanos/as, sea por vía directa o indirecta. 

Es la época en que "suenan campanitas de cristal", cuando se asume con la alegría solidaria y el compartir satisfactorio de "dar al prójimo", y aunque ya los dominicanos que regresan al país a celebrar junto a los suyos no llegan como cantó Pochy Familia, "Para’o" con "siete maletas", porque "las pacas" suplen de ropas y calzados a precios asequibles, regresan en Navidad para evitar que en tierra extraña "el ánimo no se le desplome y la nostalgia embargue su espíritu", como escribió el profesor Domingo Caba Ramos. 

Y es que "la soca está lama" -tal como decían en mis años infantiles allá en mi batey- y para muchas/os es un sacrificio viajar a celebrar en el patio esta fiesta, sacrificio que no tiene límites, tal como lo relata Juan Bosch en su cuento "La nochebuena de Encarnación Mendoza", en que aquel bateyero del nombre del cuento,  perseguido y acosado por el Poder local desafió el peligro para intentar compartir con su mujer e hijos esa costumbre de celebración, que cada 24 de diciembre protagonizamos. 

Ahora, como antes, diciembre es eso: el potencial desafío al comedido derroche aunque no el derroche del comedimiento porque en esta época es "común" ver gente que durante los restantes meses asume un comportamiento cauto, en el que "no rompen un plato", pero que parecen impulsados por el consumismo, e ignoran el “freno inhibitorio", ese baldón que siempre aludía Peña Gómez, de quien muchos/as sienten su ausencia solidaria. 

Precisamente en estos días, el Papa Francisco, el más efusivo de los Sumo pontífices, advierte de los estragos del consumismo desenfrenado, ese -que según él- aleja del espíritu navideño y del primogénito afán del hombre al que se debe celebrar en esta temporada, aquel que se dice nació en un humilde pesebre, el 25 de diciembre, y se convirtió en un líder de una gran parte de la humanidad. 

A propósito del 25 de diciembre, cuando en muchas culturas se conceden regalos como una manera de celebración, allegados que me hacen "bullying" me recuerdan que es la fecha de nacimiento de mi padrino Manuel Féliz, quien me ofreciera un par de zapatos para convertirme en seguidor de Licey -todos en mi casa eran escogidistas entonces- lo que hice, pero él nunca cumplió la parte de su acuerdo, lo que lamento, aunque en mi defensa puedo responder que tal ofrecimiento fue el estímulo (¿el experimento de Pavlov?) para todavía hoy continuar siendo seguidor de “El Glorioso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados