Héctor Turbí, dirigente social: "El Gobierno les regaló el Ingenio Barahona y sus tierras a los guatemaltecos"

Por LITO SANTANA

Cuando el dirigente social y líder popular, Héctor Turbí, tiene la posibilidad de analizar lo que está pasando con las propiedades del Ingenio Barahona, en sus factorías y en sus miles de tareas de tierras distribuidas en el suroeste del país, rápidamente llega a la conclusión de que el Gobierno dominicano le regaló al Consorcio Azucarero Central y a los guatemaltecos ese patrimonio nacional.

Sus conclusiones fueron plasmadas en una entrevista concedida a pronosticamedia.com. Afirma que “la región suroeste perdió interés en el tema del Ingenio Barahona, entonces el Ingenio Barahona le fue regalado a Virgilio Pérez Bernard, al Consorcio Azucarero Central y a los grupos guatemaltecos “los Campollo”, mediante mecanismos muy discretos y en unas enmiendas muy enredadas que no pudimos durante mucho tiempo, 10 o 15 años descifrarlas”.

A continuación, la entrevista:

¿Héctor, en que estás ahora?

Tenemos una lucha importante con la Unión de Trabajadores Cañeros, con la Articulación Campesina, con el movimiento por la recuperación del Ingenio Barahona. Damos seguimiento a los temas ambientales en el suroeste, sobre todo en San Juan y Barahona; y en ese contexto nos hemos articulado al concierto de organizaciones sociales que luchan por los derechos de nuestra gente a través de la Federación Nacional de Transporte “la Nueva Opción” (FENATRANO) las Coaliciones de Organizaciones Populares de las Regiones del Cibao y del Este, el Foro Feminista Magaly Pineda y las luchas por la seguridad social digna. Así hemos conformado lo que se llama la Coordinadora Popular Nacional, donde confluyen todos esos movimientos sociales, ambientales y cientos de organizaciones populares.

Llama la atención el foco que han puesto sobre el Ingenio Barahona. ¿Qué pasa por ahí?

Lo que pasa ahí es que, de una manera resumida, la región Suroeste perdió interés en el tema del Ingenio Barahona. Entonces, el Ingenio Barahona le fue regalado a Virgilio Pérez Bernard, al Consorcio Azucarero Central y a los grupos guatemaltecos “los Campollo”, mediante mecanismos muy discretos y en unas enmiendas muy enredadas que no pudimos durante mucho tiempo, 10 o 15 años descifrarlas. Hasta el cambio de gobierno en el año 2020, los términos de estos arreglos eran clandestinos, nadie los conocía.

¿Cómo se explica esto?

En los primeros años, cuando se lo entregaron en 1999, el Ingenio no era rentable. Cuando el Ingenio comenzó a ser rentable no honraron los pagos de arrendamiento y entonces cuando empezó ser muy rentable, cambiaron las reglas. Pero lo hicieron de una manera muy drástica. O sea, hicieron prácticamente un nuevo contrato y todo eso se hizo a oscuras.

Se firmó el 26 de octubre del 2010 y ahí se cambiaron todas las reglas, a tal punto de que el Ingenio, los arrendatarios recibieron 248 mil tareas de tierra, que luego, cuando le hicieron algunas correcciones, aceptados en una de las enmiendas que habían recibido 236 mil tareas y en esa enmienda se le pusieron 100 mil tareas menos.

Además, la familia Campollo y el Consorcio Azucarero Central comienzan a pagar 7 dólares por tarea anuales, por el arrendamiento. El contrato establecía que tenían que pagar un 2% de los ingresos brutos de acuerdo con la producción por año. Pero en la otra enmienda se le reduce al 1%, de esos ingresos.
Ellos lo siguen pagando, pero no sobre las 236 mil tareas, sino sobre 141 mil 197 tareas. Entonces eso fue un cambio fundamental.

¿Y qué pasó con eso?

El contrato es a 30 años, fue el 13 de diciembre del 1999, por lo tanto, le queda todavía algunos años. Se supone que debía vencerse el 13 de diciembre del 2029, es decir, que le quedan algunos 6 o 7 años, pero ese acuerdo no se vence, porque una de las cláusulas de la enmienda es que el contrato se reconduce, continúa. Es decir, si alguna de las partes, por ejemplo, el Estado dice que no continuará, se podía reevaluar faltando 5 años. Pero eso lo volaron en la adenda.

Ahora sigue igual a 30 años más. Es decir, que a menos que el Estado no haga un reclamo, que nosotros estamos haciendo desde ahora, porque el ingenio Barahona no está dando los frutos que debía darle a esa región, que es la más pobre del país, entonces el contrato sigue hasta el 2059. Con el ingrediente que puede seguir hasta el 2089, es decir indefinidamente.

Por eso es por lo que decimos que en términos resumidos el Ingenio Barahona le fue regalado a esta empresa, porque si ella se puede quedar el tiempo que sea y cambiaron los términos de que los beneficios básicamente se quedan con ellos, solamente pagan 7 dólares por tarea y no pagaron durante 10 años y redujeron las tareas de tierra a 236 mil, estamos hablando de que para la región el Ingenio no está dejando ningún beneficio.

Héctor Turbí.

Pero algo bueno tiene que dejar este negocio para la región Sur

El único beneficio que se dice que deja el Ingenio Barahona a la región es básicamente los empleos, porque incluso el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) nunca invirtió nada en la zona de lo que se le ha pagado. Usted sabe que el CEA ha sido siempre un barril sin fondo. Nunca le alcanza el dinero. Entonces, esos siete dólares por tarea que paga al año el Consorcio Azucarero desde 2010 se lo mandan a los jefes del CEA en la Capital y ellos lo toman para lo que quieran, como pagar a su personal o se lo pasaban al FONPER y ya se sabe la historia de lo que esa gente hacía con los fondos de las empresas reformadas.

¿Cómo saben ustedes que el ingenio está dando esos beneficios que debían llegar al suroeste?

Nosotros nos hemos asesorado con ingenieros y profesionales del área que afirman que ese Ingenio su punto de equilibrio económico y auto gestionable es con la producción de 30,000 toneladas de azúcar anuales.

Cuando se le entregó al Consorcio estaba realmente quebrado y ellos duraron desde el 2000 hasta el 2005, sin llegar a las 30,000 toneladas. Pero ya en el año 2006, estaba produciendo 50 mil toneladas, y en ese año dejó muchos beneficios.

Entonces, lo que hicieron fue una enmienda muy enredada y el Estado la aceptó para reconocerle que ellos habían invertido 49.4 millones de dólares y le hizo una dispensa por esa inversión. Pero eso fue un abuso porque el ingenio, ni esas tierras son de ellos, eran arrendadas y es arrendada.

¿Qué procuran ustedes con esta tesis?

Es que no pagaron ni un centavo. El azúcar y todo lo que vendieron explicaron que lo invirtieron, entonces cuando tenían que pagar cambiaron la regla, en vez de 2%, lo llevaron a 1% y en vez de pagar por 236 mil tareas están pagando por 141,197 tareas. Y lo más grave de eso no es la burla por el valor de esos resultados, sino que además se han quedado con el 80% del agua de la región y andan arrebatando los pocos terrenos que tienen los agricultores de la zona para sobrevivir.

¿Qué alegan ellos que están dejando en beneficios a la región?

Ellos hablan de 3,400 empleos que genera ese ingenio, pero la mayoría de los empleos son temporales durante la zafra y la gran mayoría de los dominicanos no trabajan ahí, solo trabaja un grupito 700 obreros y algunos trabajadores fijos. Los otros son jornaleros en su mayoría extranjeros, manos de obra que viene de Haití.

¿Qué ustedes quieren que suceda con el Ingenio?

Hemos integrado un grupo significativos de profesionales y hemos hecho una investigación y una propuesta técnica para eso.

Estamos proponiendo que de las tierras de la región Enriquillo, de todas esas tierras que sólo del CEA son poco más de 200 mil tareas, se dediquen solamente 150 mil a la caña y lo otro se siembre de plátanos, yuca, batatas, guandules y de otros productos para el consumo y los mercados nacionales e internacionales.

Estamos proponiendo que se convierta en un complejo agroindustrial cooperativo con el apoyo del Estado. El ingenio es rentable, ese ingenio deja entre 700 y 800 millones de pesos al año de beneficios netos.

Entonces, se hace una auditoría. Se le dice “ustedes tienen 22 años aquí. Vamos a hacer una auditoría, vamos a ver lo que ustedes realmente han invertido, hagamos una conciliación”. Y se firma una corrección ahí, de todo lo que es este desastre.

¿Está preparado el movimiento que ustedes impulsan, aunque sea con la participación del Estado para asumir una cosa tan grande como esa?

Eso no es una cosa del otro mundo. Recuerda que el Ingenio Barahona se fundó en el 1920, eso es una tradición, una cultura productiva de más de 100 años. Nosotros no estamos proponiendo sacar a nadie de ahí, el Ingenio va a seguir igualito, incluso los Campollo si quieren trabajar ahí pueden trabajar, lo que ellos no pueden es estar chupando nuestras riquezas sin aportar nada.

Lo que estamos proponiendo es que eso se cooperativice, es decir, que se forme una empresa social, incluso puede ser una empresa mixta. Si el Estado entiende que una cooperativa es poco, pues entonces que sea una empresa mixta o algún tipo de unidad que gestiones todo eso.

Lo que ustedes están planteando es una cosa muy seria y lo que ha dado a ver el gobierno es que no quiere entrar en una situación de conflicto con una empresa como esa.

Bueno, ahora estamos en la fase moral. Una parte de convencimiento, de explicarle al gobierno, a la población, a los legisladores, a los alcaldes, esta situación. Ya se han hecho muchos encuentros en ese sentido, incluso, hemos ido a las universidades, grupos sociales, las iglesias, pero nosotros sabemos que esto choca con intereses, los intereses de los azucareros.

El presidente Luis Abinader tiene una política, que es la queja más importante que tiene esta población contra el presidente Abinader, que es un gobierno de los ricos. Qué después de 20 años de la era del PLD, donde se acusaba el régimen pasado de tener ventajismo en el poder en los modelos económicos tradicionales y hubo movimientos como la Marcha Verde, la Plaza de la Bandera, las quejas sociales y todo eso; este Presidente se montó en esas luchas y ahora se ha puesto del lado del gran sector privado tradicional incluyendo los cañeros como el Central Romana y el Consorcio Azucarero Central.

Ellos terminan su contrato en el 2029 ¿ustedes están preparados para cuando eso sea posible tener la suficiente fuerza acumulada para por lo menos variar las condiciones actuales?

Nosotros estamos trabajando para que las cosas cambien antes de esa fecha, porque en el 2029, de acuerdo de los términos de las enmiendas que se ha hecho, eso se quedaría, así como está.

Es que el Estado no ha mostrado interés en cambiar esos términos y esos términos benefician al sector privado que está ahí como los Campollo. El Gobierno no hará nada si no es con la presión social.

Nosotros hemos logrado, de alguna manera, detener el Consorcio en varios puntos. Ellos querían apropiarse de más de 60 mil tareas ahí en la costa del Mar Caribe, en ese proyecto de Oviedo y Enriquillo.

El presidente Abinader tuvo que ir a entregar 228 títulos a todos esos grupos que están tomando decisiones en la zona Aguacatico, en Tamayo, pero de esos 228 títulos solamente hay unas 2,000 tareas que están en condiciones de ponerlas a producir. Pero ya el Consorcio estaba cogiendo casi 10 mil tareas de ahí, Lo mismo querían hacer con las tierras del Lote 4 en Altamira, San Ramón, donde metieron más de 20 tractores y la gente los enfrentó y lo sacaron de esa zona.

Ellos se aprovechan de que el Estado no está invirtiendo, porque el Estado tiene que invertir para desmontar, para hacer canales, para acondicionar los terrenos para darle apoyo crediticio a los campesinos y demás, pero ese no es su interés.

Como no hay facilidades del Gobierno para la producción, el Consorcio se ha ido apoderando de las tierras.

Pero si hubiera una lógica distinta, que los beneficios del Ingenio Barahona se invirtieran en la agricultura, el Estado apoyara la producción, nosotros tendríamos la posibilidad de generar 20 o 30 mil empleos en esta región y más con ese mercado binacional al lado, con más de 8 millones de personas que necesitan de nuestros productos.

En otras palabras, no tenemos absolutamente nada que perder si la población organizada y el Estado controlan este inmenso potencial que tenemos en el Ingenio Barahona y toda la región Suroeste.

Muchas gracias.

Lito Santana

Lito Santana

Nació en Tamayo. Locutor y periodista. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Aboga por la participación de todos los sectores en la solución de las dificultades por la que atrevieza el País.

One thought on “Héctor Turbí, dirigente social: "El Gobierno les regaló el Ingenio Barahona y sus tierras a los guatemaltecos"

  • Avatar
    enero 18, 2023 at 1:01 pm
    Permalink

    Dios y Dios,haga un milagro por nosotros en esa lucha. Tremenda y tremenda entrevista q no debe quedar ahì.Esa entrevista no tiene desperdicio.vamos a llevarla a la television y radio nacional. De los hombres como el Lic.Lito Santana y el lic.tejeda pueden salir un encuentro con nuestro pueblo y su lucha.

    Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *