lunes, mayo 27, 2024

¿Hombre orquesta quién?                                   

Por Nelson Marte

 Ante lo inexpugnable que le resulta alcanzar un posicionamiento que lo meta en la competencia frente a una eventual repostulación del presidente Luis Abinader, el expresidente Leonel Fernández ya no sabe a qué recurso apelar.

Al inicio de sus ataques al gobierno empezó diciendo que el gobierno terminaría los 4 años de la gestión sin obras para exhibir.

Lo dijo creído de que las inversiones para dar respuestas efectivas a la pandemia de COVID-19 y los subsidios sociales que debió invertir en favor de los dominicanos más vulnerables, y para evitar el disparo de los combustibles, impedirían al gobierno hacer inversiones significativas en infraestructura.

Ante el tupido desfile de inauguraciones de obras que se levantan por todo el país, y que las ve todo el pueblo en medios y redes, Leonel tuvo que abandonar esa línea propagandística.

Se concentró entonces en denunciar las alzas de precios provocados por la inflación que vino desde fuera y en pintar unas expectativas catastróficas para el país, lo que le llevó a desmentir y confrontar a las mismas autoridades monetarias que habían mantenido la estabilidad durante sus gobiernos.

Ya se sabe lo morao que le quedó el ojo, producto de esa confrontación, y lo mal parao que ha quedado como el gran conceptualizador nacional con que se vendió en el pasado.

En vez de dispararse la inflación ha empezado a descender, el peso se mantiene fuerte, aumentan las reservas y las remesas, suben las exportaciones, el turismo sigue su ritmo de locomotora vigorosa y se verifica la estabilidad en los principales fundamentos económicos.

A la par que la mayoría de las encuestas, las que se publican y las que se hacen para trabajar, indican que si decidiera repostularse el presidente no tiene competencia, Leonel ensaya otro tipo de ocurrencias.

No importa que sus ataques puedan volverse como bumerang contra los 20 años de gestión de su partido, que no resolvió al país ni uno solo de los problemas estructurales, especialmente en los servicios públicos.

En sus recorridos de campaña electoral ilegal -porque la hace fuera del plazo de ley- se le ocurrió en el fin de semana denunciar la desaparición de personas como una falla del gobierno.

Rápidamente en las redes le han salido al frente citando que en su gobierno de 2008 a 2012 es uno de los períodos con mayores registros de esa situación.

Ahora, al parecer ya fuera de control en sus ataques contra el Presidente, dice que el mandatario es un hombre-orquesta, porque supervisa personalmente las áreas de su gobierno que presentan dificultades.

Ya Abinader le precisó a Leonel que él acostumbra a darle la cara a los problemas, no hacerse el desentendido.

Pero examinemos ¿tiene Leonel calidad para hablar de hombre-orquesta, él que se cree el único dominicano con capacidad para ser presidente de la República, y único político adornado de condiciones para ser candidato?

Razone usted, señor lector, o lectora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados