La Cumbre de las Américas: La ley del más fuerte

A propósito de la recién celebrada Cumbre de las Américas, cuya novena edición estuvo marcada por las exclusiones y por un inusual secretismo por parte del país anfitrión, que no soltó prendas, sino hasta el último momento, sobre los gobiernos que habrían confirmado su asistencia o aquellos que habían declinado la invitación.
La Cumbre, que tiene su origen en 1994, reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de 35 países. Este grupo se reúne cada tres años en uno de los países que la integran.
Los líderes políticos de los países que en listados en el foro se reúnen para definir acciones frente a problemas comunes a la región.
En el marco de estos encuentros, se suscriben acuerdos y se toman decisiones que deben ser implementadas por cada uno de los Estados miembros.

Pero ¿cuál es el objetivo de estos foros?, ¿qué se busca con estos encuentros? ¿Qué se ha logrado hasta ahora en el marco de estas discusiones?
En este escrito, vamos a tratar de responder estas y otras preguntas, así como cuándo y por qué se dio inicio a este cónclave en dónde los líderes de América exponen y escuchan las necesidades de sus pueblos y las de los demás. Proponen y apoyan propuestas, todo con el objetivo de buscar el bien común.

Marco histórico

Corría el año 1994 y con él, el primer año del primer mandato del Presidente Bill Clinton, es en ese año cuando el gobernante estadounidense propuso la conformación de un foro para tratar temas diplomáticos y de comercio que fueran de interés para los países de las Américas.
Al inicio se pensó que estas reuniones serían el escenario perfecto para tratar la implementación del ALCA, Área de Libre Comercio de las Américas, la cual entraría en vigor en enero de 2005, pero no se llegó a ningún acuerdo.

Nueve reuniones en 28 años

La primera Cumbre de las Américas se llevó a cabo en la ciudad estadounidense de Miami, como sede. Cuatro años más tarde, en 1998, Santiago de Chile se convertía en la capital de las Américas, por ser el escenario de la segunda versión.
El tercer foro, realizado en abril de 2001, reunió a los jefes de Estado y Gobierno en Quebec, Canadá.
Tres años después, en el mes de enero, la ciudad de Monterrey en México, acogía la visita de los mandatarios, quienes acudían a una reunión, la única que se ha realizado de manera extraordinaria, hasta ahora.
En noviembre de 2005, Mar de Plata, fue la ciudad de Argentina, elegida para la cuarta reunión.
Para la quinta Cumbre, en abril de 2009, se eligió a la ciudad de Puerto España, en Trinidad y Tobago
En abril del año 2012, Cartagena, Colombia daba la bienvenida a las naciones representadas por los gobernantes de América, para poner sobre la mesa los temas a tratar en la sexta edición del evento.
La ciudad de Panamá, en abril de 2015, fue testigo de los acuerdos y discusiones que matizaron la séptima ocasión en que los países miembros se reunían.
La octava y penúltima reunión tuvo su punto de encuentro en el mes de abril del año 2018 en la capital de Perú, Lima.
La novena Cumbre, es la que acaba de tener lugar a principios de mes, en la ciudad norteamericana de Los Ángeles, con Estados Unidos como país anfitrión.

Las más recordadas

De las cumbres realizadas dos de las más recordadas son la tercera y la cuarta, realizadas en Quebec, Canadá y Mar de Plata, Argentina, respectivamente.
Ambas se vieron opacadas por las protestas contra el Área de Libre Comercio de las Américas y la antiglobalización y por la que fue considerada una exagerada respuesta policial frente a los manifestantes.
La presencia del entonces Presidente George Bush, en la cuarta cumbre, en Argentina, fue rechazada y generó protestas, ya que se le consideraba responsable de las invasiones a Irak y Afganistán. El rechazo fue tan grande, que se planteó la realización de una anticumbre, lo que puso en alerta máxima a los organismos de seguridad del país sede del encuentro.
Un operativo de seguridad sin precedentes fue implementado para contener a los manifestantes.
En el año 2018, la canciller peruana, Cayetana Aljovín, anunció que su gobierno, sede de la octava cumbre, retiraba la invitación a Nicolas Maduro, pero no a Venezuela.
Está decisión fue abiertamente respaldada por los 12 países que conforman el Grupo de Lima, los Estados Unidos y por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro.

Venezuela estuvo representada por una delegación de la oposición encabezada por María Corina Machado, Lilian Tintori y Julio Borges. Esta reunión, fue también la única a la que no asistió un presidente de los Estados Unidos. Al último momento, Donald Trump anunció que no asistiría al encuentro, porque según Sara Sanders, vocera del mandatario, en ese momento, "el presidente permanecería en la Casa Blanca, para supervisar la respuesta estadounidense a Siria y dar seguimiento al el desarrollo de eventos en el mundo".

La novena

Si bien en otras ocasiones ha habido exclusiones, como sucedió en 2018, cuando la canciller de Perú, anunció la exclusión de Nicolas Maduro de la reunión y que en su lugar asistiría una delegación de la oposición venezolana, en esta versión, el presidente Joe Biden, como anfitrión del evento, excluyó a los presidente de Cuba, Miguel Diaz-Canel, de Venezuela Nicolás Maduro y de Nicaragua, Daniel Ortega, a quienes calificó de dictadores. Esta acción fue repudiada por los presidentes de México. Andrés Manuel López Obrador, de Honduras, Xiomara Castro y de Bolivia, Luis Arce, quienes se abstuvieron de participar.
Otros que asistieron a la cita, como Jhonny Briceño de Belice y Alberto Fernández de Argentina, aprovecharon el escenario para criticar el hecho de que Joe Biden, como presidente de Estados Unidos, tenga en sus manos decidir quién asiste y quién no a este evento.
Ambos abogaron por unas mejores relaciones entre los países de América.
Fuera de los acuerdos y decisiones que se adoptan en el marco de estos foros, siempre habrá quien resulte más beneficiado. No es de sorprender que el poder se imponga y que los menos favorecidos se vean en la posición de aceptar los términos y adherirse a lo que decida la mayoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.