domingo, mayo 26, 2024

Hacia dónde va la economía después de las elecciones

Por Haivanhjoe Ng Cortiñas

 Aproximarse a conocer lo que le espera a la economía dominicana para el año 2025, que sería el primer año completo del nuevo gobierno, resulta de interés. ¿Hacia dónde irá la economía del país?, es una pregunta que muchos se estarán formulando y, naturalmente, también procuran respuestas. 

La respuesta puede ser resumida en una expresión: ralentización económica, la que sería generada y propagada por un conjunto de factores, en la que entrarían los efectos colaterales, con su contraparte que se constituye en causa de otros problemas, como la reaparición de la inflación y presiones internas de elevación de precios del dinero bancario y del tipo de cambio, una previsible postura monetaria de tipo restrictiva, debilitamiento de la sostenibilidad fiscal y vulnerabilidades en la deuda pública.  

   Conforme al panorama macroeconómico de mediano plazo, las autoridades económicas esperan que el producto interno bruto (PIB) para el 2025 crezca en un 5.0 %, que la tasa de inflación en su punto medio del rango se ubique en un 4.0 % y que la cotización del precio del dólar en promedio del año se coloque en RD$ 62.66.  

Variables 2025
PIB, % 5.0
Inflación, % 4.0
Tipo de cambio, RD$ 62.66

 

Para que la economía dominicana pueda lograr las metas macroeconómicas, en particular la del crecimiento del PIB, deben darse algunas precondiciones que permitan no entorpecer su cumplimiento, como el preservar mínimamente el espacio fiscal del presupuesto, a fin de que no comprometa las apropiaciones del gasto de capital, recursos que resultan clave para la inversión pública y señal importante para los agentes económicos privados, requisito que implica un fuerte desafío, ante la obligación de cumplir con el pago del servicio de la deuda pública durante el año 2025, que obliga a  erogar alrededor de RD$ 35,269 millones más que el que se tiene contemplado en el presupuesto en ejecución de 2024. 

   De no cumplirse la previsión del crecimiento económico de 2025, los ingresos fiscales pueden verse comprometidos hacia la baja y ser menor que el previsto, que es de RD$ 1,246,942 millones, lo que agudizaría el déficit fiscal sobre el contemplado, que es de RD$ 237,733 millones y una parte del gasto público, al tiempo que el referido desequilibrio presupuestario empujaría a la inflación hacia el alza, pasando a constituir un elemento de presión para una postura monetaria inclinada a lo restrictivo, con su efecto transmisión sobre el precio del dinero bancario y sus implicaciones negativas para la inversión del sector privado, escenario que restaría capacidad de demanda agregada y presionaría al PIB a un desvío que no favorece el cumplimiento de la meta establecida.

   El impacto del no cumplimiento del crecimiento del PIB puede arrastrar el incumplimiento de la meta de inflación y por esa vía, presionaría hacia el alza al tipo de cambio, con una depreciación del peso más allá del previsto, lo que a su vez generaría un entramado de impactos negativos que abonaría en lo adverso al clima de confianza en los agentes económicos y el público consumidor. 

   El referido clima también puede comprometerse aún más, de resultar electo el actual presidente de la República, ya que ha ofertado en su programa de gobierno 2024-28, que asume el compromiso de incorporar a los inmigrantes en los planes, proyectos y programas de desarrollo en las políticas públicas, para lo cual, requeriría compartir el restringido gasto público con los extranjeros que residen en el país. 

Aquí el fundamento extraído textualmente del referido programa en su página                                                                                                                                                       47: “No es posible pensar en un modelo exitoso de desarrollo sin pensar en políticas acertadas para el bienestar y respeto de los derechos de los grupos migratorios que, en su conjunto representan un tercio de la población nacional. En la gestión del cambio 2024-2028, los inmigrantes y la diáspora dominicana serán partícipes directos del modelo de desarrollo nacional”.

   El posible escenario de una caída de la economía durante el año 2025, puede afectar a la sostenibilidad de la deuda pública, no solo porque las finanzas públicas se restringen más y amenazan su pago a tiempo y en monto, sino, además, por el indicador de mayor referencia, el de la presión deuda/PIB que se elevaría, exponiendo al país a mayores riesgos, particularmente, porque encarecería el costo de nuevos financiamientos, al tiempo de afectar la valoración de los inversionistas en los mercados internacionales, impactando en el perfil de la deuda y en el presupuesto nacional.  

   Por los persistentes déficits fiscales que superan en algo al 3.0 % del PIB y la continua política de endeudamiento público, que sitúa su saldo a abril de 2024 en US$ 55,201 millones, la economía dominicana tiene compromiso con la comunidad acreedora internacional para el año 2025 que asciende a US$ 5,219 millones, superior a la del año 2024, que es de US$ 3,814 millones, lo que significa que por diferencia crece en US$ 1,405 millones, equivalente a un 36.8 %. El escenario de los compromisos se agrava para el año 2026, porque el servicio de la deuda externa se eleva a US$ 6,522 millones, constituyéndose ambos en el mayor de la historia y en un fuerte desafío para la sostenibilidad de las finanzas públicas.  

   El servicio de la deuda externa del sector público no financiero del 2025 está conformado por US$ 2,269 millones para amortización de capital y de US$ 2,697 milllones de intereses y comisiones. En cuanto al componente interno, el monto asciende a RD$ 156,022 millones, equivalente a US$ 2,490 millones. La composición corresponde a RD$ 109,149 millones en intereses, RD$ 36,043 millones para transferencia por la recapitalización del Banco Central y de RD$ 10,513 millones de amortización. Para el año 2026 el servicio de la deuda pública interna se eleva a RD$ 233,346 millones, equivalente a US$ 3,742 millones. 

Año Servicio deuda pública total, en millones US$
2025 7,613
2026 10,264

 

   Como puede apreciarse, para los próximos dos años 2025/2026, la economía dominicana tiene compromisos para el pago del servicio de la deuda pública por un monto de US$ 7,613 millones y de US$ 10,264 millones, los dos más elevados de la historia del pago de los compromisos con los acreedores locales y extranjeros. 

   Retomando el fuerte desafío que tiene el manejo de las finanzas públicas, ante el compromiso ineludible de pagar el servicio de la deuda pública -bajo el supuesto de preservar la reputación como deudor- la incidencia que tendrá sobre el manejo presupuestario es enorme, escenario que puede complicarse ante el anuncio del presidente de promover una modificación constitucional de ganar las elecciones, agregando un factor político al clima económico de los próximos años: “Yo solamente quiero una reforma para el Ministerio Publico y también para ponerle lo que se llama un candado a la Constitución. Este presidente que está aquí jamás va a cambiar la Constitución para expandir y extender los términos de las elecciones, nunca lo hará. Nosotros solamente lo haremos para esos aspectos que van a hacer fortalecer la institucionalidad”. 

  No resulta descabellado anticipar que la intención de modificar la Constitución puede traer complicaciones al ámbito político, ante el hecho de que, en la actual coyuntura electoral, la oposición ha estado denunciando la compra de algunos de sus dirigentes, ingrediente que lacera la posibilidad de consensos políticos, requerido en toda decisión que implique legitimización por parte de los actores. Incluso, aspiraciones menores como la de un pacto fiscal o un pacto eléctrico, su camino no queda allanado, por no ver más allá de la coyuntura, en perjuicio de un favorable equilibrio frente a decisiones de transcendencias.  

   El curso que puede transitar la economía dominicana en los próximos 2 años puede tener características pedregosas, que impidan o dificulten resolver la nueva situación fiscal a la que se enfrentará el gobierno que surja a partir de agosto de 2024, con capacidad de ralentizar a la economía de tal manera que su desempeño sea menor que el potencial que tiene y con consecuencias colaterales sobre un conjunto de indicadores económicos.   

Haivanjoe NG Cortiñas
Haivanjoe NG Cortiñas
Haivanjoe Ng Cortiñas, economista de la UASD y master en economía de la UNAH, autor de 5 libros sobre la economía dominicana, conferencista internacional y articulista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img

Las más leídas

spot_img

Articulos relacionados