La España Boba y República Dominicana

Aunque ubicadas en un mismo territorio, cuando hablamos de La España Boba y de República Dominicana nos referimos a acontecimientos distintos, a realidades distintas y contextos históricos diferentes. Pretender ubicar a la República Dominicana en la época de La España Boba, lo que es igual a decir entre 1809-1821 periodo en que prevaleció la época de la España Boba, es un enfoque distorsionado que tiene el pretexto de cosechar y alimentar odios a partir de resultados acaecidos en el tiempo.

Si la República Dominicana nació la noche del 27 de Febrero de 1844 con el Trabucazo de Ramón Matías Mella en la Puerta de la Misericordia y el izamiento de la Bandera Tricolor por Francisco del Rosario Sánchez en la Puerta del Conde, entonces el asociar una época o un contexto histórico con el otro es un acto incorrecto en que son reincidentes varios historiadores.

La España Boba no fue una República, fue un calificativo o mote que surgió del seno del pueblo para definir la indiferencia que asumió la Monarquía española durante el monarca Carlos IV, a quienes los nativos de la parte Oriental de la isla le entregaban en "bandeja de plata" el dominio sobre todo el territorio de Santo Domingo, pero los españoles no valoraron, ni daban importancia a esta insistente oferta, sea porque ya Santo Domingo no tenía los atractivos económicos de otra época, o sea porque temían a la avalancha de guerras independentistas sobre todo los pueblos del Continente americano, o sea, porque la prioridad para la Monarquía española se centraba en afrontar las situaciones de guerra que se libraron entre las potencias colonialistas de la época en toda Europa.

Hay que contextualizar el hecho de que casi 300 años después del dominio de España sobre lo que se llamó el Santo Domingo Español, mediante el Tratado de Basilea, celebrado en esa ciudad suiza el día 22 de julio de 1795, la Monarquía cedió este territorio a los franceses, cuyos ejércitos napoleónicos habían ocupado las provincias ubicadas al norte de España en la zona de Los Pirineos.

Resultado de ese tratado de paz en Basilea, Suiza, los franceses devolvieron a España las provincias Vasca y Cataluña, cuya capital hoy día es Barcelona, a cambio, Francia recibió de España la entrega del territorio de Santo Domingo, acontecimiento que provocó en la isla rechazo y descontento entre los nativos.

Firmado el Tratado de Basilea, Napoleón envió un nuevo gobernador a cuidar su nuevo territorio, dando inicio de esa manera a lo que se conoce en la historia como la “Época de Francia en Santo Domingo”.

Por supuesto, previo a eso Toussaint Louverture se presentó y ocupó el territorio "en representación de Francia", lo que provocó que Napoleón enviara tropas para apresar a Toussaint, llevándolo prisionero hacia Francia, donde murió en prisión.

1804, las fuerzas revolucionarias haitianas, las masas esclavas alzadas en armas gritando Libertad, derrotan al ejército francés y proclaman, el 1 de enero de 1804, el nacimiento de la República de Haití.

Mientras salían en desbandadas las tropas francesas de Haití, de este lado el general Jean Louis Ferrand, se resiste y dice que no va a capitular y que continuará al frente del control territorial, decisión que no es compartida ni aceptada por los nativos, quienes inician los preparativos para la guerra, teniendo como líder rebelde al hacendado nacido en Cotuí general Juan Sánchez Ramírez.

El desenlace de los nativos y Ferrand se decidió en los campos de El Seibo, hoy parte este del país, específicamente en la sabana de Palo Hincado, en dónde los franceses fueron derrotados por los nativos, hecho que ocurrió el día 7 de noviembre de 1808, inspirados en el grito de Juan Sánchez Ramírez: "…pena de la vida al soldado que mire la vista atrás, pena de la vida al tambor que cantare retirada, aunque sea yo mismo…” El general Ferrand y sus tropas, humillados y diezmados, corrieron despavoridos y desmoralizados, lo que le llevó a la decisión de darse un tiro durante la retirada en el trayecto hacia la capital.

Victoria en mano, los nativos empezaron a solicitar el apoyo de la Monarquía española, pero ellos no hacían caso al pedido, dando surgimiento así a un periodo de incertidumbre y choque emocional, pues mientras se le ofertaba el regalo a España del dominio de este territorio, ellos no les importaba, surgiendo así el calificativo de 'La España Boba', que duró desde 1809 hasta 1821, cuando José Núñez de Cáceres proclama el nacimiento del Santo Domingo Español, hecho que apenas duró 3 meses, que es por lo que se denomina Independencia Efímera, pues a inicio de 1822, en el mes de febrero, el presidente general Jean Pierret Boyer ocupaba con sus tropas el territorio de Santo Domingo, hecho que perduró durante 22 años.

Hay que destacar que de los padres fundadores de la patria, ninguno nació en República Dominicana. Los tres nacieron durante el periodo conocido como La España Boba, Juan Pablo Duarte, "el dominicano de gloria más pura", nació el 26 de enero de 1813, y su hija predilecta, la República Dominicana, vino al mundo el 27 de Febrero de 1844.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.