José Alberto y Pacheco, y el ritmo que no bailaron juntos

José Alberto Justiniano Andújar es un nombre más para muchos, es una “identidad” desconocida que al instante se transforma en familiar cuando se le excluye los apellidos y se le adiciona un apodo: "El Canario", entonces se desparraman recuerdos y vivencias al ritmo de Son, esa tropical expresión musical que dominicanos y cubanos disputan su paternidad, agregándole así más sabor para hacer del mismo una cantera inagotable de gozo, de desenfreno.

El entonces niño que emigró de Santo Domingo a Puerto Rico y luego a Nueva York junto a su padre, tal como revelara recién en un programa radial a Zoila Luna, “ranqueado” ya entre los Soneros, hizo una acotación que provocó mi atención sobre otro dominicano, el inmenso Johnny Pacheco, de quien dijo que en su reinado de la Fania All Stars, no aupó a sus connacionales cantantes.

Nada de recriminación hay en las expresiones de El Canario, quien contextualiza su crítica advirtiendo que una posible causa de ese comportamiento del músico santiaguero fuera que pocos cantantes dominicanos entonces brillaban en el escenario neoyorquino. En la época, Pacheco comandaba las tropas musicales del exilio cubano y al movimiento independentista de Puerto Rico, que lo llevó más allá de la música, a mi juicio.

Juan Azarias Pacheco Knipping (El Zorro de Plata) nombre y seudónimo de “Johnny Pacheco”, junto a Jerry Masucci, le dieron un perfil latino y una fisonomía cultural que muchos asimilan a los grandes movimientos sociales y políticos, componente que coadyuvó a hacer de La Gran Manzana "la ciudad que no duerme" y también un referente del mundo.

Y es que con la Fania All Stars, aquel conglomerado músico-cultural iniciado en los años 70s del pasado siglo, Pacheco, sus amigos, y cómplices, irrumpieron con un movimiento que consolidaron y se sumó una nueva cara y otra perspectiva a Nueva York. La Fania fue esa pléyade de músicos y cantantes que, desde la entonces marginada cultura latinoamericana, y cuando Nueva York era una vorágine total, la Fania comenzó a entonar un nuevo ritmo que reivindicó a El Bronx, ese abigarrado espacio donde la pobreza, la violencia y el abandono sumían cada vez en el getho a generaciones que se perdían en la droga y el crimen.

Puertorriqueños en su gran mayoría, cubanos que no encajaban en Miami, dominicanos y de otras etnias, ya habían hecho de El Bronx "El Condado de la Salsa", ese nombre que con una nueva denominación identificó a los latinos caribeños de manera particular. Aunque constituyó un disruptivo movimiento cultural, no lo fue tanto político, no obstante, transcurría cuando Estados Unidos, y principalmente Nueva York, era escenario de las protestas contra la guerra de Vietnam, del movimiento Hippie y de la lucha por los derechos civiles de afroamericanos.

Pacheco y Masucci pudieron armonizar en un nuevo sonido a músicos y cantantes anticastristas con sus pares puertorriqueños que desafiaban el colonialismo sobre su país, a dominicanos expulsados por la intolerancia política resultado de la intervención militar estadounidense a República Dominicana, y a otros/otras que desparramados de otros lugares encontraban en La Gran Manzana un espacio de expresión.

Casi paralelo, ya con algunos pocos años de andanza, literatos, escritores y creadores latinos, pero desde Europa, empujaban con el otro espacio cultural que definía y colocaba en el mapa mundial a Latinoamérica: El Boom de la literatura.

Johnny Pacheco nació el 25 de marzo de 1935 en Puñal, Santiago de los Caballeros y murió en New Jersey, la tarde del 15 de febrero del 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *