Insistir en el valor de un periodismo de calidad

Reitero que ahora, tanto como antes cuando se inició su búsqueda, el nuevo orden informativo es más allá del acceso y la participación que la nueva infraestructura del internet facilita, pero de la que está ausente el componente de la profesionalización y su consiguiente ética, imprescindible al periodismo de calidad.

Ya advertía que "el periodismo dominicano se bate consigo mismo cuando enfrenta sus principios y valores a una 'peste', resultado de la irresponsable y ligera apropiación" que del mismo han hecho " comunicadores/as" que se aprovechan de la ignorancia colectiva.

Internet ha propiciado el acceso -uno de los componentes imprescindibles del NOII- facilitando la participación -otro de los elementos- pero la mayoría de las redes sociales a través de las que se vehicula la comunicación, es manejada por emisores interesados en contabilizar "likes" y "viralizar" mensajes sin tomar en cuenta el contexto y "el background" de la información servida.

Todo esto a propósito del escarceo con ribetes de escándalo que ha provocado la recién seleccionada dirección ejecutiva del Partido Revolucionario Moderno (PRM) -de Gobierno-, en la que no están dirigentes de indiscutible capacidad política, de valía incuestionables y de dedicación militante a lo largo de todas sus vidas.

Resaltan el caso de Fafa Taveras, principalmente, de Cocuyo Báez, Amaury Justo Duarte y Sarah Solis, entre otros/as,  políticos/a que desde los tiempos de la dictadura trujillista han participado en todos los acontecimientos que ha protagonizado el sector liberal y progresista del pueblo dominicano a través del Partido Revolucionario Dominicano (PRM) y la izquierda, y también del PRM.

Con la ligereza propia de la ignorancia, en unos casos, y la interesada pretensión en otros, la verdad verdadera es que esos/as dirigentes fueron elevados en su categoría como tales al decidir la asamblea perremeista que sean asesores del organismo del que los cuestionadores dicen fueron excluidos. Si en algo coincido con quienes "desaprueban" esa "exclusión" es que algunos de los nuevos seleccionados la tienen difícil para igualar las herramientas políticas de los que "defienden".

Cuando inicié esta incursión, me propuse que la misma permaneciera muy al margen de las querellas partidistas -aunque no las rehúyo- y al tratar esta situación lo hago consciente de esa carga, pero también insistiendo en la impostergable y posible necesidad de un periodismo de calidad, ese que supere la "realidad alterna", la "post-verdad" y las "fake-news".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.