Kevin McCartney: una elección traumática e histórica

Por Evelyn Irizarri Santos

NUEVA YORK, Estados Unidos. – El nombre del recién electo presidente de la Cámara de Representantes, de los Estados Unidos,  ya tiene un lugar asegurado en la historia de ese país, y es que se anotó el récord de ser el candidato que más rondas de votaciones necesitó para alcanzar el cargo. La contienda más larga en 164 años.

La tardanza y la falta de un acuerdo entre los republicanos paralizó el Congreso y retrasó la toma de posesión de los recién electos congresista, tanto para el Senado como para la Cámara de Representantes. 

Traumático e histórico

Lo vivido en el país para elegir un nuevo presidente de la Cámara de Representantes no sucedía en los últimos 164 años. McCartney se presentó frente a sus compañeros congresistas, con promesas de que no sería un presidente débil y alentando a los republicanos con una serie de planes encaminados a causar serios dolores de cabeza a la actual administración demócrata. Sin embargo, su retórica dura e irreverente, no logró convencer, en 14 ocasiones, a todos los miembros de su bancada. 

Después de 14 intentos 

Los 14 fallidos intentos anteriores dejaron al descubierto la profunda división por la que atraviesa el Partido Republicano, además de la peligrosa pérdida del  respeto a las instituciones, que siempre habían sido colocadas en primer lugar, algo que era visto con admiración y como un ejemplo a seguir por países menos niveles de experiencia institucional.

Los congresistas electos debían iniciar sus funciones el pasado día 3 de enero, pero el rechazo hacia McCartney por parte de 11 de los más radicales miembros de ese partido imposibilitó que ocurriera.

Sin embargo, no fue sino hasta el pasado día 7 cuando, por fin, la Cámara de Representantes eligió al sucesor de la demócrata Nancy Pelosi.

Camino a la Cámara 

Desde antes de las elecciones de medio término, con la esperada ola roja, los republicanos se frotaban las manos, seguros de que se harían con el control del Senado y de la Cámara. En ese entendido, se pensó en los congresistas que estarían al frente de ambas cámaras. 

Si bien es cierto que la ola roja no fue más que un "chorrito",  esto no impidió que los republicanos se hicieran con el control de la Cámara de Representantes. Es así como McCartney afianzó sus aspiraciones para convertirse en el "speaker", tercero en la línea de sucesión presidencial. 

Herencia nefasta

Sin embargo, una de las herencias negativas de la era Trump, es, no sólo personalizar los cargos, sino también poner en tela de juicio la honestidad y transparencia de instituciones electorales, judiciales y militares. 

Concesiones 

Un ala radical del Partido Republicano se alineó para frenar los intentos del representante de California, para dirigir ese organismo, aunque poco a poco fueron cediendo, tras recibir la promesa de McCartney sobre algunas concesiones y la posibilidad de formar parte de algunas comisiones. El voto decisivo estaba en las manos de Matt Gartz, a quien McCartney confrontó de manera directa antes de iniciar las votaciones de la ronda número 15. Tras finalizar el conteo, por fin Kevin McCartney lograba poner las manos en el mazo con que son abiertas y cerradas las sesiones de ese órgano. 

Lo que se espera

A juzgar por los planteamientos y amenazas de emprenderla contra la administración Biden y el entorno familiar del presente de los Estados Unidos, se esperan días amargos para el inquilino de la Casa Blanca y una hostilidad que dejaría sobre la mesa significativas iniciativas gubernamentales, aunque una mayoría por la mínima no deja un margen muy amplio para maniobrar, unido a los cada vez más profundos desacuerdos entre los miembros del GOP.

Justo ahora

Como para alentar sus pretensiones de encaminar acciones contra el presidente y solicitar un juicio político al presidente Joe Biden,  ahora surge una inquietante información sobre el hallazgo de unos 12 documentos clasificados que fueron sustraídos de la Casa Blanca, cuando Biden era Vicepresidente. Estos documentos que fueron encontrados en un closet cerrado con llave, en la que fuera oficina política del actual presidente. Fueron descubiertos por los abogados del mandatario, quienes de inmediato lo notificaron al departamento de archivo de la mansión presidencial. 

Esto, por supuesto, le dio la oportunidad a Donald Trump de criticar al presidente y de preguntar al FBI cuándo irían a realizar un allanamiento en las casas de Jill y Joe Biden.

De todas formas, lo que acaba de mostrar el proceso de elección del presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos es la profunda división que existe entre los republicanos y habría que preguntarse qué tan sería su alcance hacia las entrañas del Partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *