jueves, abril 25, 2024

La lucha antiinmigrante del gobernador de Texas que lo llevará a comparecer ante la justicia

Por Evelyn Irizarri Santos
NUEVA YORK, Estados Unidos. – Era solo cuestión de tiempo, para que el gobierno federal recurriera a la justicia, para someter al Estado de Texas por la colocación de barreras flotantes en las aguas del Río Grande, o Río Bravo, en la frontera sur, las cuales, según lo advirtió la administración Biden, aumentan el riesgo de perder la vida, a quienes ingresan al país por esa vía.

Pero esta es solo una de tantas decisiones que colocan al gobernador del estado de la estrella solitaria en el centro del debate y de frente al gobierno federal, que esta vez se ampara en el Departamento de Justicia.

Muchos frentes

A lo largo de su desempeño como gobernador de Texas, Greg Abbott se ha enfrentado en diversas ocasiones con el gobierno federal, otros alcaldes y senadores, tanto demócratas, como de su propia organización política.

Su práctica de subir indocumentados en autobuses y despacharlos hacia otros estados, le han ganado la fama de hostil y algunos alcaldes como Erick Adams, lo ha tildado de racista e inhumano.
Si bien sus métodos son altamente cuestionados, por lo bajo, sus acciones para frenar el ingreso de indocumentados o sus decisiones para expulsarlos de Texas, cuentan con el respaldo de la extrema derecha, el ala más conservadora del Partido Republicano.
El gobernador de Texas es uno de los más ácidos críticos de lo que él llama política de fronteras abiertas implementadas por Biden. Es más, ante este nuevo conflicto, el funcionario ha advertido que seguirá haciendo todo lo que esté a su alcance para tratar de resolver "el caos creado por Biden en la frontera".

Advertido

Desde que Abbott decidió colocar barreras flotantes en el río Grande, en un intento por frenar la ola de indocumentados que a diario ingresa por el lugar, sin solicitar la autorización del gobierno federal, como lo establecen las leyes en esta materia, la administración Biden exigió al gobierno de estatal que las retirara, pero el gobernador Abbott se negó a hacerlo.
Tras la negativa de Abbott, el gobierno de Biden advirtió que no se quedaría de brazos cruzados, así que este lunes, el Departamento de Justicia notificó a Abbott sobre los términos de la demanda y la solicitud de la Casa Blanca de que no sólo se prohíba la colocación de nuevas barreras de este tipo, sino que se retiren las existentes.

Mayor peligro

Además de representar una obstrucción en la libre navegación del río, la presencia de estas gigantes circunferencias anaranjadas, obligan a los inmigrantes a entrar en aguas más profundas en su intento por llegar al lado estadounidense. Pero no sólo dentro del agua hay riesgos, las medidas de "precaución " del gobernador Abbott, incluyen una enorme espiral de alambres de púas, por los que deben atravesar dejando la piel en el doloroso intento.

Indetenible

Desde que alcanzó la posición, Abbott no ha escondido su férrea oposición a la inmigración ilegal. Es por eso que a nadie sorprende que, a la hora de tomar medidas tendientes a frenar la entrada de personas indocumentadas, Abbott llegue a medidas extremas, como la colocación de las boyas en el río. El gobernador del estado de la estrella solitaria defendió la medida, a pesar de que el protocolo establece que, siempre que un estado se apresta a desarrollar algún plan que involucre aguas, es decir, ríos, playas y otras fuentes acuíferas, el gobierno de ese estado debe solicitarlo a la entidad correspondiente, la cual depende del Poder Ejecutivo, algo que Abbott no hizo.

Las medidas de Abbott

Se recuerda que como máxima autoridad del gobierno de Texas, Abbott ha implementado una serie de medidas, que muchas veces se han calificado de violaciones a los derechos humanos y a la soberanía de otros estados. Entre las medidas más controversiales se sitúa la de despachar autobuses repletos de indocumentados hacia Estados gobernados por los demócratas.
Pero no menos drástica es la orden del gobernador de detener a los inmigrantes bajo el cargo de invasión de propiedad privada. Esta última es una de las más duramente criticadas por los defensores de los derechos de los inmigrantes.
Sin embargo, las críticas no parecen preocuparle demasiado a Abbott.

Conservador y polémico

Gregory Abbott pertenece a la tendencia más conservadora el Partido Republicano. Antes de ser gobernador de Texas, ocupó el puesto de procurador general, entre el 2003 y el 2014. Desde el año 2015 se desempeña como gobernador. Es considerado uno de los funcionarios más controversiales. Desde su oficina en el gobierno estatal ha promovido las leyes más severas contra la inmigración ilegal y no ha tenido reparos en afirmar que Texas no es estado santuario para los indocumentados y que esta es la razón por la cual expulsa a los Estados que sí se han declarado a favor la inmigración ilegal.
Esta no es la primera vez que sus acciones lo colocan en una situación incómoda, pero en esta ocasión, se trataría de una violación a la ley de recursos naturales de los Estados Unidos.

Evelyn Irrizari
Evelyn Irrizari
Evelyn Irizarri Santos es periodista, con experiencia en televisión, medios digitales y prensa. Es, además, abogada y educadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados