La motivación profunda del discurso de Abinader en la asamblea del PRM

Con su exhortación a la militancia del Partido Revolucionario Moderno (PRM) a lanzarse a las calles a defender su obra de gobierno y a los dominicanos en general a no mirar para atrás, el presidente Luis Abinader parece reaccionar ante el avance de una oposición que había estado disminuida.
La afirmación anterior es obvia, pero no devela lo suficiente la motivación del presidente Abinader para pronunciarse en los términos utilizados. Habló como un político en campaña y recurrió a consignas electorales.
Podría considerarse que lo hizo para estimular a sus parciales, en un acto de juramentación de las más altas autoridades del PRM, pero sus palabras trascienden el escenario de una asamblea de militantes y repercuten más allá.
Quizás se deben a un discurso de una oposición que muestra signos de animación después del largo período de espera en medio de la pandemia, luego del agitado proceso de persecución contra antiguos funcionarios del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y muy particularmente contra hermanos del expresidente Danilo Medina.
No solo se trata del PLD o de Medina, también el expresidente Leonel Fernández ha arreciado sus críticas al gobierno bajo el argumento de que no está enfrentando como se debe la galopante inflación y que el equipo que acompaña Abinader “no sabe gobernar”.
Confrontado con Leonel
Fernández, que junto con su Fuerza del Pueblo protagonizó una alianza con Abinader y el PRM en las pasadas elecciones, empezó a marcar distancia desde que el gobierno presentó su propuesta de reformas, especialmente la que propicia la modificación de estatus del Ministerio Público, para la creación de la llamada figura del “Procurador independiente”. De hecho, su partido se retiró del Consejo Económico y Social. Desde entonces no ha cesado en criticar la manera como el gobierno maneja la política económica.
Aún más, escaló en sus posiciones señalando que la reforma a la Constitución lo que persigue es modificar los porcentajes para elegir las autoridades nacionales. Las diferencias subieron de tono cuando Abinader mandó a buscar a Google para comparar el pasado con la actual forma de gobernar.
Danilo y el PLD salen a la calle
De repente, el gobierno descubrió en mayo pasado que también tendría que confrontar con un PLD, que venía a la defensiva, con su presidente encerrado en las paredes de su vivienda. Arrancó con un programa de “juramentaciones” de nuevos miembros y críticas encendidas de Medina, incluso con advertencia de que se podrían perder los avances alcanzados durante su gestión.
En actos bien montados y concurridos en Azua, Sabana Perdida y Barahona, ha denunciado el incremento de la inseguridad, incluso el deterioro del 911, la inflación, la disminución de la calidad de vida y la debatida caída de la producción agropecuaria, que a su juicio fueron logros de su administración.
Días después, la procuradora de corte, Mirna Ortiz declaró que el expresidente Medina tenía una investigación abierta en la Procuraduría General de la República, lo que posteriormente fue confirmado por el titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho, pero dijo que no daría detalles sobre esa investigación, e invitó a la ciudadanía a esperar los resultados.
Encuestas
Asimismo, partes interesadas han divulgado en semanas recientes resultados de supuestas encuestas que sugieren una mejoría del posicionamiento de la oposición frente al gobierno, y en particular, de algunos presidenciales ante un posible escenario en el que estarían Abinader, Leonel Fernández y los precandidatos del PLD.

El presidente en su visita a Azua el pasado sábado 18 de junio. Fuente Externa.


Abinader reacciona: el gobierno en las provincias
En la víspera de su viaje a Ginebra, el 22 del mes de mayo pasado, para participar en el Foro Económico Mundial que se celebraría en Davos, y donde expondría sobre la revitalización del turismo tras la COVID-19 y el repunte de la economía, Abinader celebró una reunión con su Gabinete ampliado, y comisionó a sus funcionarios para que se reunieran con la ciudadanía, escucharan los reclamos y también les presentaran las realizaciones del gobierno. Fue una reunión sorprendente.
Se trató del inicio de un programa denominado “El Gobierno en las Provincias”, que busca acercar su gestión a la ciudadanía: “Este programa será para conversar sobre la gestión de gobierno y las obras que realiza el gobierno en todo el territorio nacional y en todas las provincias, donde un ministro o funcionario y funcionaria importante va a una jurisdicción”.
La convocatoria coincidió con el primer encuentro de juramentación de nuevos miembros del PLD, que precisamente iniciaba el mismo domingo en que los funcionarios se desplegarían por el interior. Nada nuevo se ha sabido sobre ese programa del gobierno,
Y ahora un discurso de línea dura
El discurso de Abinader durante la juramentación de las autoridades del PRM podría considerarse de línea dura a casi dos años de las elecciones: “Aunque hoy intentan volvernos a engañar, los dominicanos tenemos memoria y sabemos que donde mejor están es en la oposición. Desde la oposición pueden gritar, pero no pueden dañar la vida de la gente y no pueden aprovecharse del gobierno”.
En el centro de una concurrencia enardecida, que pedía 4 años más, Abinader resaltó que el PRM “le ganó en las urnas a una cultura perversa y corrupta que se basaba en los intereses particulares por encima del interés general y su tiempo ya pasó”.
En clara alusión a las administraciones peledeístas habló de “señores del pasado”, que fueron incapaces de enfrentar la inseguridad ciudadana o recuperar la economía del país.
Pidió a los perremeístas salir a las calles a defender su gestión: “Debemos tener claro que lo peor que le puede pasar a nuestra patria es mirar atrás y retroceder al pasado, repitiendo fórmulas fracasadas. Así como fuimos guardianes de la democracia ahora tenemos que convertirnos en los guardianes del cambio para que el pueblo dominicano no vuelva a mirar hacia atrás”.

CON LA MIRA EN EL 2024
Esta animación de la política ocurre cuando el país se coloca a 23 meses de las elecciones presidenciales y congresuales de 2024 y a 20 meses de las municipales.
De acuerdo con el artículo 209 de la Constitución, las elecciones para escoger al presidente y vicepresidente de la República, y a los representantes legislativos y parlamentarios de organismos internacionales, se celebrarán el tercer domingo del mes de mayo y las de las autoridades municipales, el tercer domingo del mes de febrero, cada cuatro años.
Asimismo, el adelantado debate encuentra a la Junta Central Electoral (JCE) en el proceso de reestructuración de las Juntas Electorales municipales y las Oficinas de Coordinación de Logística Electoral (OCLEE) en el exterior. Según informes, todavía ese proceso no termina. Para las elecciones deben ser seleccionadas las 158 juntas municipales, por consenso.
Una precipitación del debate político podría tener su impacto en ese proceso, toda vez que las pasiones se elevarían y lograr los consensos podría ser complicado para la JCE, con unas leyes que carecen de plazos precisos, incluso para el inicio de la precampaña de los partidos y mucho menos para la campaña electoral general.

Osvaldo Santana

Osvaldo Santana

Osvaldo Santana es periodista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.