viernes, febrero 23, 2024

Judicializar el municipalismo, otro error del pasado

A José Francisco Peña Gómez, claro

Por Nelson Marte

En otro capítulo de lo que se observa ya claramente como el inicio del penoso final de lo que naciera como un proyecto político de redención popular, el Partido de la Liberación Dominicana escenifica una nueva caída al precipicio en que será muerto y sepultado por los siglos de los siglos.

En el último couplé de la cuesta abajo en su rodada, al PLD se le ha ocurrido judicializar la cooptación política que viene logrando el Partido Revolucionario Moderno de muchos de los que antes fueron alcaldes, regidores, directores y vocales de juntas de distritos morados

Es una larga historia que inició cuando José Francisco Peña Gómez, el líder político dominicano más visionario de los tiempos modernos, conceptualizó que era imposible para un ejecutivo sentado en su despacho del Centro de los Héroes, La Feria, gerenciar los problemas municipales de un Distrito Nacional que llegaba hasta Villa Mella, Guaricano y La Victoria, al Norte; a Villa Duarte, Los Mina, ensanches Alma Rosa y Ozama, etc. al este; y que al Oeste se extendía por Herrera, Buenos Aires, Los Alcarrizos y otras pobladas zonas.

La reacción desesperada del pasado por judicializar ante la Procuraduría General de la República un tema que es estrictamente parte de la competencia política con el PRM, de cara a las elecciones de febrero y mayo del próximo año, no es sólo una lid por alcaldes, regidores, directores y vocales sino además por las lealtades de sus equipos políticos y de cientos de miles de ciudadanos que acompañan a esos líderes municipales.

Además del Dr. Peña Gómez el tema de la descentralización de lo que hoy es el Gran Santo Domingo fue siempre bandera del PRD hoy PRM. Por eso otro conceptualizador de nuestras filas, el recio intelectual y académico Tirso Mejía Ricart es el ideólogo y promotor del programa de reforma y modernización del Estado que conllevó a la descentralización del aparato gubernamental, plasmado en la Ley núm. 166-03, que dispuso la transferencia del 10 % de los ingresos corrientes no especializados del presupuesto nacional a los ayuntamientos.

Es conocida la reticencia del PLD de Leonel y de Danilo a ese proceso descentralizador, y así también que los gobiernos de los presidentes Hipólito Mejía y Luis Abinader son los que mayor respaldo han dado a los ayuntamientos y juntas de distritos municipales.

Hoy, el pasado PLD-FUPU, busca crear una crisis de la bancarrota política que le significa la alineación del municipalismo alrededor del presidente Luis Abinader y el PRM y aliados.

Ayer, el 16 de febrero de 2020, y tras 16 años de secuestro de la Junta Central Electoral por parte del Comité Central del PLD, hubo que suspender unas elecciones nacionales municipales.

Nada, la misma historia con el mismo villano y en consecuencia con el mismo final.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados