sábado, marzo 2, 2024

La temporada ciclónica 2023 se va este 30 de noviembre, “pero crucemos los dedos” para que nada malo nos pase

 

Por Lito Santana

Los dominicanos que siguen día a día el curso de la temporada ciclónica de cada año andan mirando el cielo con los dedos cruzados. 

Es que, aunque este tiempo de fenómenos que arrancó el 1ro. de junio y se extiende hasta este 30 de noviembre había sido más o menos tranquilo, los fuertes aguaceros del pasado día 18 de este mes, rompieron todos los esquemas. 

Según las informaciones oficiales preliminares relativas al paso del fenómeno, 30 personas resultaron fallecidas, y se estima en más de 8,000 millones de pesos las pérdidas materiales, sin incluir los daños en las infraestructuras, que fueron de las más impactadas. 

Súmele las 38,000 personas desplazadas de sus viviendas y que 800,000 quedaron sin servicios de agua o energía eléctrica en más de 11 provincias.

Aunque estas aguas establecieron  récord, hay que recordar que, precisamente en el 4 de noviembre del año pasado, torrenciales aguaceros generaron inundaciones en el Gran Santo Domingo, con daños calculados en más de 1,000 millones de pesos, sobre todo en el “ahogamiento” de centenares de vehículos, que quedaron atrapados en avenidas, patios o parqueos. Nueve personas perdieron la vida.

Cercano a este fenómeno, el 18 de septiembre de ese año, el país también fue impactado por el huracán Fiona que provocó daños severos a la economía, sobre todo en la provincia de Hato Mayor, con pérdidas generales fueron superiores a los 6 mil millones de pesos. 

Es como que las temporadas ciclónicas se “están esmerando” en golpearnos cuando le llega su final. 

Incluso fuera de su fecha límite, se siguen produciendo estos fenómenos, como ocurrió el 12 de diciembre del 2007 con la tormenta Olga que devastó gran parte del país, sobre todo la provincia de Santiago y parte del Cibao Central. Y en octubre “nos acabó” la tormenta Noel.

En este año 2023 los pronósticos de huracanes y tormentas apuntaban a la ocurrencia de 12 a 17 de estos fenómenos, que recibieron como nombre Arlene, Bret, Cindy, Don, Emily, Franklin, Gert, Harold, Idalia, José, Katia, Lee, Margot, Nigel, Ofelia, Philippe, Rina, Sean, Tammy, Vince, Whitney, sin consecuencias notables. 

Pero, lo que ocurrió el 18 de noviembre no estaba en ese listado y ni siquiera permitió que se identificara, rompiendo las proyecciones científicas.

Las lecciones que nos está dando la “Madre Naturaleza” tienen que ser asumidas por nuestras autoridades. 

Tras la desgracia más reciente, el presidente de la República Luis Abinader, habló de prestarle atención al “cambio climático”, que no sólo golpea a República Dominicana, sino que hasta en naciones de poca tradición lluviosa, está causando estragos. 

Sin embargo, pereciera que esa advertencia del Mandatario es propia de la ocasión, pues sus iniciativas, en sus tres años y tres meses de mandato, no hay forma de rastrear las acciones que se hayan ejecutado pensando en estos cambios de la naturaleza.

La temporada ciclónica 2023, tal y como ha sido establecido por los expertos, toma vuelo este 30 de noviembre y es probable que hasta el próximo 01 de junio del 2024 no volvamos a escuchar ninguna preocupación por este tema. Mientras tanto, crucemos los dedos para que nada malo nos pase.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados