La caída de Truss y el ascenso de Rishi Sunak

NUEVA YORK, Estados Unidos. – Seis semanas parecieron bastar a la primera ministra Liz Truss para declararse incompetente y renunciar al cargo que había asumido, apenas 45 días atrás, lo que la convierte en la persona que permaneció menos tiempo en el número 10 de Downing Street , la residencia oficial y oficina de trabajo del primer ministro del Reino Unido, desplazando así a George Canning, quien tenía el penoso récord del mandato más corto.  Sólo 119 días, cuando renunció en 1827. Truss asumió el cargo tras la renuncia de Boris Johnson. 

Pobre desempeño 

El corto mandato de la renunciante mandataria es calificado por los analistas y opositores como desastroso, en especial en el área económica.

Y es que, al parecer, la agenda económica puesta en marcha por Truss, sembró inquietud en los mercados y provocó una caída en el valor de la Libra.

Aunque trató de tomar algunas medidas, como sustituir al canciller, para evitar la renuncia, pero al final tuvo que reconocer que no pudo cumplir con el mandato por el que fui elegida por el Partido Conservador.

Antes de lo esperado

Aunque es de reconocer que era muy pronto para pensar en la posibilidad de una renuncia, lo cierto es que varios indicios llevaban a pensar que tarde o temprano pasaría. Pero fue temprano, demasiado temprano.

El protocolo para elegir el reemplazo de Truss  no fue el mismo que se empleó para la elección de la ministra renunciante, esto, no sólo porque en cierto modo el Comité del partido fue tomado desprevenido, sino para calmar a la población y acallar a la oposición con sus reclamos de que se realizaran elecciones generales. Todos estos factores contribuyeron a acelerar el proceso. 

Esto así porque tal como aseguró Graham Brady, líder del Comité 1922, el nuevo primer ministro sería electo a más tardar el día 28 de octubre o antes. En este caso fue antes. 

Se esperaba

Tan pronto como se produjo la renuncia de Truss, todos los dedos apuntaron a Rishi Sunak, exministro de Hacienda, quien además había quedado como el segundo más votado en el proceso de elección de la renunciante. Su elección no fue sorpresa para nadie.

Procedimiento abreviado

Lo que exige el procedimiento tradicional en el Partido Conservador es que todo aquel que desee presentarse al liderazgo se deberá someter a votación ante los  miembros parlamentarios del partido, en este caso, 357. En este caso, tal como se había anticipado, se limitó el número de aspirantes a tres: Boris Johnson, Penny Mordaunt y Rishi Sunak, quien obtuvo el aval de 193 de los 357 diputados tories de la Cámara de los Comunes. 

Este primer requisito fue cumplido, pero el de una segunda votación no. La tradición es que los dos candidatos más votados se sometan a una segunda votación, en la cual participan los miembros del partido de base. Pero ahora, tal como lo había adelantado Brady, la elección del nuevo Premier estuvo a cargo solo de los miembros parlamentarios. 

Es decir, fueron sometidos a una sola votación. Esto, la premura, según algunos analistas, se debió al interés del partido de contar con un nuevo Primer Ministro, el 31 de octubre, fecha en que se espera la realización de una declaración de carácter económico, que estará a cargo del ministro de Finanzas del Reino Unido y que es esperada con gran expectación en el país. 

Elecciones generales 

Sin embargo, la oposición ha dicho que lo que ameritaba era convocar a elecciones generales, debido a que no es posible que después de las últimas elecciones nacionales, el país haya tenido tres Primer Ministro. La voz cantante en estos reclamos la lleva el Partido Laborista, organización que, según los últimos sondeos, obtendría una victoria contundente.

Pero esto es poco probable, dado que la decisión de una nueva elección se encuentra en las manos del partido que controla la Cámara de los Comunes y en estos momentos, la mayoría la posee el Partido Conservador. 

Tendrán que esperar

Las próximas elecciones se deben realizar a mediados de 2024 o en enero del 2025. Es decir, que los Laboristas tendrán que esperar un poco más para convertir en votos, en las urnas, las aprobaciones que ya les vienen dando las encuestas. 

El nuevo Premier 

Rishi Sunak, exministro de Económica y segundo más votado en la elección de Truss, al confirmar sus aspiraciones al cargo, escribió en su cuenta de Twitter:

 "Me presentaré como primer ministro para arreglar nuestra economía, unir nuestro partido y cumplir por nuestro país". 

El político de 42 años es hijo de inmigrantes indios y su fortuna se estima en unos 770 millones de dólares. Eso es el doble de la fortuna del rey Carlos III.

Tal como lo adelantó en sus comentarios en Twitter, su gran desafío será devolver la estabilidad económica, sacudida por la errática agenda económica de la ministra Truss, al tiempo de unificar al partido y al país. 

A lo interno del partido 

A pesar de que tan pronto como se daba por hecho la elección de Sunak,  la Libra experimentó un alza con respecto al dólar y el euro, no todos están contentos con su elección. A muchos británicos no les hace mucha gracia que el nuevo Premier sea descendiente de inmigrantes. Sin embargo, es a lo interno del Partido Conservador donde desde ya comienza a encontrar obstáculos para su legitimación.

Una de las posiciones más ácidas las planteó el diputado conservador Christopher Chope, quien calificó como crucial la participación de Sunak en la caída de los dos últimos primeros ministros. Reconoció que "el Partido Conservador está totalmente dividido, es totalmente ingobernable".

Chope fue más allá y sin importarle coincidir con la oposición, afirmó que para que Rishi Sunak se gane el respeto y apoyo del partido, "es necesario que él, (Sunak) obtenga un mandato de la población, como lo tenía Boris Johnson, y por eso necesitamos una elección general ".

Con la profunda división del Partido Conservador, cuyas fisuras no pueden disimularse más,  con una oposición cada vez más fuerte, congregada en un Partido Laborista fortalecido, con elevados índices de aceptación y simpatía, con los reclamos de adelantar la elección general, y con las expectativas del discurso que en materia económica debe ofrecer al país el ministro de Finanzas el próximo día 31, desde ya más de uno está poniendo fechas y fijando plazos para el fin del mandato del ministro que deberá tomar posesión formal el próximo martes primero de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *