La autodeterminación de los pueblos

Romper el cerco criminal del fascismo en Stalingrado y el contra ataque sobre las Naciones ocupadas y subyugadas por los Nazi, hasta concluir con la toma de Berlín, en acción combinada con "Los Aliados", llevó a la derrota del fascismo, eventos que dieron con el fin de los campos de concentración y con ello la Segunda Guerra Mundial.

Esto debe ser entendido a cabalidad por el liderazgo global hoy en día.

Concluida la guerra con la victoria del Ejército Rojo y sus aliados, 51 naciones del mundo a través de sus representantes se reunieron en 1945 en la ciudad de San Francisco, en Estados Unidos de América, para crear de común acuerdo la base del Derecho Internacional, que se plasmó en la Carta de las Naciones Unidas (ONU).

Entre sus principios esenciales, la ONU postula la prevalencia de la paz en todas sus naciones miembros. La paz como eslabón principal del Derecho.

Para la ONU y sus naciones miembros un punto cardinal es la no injerencia en los asuntos internos de los pueblos.

Así mismo, la ONU reconoce en sus principios esenciales el Derecho a la Autodeterminación de los pueblos. Lo que quiere decir que la salida a cualquier situación interna de las naciones, es competencia y facultad única de la nación en cuestión.

Invito al liderazgo regional e internacional a dar una hojeada siempre a la Carta de las Naciones Unidas.

En el caso que nos compete de la República Dominicana, al presidente Luis Abinader (desde un primer momento) le están asesorando muy mal sobre cómo abordar las relaciones Dominico-Haitiana.
El presidente Abinader fue electo para gobernar sobre los 48, 422 kilómetros cuadrados que componen el territorio de la República Dominicana y a los 10, 276, 621 dominicanos, sin embargo, las actuaciones y expresiones continuas del mandatario dominicano sobre Haití son contrarias a la diplomacia, llegando hasta establecer alianzas y foros de debate sobre el caso haitiano con los gobiernos de Costa Rica y Panamá, unido a su último periplo por la Organización de Estados Americanos (OEA) y el seno de la Casa Blanca , específicamente con la vice presidente de los Estados Unidos de América, señora Kamala Harris, lo que, no solo pone en evidencia a un gobernante desesperado y descontextualizado, sino también violador del Derecho internacional plasmado en la Carta de las Naciones Unidas.

Además, quién dijo que el manual militar de los Estados Unidos contempla la ocupación militar del territorio insular de manera fragmentada, pues no es así, los gringos ven los territorios que componen las naciones de Haití y República Dominicana como un todo. Además, que alguien nos explique el por qué en 1915 y 1916 la isla fue ocupada en su totalidad por los marines de EE.UU.

Aquí el gobierno dominicano está apostando a una salida militar que no solo viola la soberanía de Haití, sino que los asesores del presidente dominicano saben que el territorio de nuestro país, a lo largo de todos los puertos y pueblos fronterizos, van a ser colocados bajo control y mandato de los gringos.

El presidente dominicano no debe continuar propiciando la violación al Derecho Internacional. Es mejor que se centre en cuidar su cartón y velar por la seguridad del territorio nacional y de cada dominicano.

Si para la Seguridad Nacional hay que trasladar hacia la frontera a toda la Armada Dominicana, pues que lo haga, pero el derecho a la soberanía de Haití y las naciones del mundo es inalienable.

El presidente debe tomar nota de lo que pasa en la frontera con los Consulados Dominicanos en territorio haitiano, las denuncias indican que, a dos años de su Gobierno, los Consulados han vendido sin control más de 250 mil visas y con ellas están penetrando los cabecillas de las bandas asesinas que tienen el caos y la barbarie en Haití.

Estoy solicitando del presidente Luis Abinader demandar de todos los Consulados en Haití, colocar sobre su despacho todos los visados emitidos y proceder a dar seguimiento al desplazamiento de esas personas, qué transportan en sus vehículos y qué tipo de materiales acumulan en sus residencias.

Eso sí que sería mostrar empeño en garantizar la Seguridad Nacional.

El problema nuestro está en el control total de nuestro territorio, el problema de aquel lado de la frontera es exclusivo de los haitianos.

Santo Salvador Cuevas

Santo Salvador Cuevas

Quien escribe es militante social de larga data, egresado con honores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) licenciado en Filosofía y Letras, con residencia en el municipio de Tamayo, al Sur del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.