jueves, abril 25, 2024

La educación como arma de prevención por la vida

POR SANTO SALVADOR CUEVAS

El pasado lunes 17 de julio, las estadísticas dan cuenta de que, en las últimas 72 horas, 3 hospitales del país registraron la atención a 933 emergencias, todas por accidentes de tránsito.

Hay que agregar el dato de que en su informe la Oficina Nacional de Estadística (ONE) establece que: "el anuario de muertes accidentales y violentos del 2021 precisa que de los 4,391 decesos registrados en el país, el 42.7% fueron por accidentes de tránsito".

Son cifras escalofriantes, a las que agrego el último suceso generador de dolor y tristeza, que afectó a moradores de los municipios de Vicente Noble y Tamayo, pues en fracciones de segundos, en "un abrir y cerrar de ojo", saliendo de Baní,  en ruta hacia el Aeropuerto Internacional de las Américas José Francisco Peña Gómez, tres personas que iban en un vehículo, al evitar arrollar a una mujer que conducía una motocicleta, se estrelló contra un poste de cemento del tendido eléctrico.

Ahí perdieron la vida al instante la señora Tamaris Figuereo (encargada de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Vicente Noble), su mamá Agustina Figuereo, y Eliezer Espinosa, chófer y esposo de Tamaris.

A las ocho de la noche decidimos ir a dar el pésame a la funeraria de Vicente Noble.

La población llenaba con su presencia, más de cuatro cuadras.Todo un pueblo abatido por el dolor, en la calle principal de la comunidad.

Lo que escuchamos en voz de familiares cercanos, no solo fue el cuestionamiento a la señora que se metió a la carretera en una moto y provocó el fatal accidente, sino que también se quejaban de la velocidad del conductor de la jepeta, fallecido en el mismo accidente.

Lo que está pasando en el país, y que va en tendencia ascendente relacionado al factor velocidad y tiempo, es el mayor de los peligros que se impone en todos las regiones y ciudades.

En cualquier esquina te sorprende un motociclista o conductor, impulsado por la prisa, la imprudencia y el irrespeto por la vida. 

El caso puede parecen sencillo o habitual, pero el mismo implica la presencia del dolor y la muerte que pueden alcanzar cualquier hogar.

Siendo así las cosas, se impone desde las instancias competentes del Estado y el Gobierno, iniciar un plan permanente de educación a la población para controlar la prisa y apostar a "no perder la vida en un minuto".

Santo Salvador Cuevas
Santo Salvador Cuevas
Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados